Gestión, gerencia y clima organizacional en instituciones educativas

Por: Lic. Rocío Castañeda De La Cruz

Aula Abierta
Tamaño Letra
  • Font Size
Hoy día todas las organizaciones del mundo, en especial las ubicadas en los países subdesarrollados o tercermundistas, buscan un mejoramiento continuo del ambiente de su organización, para poder alcanzar un aumento de la productividad;
lo cual se puede lograr, sin perder de vista el lado humano de la empresa; teniendo en cuenta que las personas se enfrentan con un mundo empresarial que se mueve y se transforma a menudo con mayor rapidez, esto dado a que los niveles competitivos de otras estructuras administrativas que se caracterizan por sus constantes cambios a su vez también por el dinamismo y el continuo aprendizaje, por lo que se deben aplicar nuevos estilos de liderazgo que promuevan la transformación.

Así de esta manera educar para desarrollar criterios de servicio, al igual que la búsqueda de la excelencia en las organizaciones, en especial en la gerencia, donde todos los procesos, aspiraciones y propósitos estén centrados en la gente.

En cuanto a los escenarios económicos mundiales actuales, que se caracterizan por poseer muchos de los atributos mencionados anteriormente, e infiere que las organizaciones para que desempeñen un papel importante, por tal razón al gerenciar se debe estar atento al comportamiento organizacional de la empresa y de este modo poder sobrevivir manteniendo su normal funcionamiento.

La gerencia de los recursos humanos se enmarca por orientaciones que la definen como área de apoyo, con responsabilidades de asesoría y direccionamiento hacia el cuerpo directivo de las entidades a fin de garantizar el aporte de los servidores al desarrollo de los objetivos estratégicos institucionales.

Así mismo, es común el reconocimiento del papel decisivo de los trabajadores en los procesos de cambio organizacional.

De allí, la importancia de realizar una gerencia eficaz cuando la administración pública enfrenta procesos de reforma.

Se entiende entonces, que los cambios administrativos confieren importancia al fortalecimiento, desarrollo de capacidades además de competencias laborales de los servidores públicos, a la evaluación de su desempeño, a la realización de procesos eficaces de selección y promoción por mérito. De esta forma la construcción de un nuevo sistema de valores, símbolos, creencias y comportamientos para la prestación de un servicio público eficaz y cercano al ciudadano, así como la necesidad de garantizar el compromiso y la satisfacción de los servidores con las responsabilidades asignadas, son algunos temas prioritarios al momento de dirigir un personal.

Aunque también se busca introducir cambios profundos que permitan transformar el modelo burocrático hacia un nuevo modelo de gestión pública más democrático y efectivo.

Es decir, la vida laboral de los servidores y las condiciones que la rodean se constituyen en prerrequisito, para que los procesos de cambio se incorporen efectivamente.

Acerca de la complejidad el estilo de dirección actual requiere habilidad, versatilidad, autenticidad, micro y macro visión de los fenómenos sociales y educativos que acontecen en el clima organizacional para poder orientar en servicio educativo, pero un excelente servicio, en donde la calidad es la condición humana de reconocer que necesita una persona de quien la lidera.

En lo que respecta a esta situación, no es diferente en las instituciones educativas del Magdalena, en donde es necesario que los gerentes educativos conozcan los estilos de dirección y manejen la cultura organizacional de la unidad escolar; la identidad de la organización, la idiosincrasia, la peculiaridad y cotidianidad.

La que permite saber que quieren y piensan los participantes del proceso además saber que interpretan ellos de la forma como se trabaja en la institución. Por tal razón el no entender la cultura organizacional puede provocar choques innecesarios, resistencias además de propiciar barreras, desmotivar al personal y estancar la organización.

Teniendo en cuenta que todo estilo de dirección debe conocer y responder a las diversas diferencias que se dan en la cultura organizacional, esto con el propósito de conservar y motivar a los miembros, para que se sientan parte de la institución y así poder resolver las diferencias, así como también aumentar la confianza, la creatividad la innovación y mejorar las decisiones que se tomen, pues se ofrecen diferentes perspectivas para abordar situaciones, problemas y conflictos dentro de la institución educativa.

Más Noticias de esta sección

Publicidad