Consejo de Rectores rechaza violencia en universidades e invita a continuar con actividades académicas

Nacional
Tamaño Letra
  • Font Size

En las últimas semanas las universidades públicas del país han vivido graves hechos de violencia que lesionan profundamente la razón de ser de estas instituciones, orientadas a la formación de profesionales, la generación de conocimiento y la construcción de alternativas académicas frente a los problemas más sentidos de la sociedad colombiana.

Las instituciones más afectadas en las últimas semanas son la Universidad Tecnológica de Pereira y la Universidad del Atlántico. En la primera, un grupo de personas incendió una casa en los alrededores de la institución y en la segunda se prendió fuego a unos salones. Asimismo se han registrado enfrentamientos entre la fuerza pública y manifestantes en otras universidades que han puesto en peligro la vida e integridad humana de toda la comunidad universitaria.

 En varias universidades se han hecho declaraciones de asamblea permanente y se han afectado las actividades académicas de forma continuada, con bloqueos al interior de las instituciones. Si bien es cierto que es válido que los estudiantes ejerzan su derecho constitucional a la protesta, esta debe hacerse de forma pacífica y se debe buscar aislar a los actores minoritarios que continúen ejerciendo la violencia.

Los rectores han explicado por diferentes medios el cumplimiento de los acuerdos firmados el 14 de diciembre del 2018 en los puntos esenciales previstos para el 2019, lo cual ha representado recursos adicionales para funcionamiento, inversión, saneamientos de pasivos y excedentes de cooperativas.

Ahora bien, los estudiantes deben cumplir lo estipulado en relación con el desarrollo de actividades académicas, lo cual se ha visto alterado drásticamente, hasta tal punto de poner en peligro el segundo semestre del 2019, teniendo en cuenta que para este año todas las Universidades acordaron calendarios académicos bastante ajustados para terminar sus actividades en el 2019.

Es preciso advertir que los hechos violentos, además de miedo e intranquilidad, provocan que parte de los mismos recursos económicos obtenidos por efecto de los acuerdos, empiecen a verse comprometidos y disminuidos con gastos de reposición, mantenimiento y reconstrucción de bienes e instalaciones públicas.

 El Consejo de Rectores expresa su solidaridad, especialmente con los rectores de la Universidad del Atlántico y de la Universidad Distrital quienes también se han visto afectados en su integridad humana y profesional.