Indígenas del Cauca urgen a Duque atender "emergencia" por grupos armados

Nacional
Tamaño Letra
  • Font Size
(EFE).- Indígenas del suroeste de Colombia denunciaron este miércoles una "emergencia humanitaria" por la acción de narcotraficantes y disidentes de las FARC y el consecuente asesinato de miembros de la comunidad, por lo que pidieron la presencia del mandatario Iván Duque para hallar una solución.


"En este momento estamos en emergencia humanitaria. Estamos prácticamente ante una catástrofe donde se está presentando un genocidio contra los indígenas, afrocolombianos y campesinos", dijo en rueda de prensa Geovanny Yule, del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

El Gobierno informó este martes que enviará 450 soldados más al Cauca (suroeste), azotado en el último mes por combates entre varios grupos armados y el asesinato de líderes indígenas.

Por lo anterior, los indígenas plantearon al Gobierno nacional que haga presencia, en cabeza del presidente Iván Duque.

Para Yule, "esta emergencia amerita que el presidente visite la zona norte del Cauca" para presentarle "una propuesta alternativa de economías legales para mirar cómo avanzamos hacia el fortalecimiento del tema agropecuario y agrario para de esta manera poder sustituir los cultivos de uso ilícito".

De hecho, el vocero agregó que "el narcotráfico ha sido lo que ha ahondado la violencia en la zona y llevado a que todos estos grupos armados estén actuando contra la comunidad".

A pesar de la decisión de incrementar el pie de fuerza en el Cauca, a juicio de los aborígenes "la solución no es esa sino que debe pasar por lo social y la inversión que permita fortalecer nuestros sistemas propios de economía porque el narcotráfico está en la región precisamente porque el Estado nos tiene en total abandono".

Según cifras de la Defensoría del Pueblo, en Colombia al menos 462 líderes sociales fueron asesinados entre el 1 de enero de 2016 y el 28 de febrero pasado.

Al tiempo, un estudio de la ONG Instituto de Estudios sobre Paz y Desarrollo (Indepaz) y el movimiento político Marcha Patriótica sostiene que ya son más de 700 líderes sociales y 135 excombatientes de las FARC los asesinados desde 2016, año en el que se firmó el acuerdo de paz con esa antigua guerrilla.

El pasado 19 de julio, el CRIC denunció que algunos de sus líderes han recibido amenazas por parte del Cartel de Sinaloa, que según aseguró el organismo tiene alianzas con las disidencias de las FARC y la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN). EFE