Producción de arándanos azules cuenta con futuro prometedor

En Colombia, la gran mayoría de los cultivos se encuentran entre 2.600 a 3.000 metros.

Agropecuaria
Tamaño Letra
  • Font Size
Colombia cuenta con ventajas climáticas y geográficas para convertirse en un gran productor y exportador de arándanos.

Por: Simón Guillén
Redacción EL INFORMADOR

El cultivo de los arándonos azules, es un claro ejemplo del potencial geográfico y climático con el que cuenta Colombia para la producción agrícola y exportación. La producción del arándano azul comenzó hace pocos años, y Proplantas estima que las exportaciones de este año superen los US$100 millones.

Un estudio realizado por Asocolblue (Asociación Colombiana de Blueberries) y Proplantas, destacó que en la actualidad existen alrededor de 450 hectáreas sembradas de arándano azul, distribuidas entre Cundinamarca y Boyacá, “aunque departamentos como Antioquia y el Valle del Cauca también se han reportado algunas hectáreas”, destacó Camilo Lozano, presidente de la junta de Asocolblue.
Si se le pone una lupa al crecimiento que han tenido estos cultivos en el paso de los últimos años, las cifras invitan al optimismo. En 2017, Colombia tenía 120 hectáreas, y en sólo dos años después la cifra logró triplicarse al superar las 400 hectáreas, y con una proyección de superar las 1.000 hectáreas en un plazo de dos años.

Proplantas proyecta que entre 2019 y 2020 se sembrarán 870 hectáreas nuevas, produciéndose unas 7.700 toneladas.

“Pese a que este es un cultivo joven, ya que tiene cerca de 25 años desde su llegada a Colombia, solo hace seis años se empezó a trabajar en los cultivos de arándanos de forma industrial y pensado como un negocio de exportación”, explicó Camilo Lozano.

A pesar de que la inversión para los cultivos es alta, el estimado que explicó Lozano, en promedio, necesita una inversión de $250 a $450 millones por cada hectárea. Dependiendo del grado de tecnificación, en el pico de producción que estaría de 4 a 5 años, la rentabilidad podría ubicarse entre 20 a 30 toneladas al año.

Para los expertos, el ascenso de esta fruta podría beneficiar a los productores colombianos de manera positiva gracias a muchos frentes, así como le corrió a Perú, que pasó de exportar US$400.000 en 2012 a US$589,9 millones en 2018.

La ubicación geográfica de Colombia ayuda notoriamente la producción del arándano azul. Por estar localizados en la línea del Ecuador, esto permite que la producción sea las 52 semanas del año. Este factor contribuye mucho a la exportación de países como Reino Unido o Estados Unidos, ya que la demanda de este fruto es de todo el año.

“Los precios de referencia a la hora de exportar fluctúan mucho. Sin embargo, normalmente cuando Chile exporta en temporada alta de producción el kilo puede llegar a costar US$2,70. Mientras que cuando Perú exporta en temporadas de escasez, el kilo puede ser vendido a US$8”, dijo Lozano.

La altura de algunas hectáreas en el país es otro factor fundamental para sacarle todo el ‘jugo’ a la producción de esta fruta. Producir el arándano azul en una altura por encima de los 2.200 metros al nivel de mar, representa una mayor acumulación de azúcares para la fruta, lo cual genera en ella un sabor más dulce, haciéndola más atractiva para el consumidor.
En Colombia, la gran mayoría de los cultivos se encuentran entre 2.600 a 3.000 metros.

En pro de esta situación, a mediados de junio se conformó una mesa de trabajo interinstitucional entre el Ministerio de Agricultura, Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, ProColombia, Colombia Productiva y iNNpulsa con el fin de apoyar la producción del arándano azul.

Flavia Santoro, presidenta de Procolombia, destacó que se están trabajando en estrategias para que se pueda sacar el mayor provecho a esta fruta y, por supuesto, a todas las ventajas que se tienen en el país.

“Esta fruta tiene cada vez mayor demanda en mercados como el de Estados Unidos y en la Unión Europea, en donde hay acceso y ventajas arancelarias para Colombia. Tenemos también la ventaja competitiva de ofertar todo el año, frente a otros proveedores que tienen temporadas bajas entre marzo y mayo, septiembre y noviembre”, afirmó.

Panorama internacional

En el mundo, la producción de este fruto no se queda atrás. Según cifras de la FAO, en 2017, la producción mundial de arándanos fue de 1,22 millones de toneladas, teniendo un crecimiento considerable del 53,9% en comparación al año 2010.

En 2017, las importaciones mundiales de arándanos frescos alcanzaron US$2.729 millones, presentando un crecimiento del 8,3%. Estados Unidos, aparte de ser un gran productor, es el mayor importador, comprando 35,5% de los arándanos del mercado internacional, seguido de Reino Unido con el 12,4% y Países Bajos con 8,7%.

En el consumo per cápita Estados Unidos es el líder con 1.100 gramos al año.

En 2017, Colombia tenía 120 hectáreas, y en sólo dos años después la cifra logró triplicarse al superar las 400 hectáreas.