El uribismo le gana pulso al Gobierno en torno a la JEP

Alianza El Informador - Semana
Tamaño Letra
  • Font Size

Aunque el articulado fue aprobado, con severos ajustes que impuso el Centro Democrático como dos artículos nuevos que impiden a la JEP evaluar casos de extradición y crean una sección especial para juzgar a miembros de la Fuerza Pública, la Corte Constitucional tendrá la última palabra.

Después de ocho intentos, este miércoles el Congreso sacó adelante la ley de Procedimiento que hacía falta para reglamentar el nuevo órgano judicial. Pero el proyecto no salió como entró y los 74 artículos que fueron aprobados tienen severos ajustes -impulsados por el Centro Democrático- que transforman la génesis con la que fue creada la justicia de paz. 

Dos artículos: el 53 y el 9 concentran los cambios más drásticos que se hicieron en la sesión de horas extras en el Senado de la República y que contó con la presencia de 73 senadores habilitados porque 26 de ellos presentaron impedimentos para no participar en la votación. Fue el acuerdo al que llegaron el Ministro del Interior, Guillermo Rivera, con la bancada del Centro Democrático, lo permitió sacar adelante el proyecto que pasará a conciliación con la Cámara de Representantes antes de que termine la semana.

Minutos antes de que acabara la sesión, la senadora Paloma Valencia, vocera del uribismo recorrió el capitolio agradeciendo a los parlamentarios que apoyaron el artículo 53 aprobado con el que limita las competencias de la JEP para evaluar casos de extradición. Tras esto, el senador Roy Barreras tomó la palabra y pidió votar en contra el artículo 9, que congela la comparecencia de miembros de la Fuerzas Armadas ante la JEP hasta tanto no se cree una sección especial con otros jueces que los juzguen. 

Este artículo de lejos es el más delicado y de aprobarse reconfiguraría la JEP. Según el senador del Partido de la U de prosperar el efecto práctico es que se le estaría dando la bienvenida a la Corte Penal Internacional para juzgar a los militares, pues la reconfiguración de la JEP conllevaría impunidad. En contraste a esas consideraciones el senador Alfredo Rangel, del Centro Democrático, argumentó que no habrá impunidad "no nos vengan con ese coco", aseguró. Y explicó que para el juzgamiendo de los militares se necesitan otros magistrados que garanticen imparcialidad. 

La votación sobre este artículo fue: Sí: 27 No: 18. "Se aprueba", se escuchó en el recinto. Estos dos temas fueron los que provocaron la mayor discusión, el que proponía impedir a la JEP practicar pruebas para determinar la fecha en que se cometieron los presuntos delitos en casos de extradición, y otro que planteaba crear una sección especial dentro de la JEP para investigar y juzgar a miembros de la fuerza pública.

El gobierno se oponía a la inclusión de estos artículos porque esto desvirtuaría la JEP y sería inconstitucional. De nada sirvieron la carta que le enviaron los altos mandos militares a la senadora Paloma Valencia, pidiéndole a la bancada uribista aprobar el reglamento de la JEP tal como estaba diseñado, ni las intervenciones de los ministros del Interior, Guillermo Rivera, y Justicia, Enrique Gil, y los senadores Roy Barreras, Antonio Navarro y Jorge Robledo, entre otros.

Después de votar los puntos en los que no había mayor diferencia, la senadora Paloma Valencia explicó los artículos propuestos por su bancada para la aprobación de los congresistas reunidos. La discusión se extendió por más de dos horas mientras que representantes del gobierno, opositores y los senadores defensores del nuevo modelo de juzgamiento, presentaban sus argumentos para apoyar o no las modificaciones presentadas por el uribismo. 

La ley con las controvertidas modificaciones incorporadas ahora pasará a manos de la Corte Constitucional en donde será sometida a una revisión. Esta instancia puede aprobar total o parcialmente la ley que el congreso dio a luz en medio de una tormenta.