Providencia le apuesta al turismo comunitario

Isla de Providencia.

Nacional
Tamaño Letra
  • Font Size

(EFE).- En los cerca de 18 kilómetros cuadrados que conforman el territorio continental de las islas colombianas de Providencia y Santa Catalina, un remanso de paz en el Caribe, el turismo está regido bajo el arraigo de la cultura "raizal" y de una relación de mutuo respeto con el medio ambiente.

Sin hoteles de lujo o centros comerciales, la apuesta turística de este territorio insular colombiano, ubicado cerca de las costas de Nicaragua y que hace parte del archipiélago de San Andrés, está en ofrecer "tranquilidad" y un contacto directo con sus poco más de 5.000 habitantes.

La población es mayoritariamente raizal, una cultura formada durante la Colonia que tiene influencia británica, española y francesa y habla su propio idioma, el creole, que es muy similar al inglés.

De hecho, según datos de las autoridades locales, el 31 % de los habitantes vive del turismo, pues en 2017 llegaron más de 30.000 visitantes y se prevé que este año la cifra suba a 35.000.

Es por eso que la oferta hotelera la lideran las llamadas "posadas nativas", de las cuales hay 72 en ambas islas y son las coloridas casas de los pobladores, en donde los turistas tienen un contacto directo con la cultura local.