Duque recibió el respaldo del Papa a la política de acogida de venezolanos

Duque en compañía de la primera dama entregan regalos al papa Francisco.

Nacional
Tamaño Letra
  • Font Size
“Tuvimos un muy grato encuentro con Su Santidad, el Papa Francisco y también una reunión muy cálida con el secretario Parolin. Las dos reuniones nos llenan de motivación y alegría”, declaró el Presidente Duque a los periodistas.

Ciudad del Vaticano, (EFE).- El presidente colombiano, Iván Duque, aseguró que durante su reunión de ayer, el papa Francisco respaldó y exaltó la política de su país de acogida "de brazos abiertos" de inmigrantes venezolanos.

"Recibí con agrado el mensaje del Santo Padre para que sigamos haciendo esta política fraterna para recibir a los hermanos venezolanos en nuestro país. Hemos acogido a los hermanos venezolanos que huyen de la desolación de la dictadura y lo seguiremos dando todas las oportunidades para que salgan de esa tragedia", dijo Duque en una rueda de prensa tras su reunión con el pontífice.

También señaló al papa que "se están haciendo esfuerzos con la comunidad internacional para movilizar recursos para que tengamos una respuesta multilateral a esta problemática" y ante ello, agregó, sintió "esa voz de apoyo tan importante" del pontífice argentino.

Según el mandatario, en sus reuniones en el Vaticano con el papa y con el secretario de Estado, Pietro Parolin, el mensaje que recibió fue el de "exaltar lo que está haciendo Colombia. Una política migratoria de brazos abiertos con los hermanos venezolanos y que es un mensaje a Colombia, a América Latina y al mundo".
Duque agregó que Francisco también le instó "a seguir trabajando por la unidad del pueblo e invitarles a concentrarse en las cosas que nos unen y no dejar que ahonden las cosas que nos dividen".

Asimismo, aseguró que recibió el respaldo del papa para "ejercer una reincorporación efectiva de las personas que han dejado la violencia y que quieren iniciar un proceso de reconciliación con el pueblo colombiano sobre los principios de igualdad, justicia y reparación y no repetición".
En la reunión que mantuvo con Parolin, el presidente colombiano avanzó que el diálogo con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) solo se hará "si se cumplen las condiciones de entrega de los secuestrados y se ponga fin a cualquier tipo de acción criminal y violenta".

Otro temas tratados

Durante la media hora de reunión privada con el pontífice, también se dialogó sobre el tema de interés común de una "la lucha frontal contra la corrupción" y del "enorme daño que produce a la sociedad", afrontar la deforestación, promover los valores de protección ambiental entre los jóvenes y una agenda en pro de la juventud.

A los periodistas, Duque les explicó que su Gobierno está comprometido con la agenda de la paz, pero especificó que siempre le han preocupado los 300 crímenes cometidos desde que se cerró el proceso de pacificación en diciembre de 2016.
"El principio es muy sencillo no hay ideología ni causa que justifique un homicidio ni un secuestro, ni extorsión y la violencia no puede ser la forma de aproximar al Estado", agregó.

Duque adelantó que en este viaje por Europa pedirá que se mire "con actitud valiente" a las decisiones que han tomado los presidentes francés, Emmanuele Macron, y canadiense, Justin Trudeau, para que se unan a la denuncia presentada ante la Corte Penal Internacional (CPI) al Gobierno venezolano por crímenes de lesa humanidad.

Obsequios

Duque obsequió al pontífice con un cuadro con una dedicatoria del futbolista James Rodríguez "Con cariño, James" y el número 10, realizado por la fundación de este con niños, así como una camiseta de este jugador en la Selección colombiana.

Otros regalos fueron una Sagrada Familia hecha a mano con sal de la mina de Zipaquirá, un libro de la basílica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, y otro sobre la biodiversidad amazónica.

Duque también regaló al papa una hamaca y le dijo: "sabemos que tiene poco tiempo para descansar", a lo que Francisco respondió: "para hacerme la siesta", provocando la risa de los asistentes.

Y por último le dio también una caja con cuatro paquetes de café "de gran calidad" y que representa "la transformación productiva" del país, a lo que el papa apuntó: "para hacer un buen tinto".

Asimismo se subrayó "la importancia de un diálogo constante entre la Iglesia y el Estado para enfrentar los desafíos actuales de la sociedad, con especial referencia a algunos temas de interés común, como la protección de la vida, la lucha contra la corrupción y el narcotráfico, la promoción de la legalidad y la salvaguardia del medio ambiente". EFE

Más Noticias de esta sección

Publicidad