Canciller asegura que la activación del TIAR no tiene objetivos militares

Nacional
Tamaño Letra
  • Font Size
(EFE).- El canciller, Carlos Holmes Trujillo, aseguró este jueves que la reciente activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, Tiar, no busca "de ninguna manera" una acción militar contra Venezuela.


La invocación del tratado, que no ocurría desde 2001, busca "acudir a todas las acciones políticas y diplomáticas" previstas en "para continuar creando condiciones que conduzcan a un cambio democrático en Venezuela", afirmó Trujillo en una entrevista a Efe en Madrid.

Preguntado sobre si la invocación del Tiar acordada por doce países latinoamericanos, el pasado día 11 y a petición del líder opositor y presidente encargado Juan Guaidó tiene como objetivo algún tipo de acción militar, Trujillo respondió tajante: "no, de ninguna manera".

También reiteró el objetivo del presidente de su país, Iván Duque, de presentar en la próxima Asamblea General de Naciones Unidas "todas las evidencias" en poder del Gobierno de Bogotá sobre lo que considera el "vínculo" del Ejecutivo venezolano de Nicolás Maduro "con organizaciones narcoterroristas colombianas".

"Colombia tiene evidencias, y esas evidencias, además de lo que ya hemos hecho público, serán puestas en conocimiento de la comunidad internacional" por Duque en la Asamblea General y "en defensa de nuestro interés nacional", insistió.

En una conferencia previa, el canciller insistió en que van a continuar el "proceso" para poner fin a lo que definió como "el régimen" venezolano de Nicolás Maduro, creando las condiciones políticas junto con el Grupo de Lima, la Organización de Estados Americanos, OEA, y otros actores internacionales.

En este sentido, señaló en la entrevista que "las conversaciones con Cuba (sobre la crisis de Venezuela) las adelantan otros miembros del Grupo de Lima, no Colombia".

Trujillo se mostró tranquilo acerca de la denuncia por injuria y calumnia presentada en su contra por el partido político Farc - sucesor político de la guerrilla que desapareció tras los acuerdos de paz de 2018 - por acusar a algunos de sus dirigentes se reunieron en Venezuela de forma clandestina con agentes venezolanos.