La necesidad de crear ambientes sanos para el aprendizaje

Un ambiente sano para el aprendizaje es aquel donde las estrategias de enseñanza-aprendizaje generadas dan cuenta de que nuestros estudiantes son conscientes de su proceso en todo momento.

Aula Abierta
Tamaño Letra
  • Font Size
Investigaciones recientes revelan que el desarrollo cognitivo de los niños puede verse afectado negativamente por ambientes caracterizados por el estrés social, mental y económico.

Espacios seguros y protegidos, retroalimentación docente y liderazgo directivo son tres factores internos de los establecimientos que se asocian a mejoras del rendimiento escolar.

De hecho, la evidencia internacional “sugiere que el desarrollo infantil puede ser fuertemente afectado por ambientes caracterizados por el estrés social, mental y económico”, explica Sergio Urzúa, académico e investigador de la Universidad de Maryland (Estados Unidos).

Estudios —experimentales y observaciones— más recientes en los EE.UU han demostrado, por ejemplo, “que niños que se mudan de barrios caracterizados por altos niveles de pobreza alcanzan mejores indicadores académicos en el mediano plazo. Lo interesante de estas investigaciones es que los resultados son menores en la medida que los niños se mudan a mayores edades. Esto es consistente con la idea de períodos críticos del desarrollo humano”, señala el experto.

Ocurre que los indicadores de desarrollo personal y social están estrechamente vinculados al aprendizaje, mostrando, por ejemplo, que aspectos relativos a la convivencia escolar como la sensación de estudiar en ambientes seguros e inclusivos explican, en gran medida, los buenos resultados de aprendizaje en las pruebas de Lectura o Matemática en nuestro país. “Se trata de factores internos de los establecimientos que pueden ser trabajados por las comunidades educativas para mejorar sus aprendizajes”, afirman desde la Agencia de Calidad.

Las investigaciones han señalado que el desarrollo emocional está ligado directamente con el proceso intelectual del niño; y si las condiciones para lograr dicho desarrollo son precarias, los alumnos presentarán problemas como limitaciones en la memoria, dificultad en la percepción y en la atención, disminución de las asociaciones mentales satisfactorias y deficiencias en la capacidad de abstracción.

Por el contrario, un buen desarrollo de las capacidades emocionales aumenta la motivación para aprender y experimentar. Los niños y los jóvenes tienen una motivación propia para explorar el mundo que los rodea; pueden estar conscientes de sus propios conocimientos y sentimientos, relacionándose con ellos para transmitirlos a los demás, tratando de generar empatía.

El rol del equipo docente y de alianza familia-escuela

Para generar contextos saludables y propicios para el aprendizaje, los profesores desempeñan un papel clave. El maestro y su equipo docente son los encargados de crear y supervisar el sistema por medio de sus prácticas de reconocimiento para centrarse en cada uno de los niños. En esta organización jerárquica, ellos son los más importantes para crear un clima saludable.