La historia de la monja uribista

Nacional
Tamaño Letra
  • Font Size

Blu Radio, en su edición web, reseñó al detalle la historia de la ya famosa ‘monja’ Adriana Torres.

Una supuesta monja de nombre Adriana Torres se hizo popular luego de que el pasado martes, hiciera presencia en Bogotá para mostrar  su respaldo al expresidente Uribe en el día en su indagatoria en la Corte Constitucional. Su vestimenta, y su forma particular y eufórica de expresarse llamó la atención de los usuarios en redes sociales que la convirtieron en tendencia todos estos días.

“Yo soy misionera carmelita”, aseguró Torres a medios nacionales. Esto hizo que, las investigaciones empezaran.

La primera mentira deriva de su primera afirmación. Marta Escobar, carmelita misionera y secretaria general de la Conferencia Religiosa en Colombia, desmintió que Torres fuese misionera al constatar que no se encontraba en la base de datos.

Y de la misma forma aclaró que en Colombia no hay otra organización o congregación que lleve ese nombre o alguno similar.

"Nosotros tenemos casas en Medellín, San Antonio de Prado, San Cristóbal y Sabaneta y Vallejuelos, que es una comunidad entre Robledo y San Cristóbal. Ella dice que trabaja en la comuna nororiental y nosotras no tenemos casa en el barrio Santo Domingo ni tampoco en Puerto Inírida, Guainía, como ella dijo”, aclaró la hermana.

Tras esta primera posible mentira (ya que se pudo  tratar de una confusión de Torres al decir el nombre), el medio de comunicación anteriormente nombrado se trasladó hasta el barrio Santo Domingo Savio, barrio donde la monja Adriana Torres había dicho que trabaja con niños y comunidades.

Luego del recorrido en el barrio y hacer preguntas a los vecinos; tanto los niños como adultos respondieron igual: nadie la conoce.

“La monja no vive en el barrio, no la hemos visto y claramente nadie la conoce ni tiene contacto con ella. Por parte de Santo Domingo Savio no es conocida”, dijo Carlos Andrés Mesa, líder barrial.

Sin embargo no todo quedó allí. Los periodistas se trasladaron hasta su barrio y encontraron su casa ubicada en Manrique. Allí sí la conocían.

 “Ella vive en este barrio y constantemente pasa por aquí, por mi negocio. Ella toma bus. Hasta donde sabemos es que ayuda a niños pobres y huérfanos en Santo Domingo y vive por aquí con una familiar en una casa normal porque por aquí no hay ningún convento”, aseguró el dueño de la tienda que está a dos calles de la casa de Adriana Torres.

Pero fueron los mismos vecinos los que nos confirmaron que la monja Adriana lleva 5 años viviendo en la zona y todos la conocen como religiosa porque nunca se quita el hábito.

Según el relato de los vecinos, la religiosa va todos los días a misa a las 7:00 de la mañana a la iglesia de Santa Ana, un tempo a 6 calles de su casa. Los comunicadores hablaron con el párroco, la secretaria y el sacritán. Ellos afirmaron que la monja es falsa.

La supuesta hermana Adriana tiene una sorpresiva y larga lista de estafados, así lo aseguró un hombre que lava carros en el paradero de buses de Manrique.

El monseñor Abraham González, obispo de la Prelatura Apostólica Corpus Cristi Icab, es otro que asegura que Adriana Torres es una estafadora y la define como “una comercializadora de la caridad”.

Por su parte, en la sede del Centro Democrático de esa zona en Medellín, aseguran que la supuesta monja es una frecuente del lugar, y hasta en ocasiones, rezaba con los trabajadores de allí.

La monja Adriana Torres resultó ser un ‘falso positivo’ al cual ha engañado a mucha gente, empezando con sus propios vecinos, que la ayudaban con mercados de comida y otros favores, creyendo que era monja.

*Con información de Blu Radio.

Más Noticias de esta sección

Publicidad