Comisión de Verdad de Colombia cita a Samper a hablar sobre el narcotráfico

Nacional
Tamaño Letra
  • Font Size

Bogotá, 11 oct (EFE).- La Comisión de la Verdad, creada a instancias del acuerdo de paz firmado entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC en 2016, convocó al expresidente Ernesto Samper (1994-1998) a dar su testimonio en una sesión sobre el narcotráfico durante el conflicto armado.

La cita será el próximo 16 de octubre a las 11.00 hora local (16.00 GMT) en la sede de la Comisión luego de que Samper se ofreciera a hablar ante esa entidad, que tiene como tarea elaborar un informe que ayude a esclarecer lo ocurrido en el conflicto armado colombiano.

La sesión se realizará "en torno al problema de las drogas en el marco del conflicto armado colombiano" y el llamado público de Samper es el primero de los que realizará la Comisión de la Verdad a "diferentes protagonistas de la historia" como expresidentes, líderes políticos y empresarios, entre otros.

En noviembre del año pasado, la Comisión comenzó actividades con un acto en Bogotá en el que se mezclaron exguerrilleros, entre ellos el jefe máximo del ahora partido FARC, Rodrigo Londoño, y políticos de las más diversas vertientes.

La Comisión forma parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, que incluye además la Unidad para la Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

A ese órgano le corresponde la elaboración del informe final del conflicto, que en 50 años dejó en el país más 8,5 millones de víctimas, entre muertos, heridos, secuestrados, desaparecidos y desplazados que reclaman la verdad.

Samper, por su parte, vio manchada su Presidencia por denuncias de que su campaña fue en parte financiada con dineros del cartel de las drogas de Cali, que pasó a controlar el negocio ilegal tras la muerte de Pablo Escobar.

Por esas denuncias, basadas en unas grabaciones de audio conocidas coloquialmente como los "narco-casetes", se le abrió en 1995 el llamado "Proceso 8.000", número que le correspondió en los tribunales y que se cerró sin que se le declarara inocente o culpable. EFE

Más Noticias de esta sección

Publicidad