Caso Santrich, un giro inesperado

Nacional
Tamaño Letra
  • Font Size
Exlíder guerrillero Jesús Santrich se encuentra recluido en una clínica de Bogotá por "alteración del estado de conciencia", tras autolesionarse en los brazos minutos antes de ser excarcelado y recapturado.

Sobre el caso, el presidente Iván Duque garantizó la preservación de la solidez institucional del Estado de Derecho, para que siga trabajando en función de que no haya impunidad.

Daniela A. García G.
Redacción EL INFORMADOR
Con información de EFE

Bogotá, (EFE).- Las autoridades trasladaron a una clínica de Bogotá por "alteración del estado de conciencia" al exlíder guerrillero Jesús Santrich, quien el viernes fue recapturado segundos después de salir de prisión, informó este sábado el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

La institución detalló en un comunicado que realizó una valoración de la salud de Santrich y encontró "al examinado con heridas suturadas a nivel de miembros superiores", así como con "alteración del estado de conciencia y signos neurológicos positivos", por lo que fue llevado a un centro médico.

El exlíder guerrillero fue trasladado a la clínica desde el búnker de la Fiscalía, a donde había sido llevado el viernes desde la cárcel La Picota, de Bogotá, tras ser recapturado segundos después de salir de esa prisión, en la que estuvo detenido 13 meses por solicitud de EE UU que lo pidió en extradición por narcotráfico.

Antes de ser dejado en libertad y recapturado, Seuxis Paucias Hernández -nombre real de Jesús Santrich- se autolesionó levemente los brazos, según informó el general William Ruiz, director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec.

Giro inesperado

El exguerrillero, que tiene problemas de visión, salió de la cárcel en una silla de ruedas y rodeado por agentes del Inpec, la Fiscalía y la Policía en cumplimiento de una orden de "libertad inmediata" librada por la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, que le concedió la garantía de no extradición asegurando que no contaba con pruebas suficientes del caso.

Sin embargo, al traspasar la puerta principal del centro carcelario, agentes del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía volvieron a detenerlo y lo devolvieron a La Picota, desde donde minutos después fue sacado en un helicóptero de la Policía que lo condujo al búnker de la Fiscalía.

La Fiscalía explicó en un comunicado que cuenta con "nuevas evidencias" que justificaron la recaptura, en las cuales se encuentra una declaración de Marlon Marín Marín, quien fue detenido hace trece meses junto a Santrich y que actualmente colabora con la justicia de Estados Unidos.

"Como producto de la cooperación judicial internacional, en las últimas horas se han incorporado nuevas evidencias y elementos de prueba que dan cuenta con claridad de las circunstancias de tiempo, modo y lugar de las presuntas conductas de concierto para delinquir con fines de narcotráfico y narcotráfico atribuidas a Hernández Solarte", indicó el ente investigador.

Marín es sobrino de Iván Márquez, que fue jefe negociador de las Farc en los diálogos de paz con el Gobierno y el número dos del partido, aunque su paradero es desconocido desde hace meses, cuando se trasladó a una zona rural alegando que por la detención de Santrich no había garantías suficientes de cumplimiento del acuerdo de paz.

La postura del Ejecutivo

El presidente de Colombia, Iván Duque, afirmó que las instituciones del país tienen la solidez necesaria para cerrar la puerta a la impunidad, después de que la Fiscalía recapturara al exjefe de las Farc.

"Mi responsabilidad en este tema, como presidente de Colombia, es la preservación de la solidez institucional del Estado de Derecho. Toda nuestra institucionalidad seguirá trabajando para que no haya impunidad en estricto apego a la legalidad", dijo en una declaración difundida el viernes en la noche.

Duque agregó que "la institucionalidad entera será implacable contra la reincidencia criminal", que es de lo que se acusa a Seuxis Paucias Hernández, alias ‘Jesús Santrich’.
Duque subrayó que la recaptura del exguerrillero es el reflejo de que la Justicia "obró con contundencia" y sentenció que el país "no convivirá con el narcotráfico".

"La Constitución y la ley son la guía máxima en todo nuestro proceder. Y con apego a ellas, y enmarcado dentro de sus límites, continuaremos combatiendo al narcotráfico de manera integral, cooperando con países y sin contemplaciones", concluyó.

La postura de la JEP

La Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, cuestiona a la Fiscalía por no entregarle nuevas pruebas que Estados Unidos suministró a esa entidad sobre el caso del exlíder de las Farc.
"La JEP se pregunta por qué esas evidencias que dice tener la Fiscalía General de la Nación, suministradas por el país que solicitó la extradición de Hernández Solarte (Jesús Santrich), no fueron aportadas al análisis que hizo la Sección de Revisión", detalló el alto tribunal en un comunicado.

El alto tribunal insistió en que esas "nuevas evidencias y elementos de prueba" sobre el caso "nunca fueron aportadas a la Sección de Revisión de la JEP".
"Debe quedar claro que la JEP, como tribunal de justicia transicional, actuó en el caso Hernández Solarte como garante del proceso de paz, apegado a la juridicidad y no ha sido ella la que eventualmente propicie la crisis del proceso de paz", aseveró la institución.

Seuxis Paucias Hernández, mejor conocido por su alias, ‘Jesús Santrich’, fue detenido en Bogotá el 9 de abril de 2018 por la Fiscalía, acatando un pedido de extradición del Departamento de Justicia de EE UU por narcotráfico. El delito, según la denuncia, fue cometido después de la firma del acuerdo de paz, por lo que su caso pasa a manos de la justicia ordinaria.

Más Noticias de esta sección

Publicidad