“Necesitamos formalizar nuestra actividad con una planta de beneficio”

Luis Carlos Ayala

Agropecuaria
Tamaño Letra
  • Font Size

Luis Carlos Ayala, presidente de la Cadena Ovino-Caprina del Magdalena, habla sobre las dificultades del sector en entrevista con EL INFORMADOR

Por: Simón Guillén
Redacción EL INFORMADOR

La Cadena Ovino-Caprina del Magdalena tiene un problema por resolver. A falta de una planta de beneficio, los grandes y pequeños productores tienen que enviar sus animales a mataderos de otros departamentos, lo que acarrea menor producción y ganancias.

Desde su creación en agosto de 2017, la Cadena Ovino-Caprina regional se ha encargado de velar y ayudar a los ganaderos afiliados en la producción, elaboración y comercialización final de los productos derivado de estos animales.

Y a pesar de que han tenido un crecimiento notorio (más de 400 ganaderos afiliados), la cadena se encuentra estancada por no contar con una planta de beneficio propia que le abarate los costos de producción y aumente las ganancias.

“Las normas para las plantas de beneficio son muy estrictas, muchas han sido cerradas en los municipios del departamento y en el orden nacional. Se ha creado una problemática debido a esto”, explica Luis Carlos Ayala, presidente de la cadena, sobre una de las causas por las cuales el Magdalena no cuenta con una planta en la actualidad.

“Se está trabajando con la Agencia de Desarrollo Rural para montar un proyecto, para conseguir una planta para especies menores, así sea de autoconsumo y transformación cárnica de ovino para nuestro departamento, ya que nuestro potencial se está yendo a otros departamentos y allí realmente está siendo beneficiado el intermediario”, agrega Ayala.

El ganado ovino es gran productor de leche y carne, pero sobresale aún más por su buena producción de lana para la confección de tela.
El ganado ovino es gran productor de leche y carne, pero sobresale aún más por su buena producción de lana para la confección de tela.

Dificultades

De igual manera, explica que conseguir las autorizaciones para la planta no es tarea sencilla, y que básicamente lo que ha frenado el proyecto es no contar con un terreno apto para construirla.

Una planta de beneficio necesita al menos dos hectáreas para ser construida. Y uno de los requisitos por ley para hacer una planta de estas características, es que el lote de tierra esté a nombre de la organización o empresa.

La Cadena de Ovino-Caprina contaba con un lote donado por la Alcaldía de Aracataca, sin embargo, no fue aprobado por no estar a nombre del gremio. Esto fue a principio de año cuando se hizo la gestión.

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, es el ente encargado de dar la aprobación final para la construcción de una planta de beneficio. Hace un par de meses la legislatura en estos casos cambió y ahora es posible que alguna institución pública puede arrendarle (por un mínimo de 20 años) un espacio de tierra para la realización de este tipo de actividades.

A pesar de que este cambio favoreció a la Cadena de Ovino-Caprina del departamento, Luis Carlos Ayala comenta que les tocará esperar a que pasen las elecciones para así saber si la nueva administración de Aracataca estaría dispuesta de arrendar el lote que anteriormente se les fue ofrecido.

Más preocupaciones

Otra de las preocupaciones de Ayala es la manera improvisada en la que algunos ganaderos llevan a cabo sus labores. “No se le ha puesto el punto de equilibrio para que esta actividad sea realmente productiva, que genere más ingresos… muchas de nuestras ganaderías no han sido tecnificadas, ni lo quieren hacer… No hay organización, no quieren invertir en el tema genético para conseguir mejor calidad de animales… se sigue manejando como una caja menor”.

Aunque también recuerda que esto no ocurriría si contaran con una planta de beneficio. “Si la tuviéramos (la planta) nuestro producto tuviera un alto valor de compra venta internamente, y seríamos abastecedores con mayor precio y beneficios de ingreso al momento de vender”.

Tener la planta aumentaría, según Ayala,  la rentabilidad del productor. “El producto iría directamente a la planta, y eso elevaría el precio de compra del animal”.

Secretaría de Desarrollo Económico Departamental, Alcaldía Municipal de Aracataca, Ariguaní, El Retén, ICA, Agrosavia, Sena, Universidad Francisco de Paula Santander, Cámara de Comercio de Santa Marta, Asoovinos y Anco son algunos de los aliados de la Cadena.

Actualmente los productores regionales tienen que vender sus animales a intermediarios que los trasladan a otros departamentos, que en estos casos suelen ser Santander o Cesar, para que sean procesados allá y luego venderlos nuevamente en el Magdalena o en otras partes del país.

Magdalena es el segundo departamento con la mayor población ovina y caprina del país y el número uno con la mayor expedición de guías de movilización para estas especies, por ende es de vital importancia que los productores cuente con una planta de beneficio para abaratar sus costos y elevar la producción.

La Cadena Ovino-Caprina del Magdalena fue creada en agosto de 2017.
La Cadena Ovino-Caprina del Magdalena fue creada en agosto de 2017.

Datos relevantes

En el orden nacional hay aproximadamente 2,7 millones de cabezas, y un número aproximado de productores que sobrepasa los 120 mil. En Colombia se producen anualmente más de 100 toneladas de leche de cabra y alrededor de 8.000 toneladas de carne.

El inventario ovino caprino nacional 2018 realizado por el ICA en la región Caribe arrojó 1.578.684 cabezas, ocupando el 72,6% del inventario nacional. El departamento del Magdalena tiene 171.424 cabezas.

Con un incremento del 8,89% se vio aumentada la población ovina, pasando de 1.449.705 en el 2017 a 1.578.684 en el 2018

En el trimestre octubre - diciembre 2018 se produjeron 241 toneladas de carne ovina en canal todas para consumo interno, lo que representó un crecimiento de 34,5% respecto al mismo trimestre de 2017. El mayor volumen de carne en canal ovina se destinó a plazas y famas (89,8%) que presentó un crecimiento de 37,8%

La población ovina registró un aumento en 8,89%, pasando de 1.449.705 cabezas en 2017 a 1.578.684 en 2018.

A pesar de que esta cadena es una de las más jóvenes, han sido una de las más activas en el país. En 2017, en el año de su creación, llevaron a cabo el primer Festival Gastronómico y Muestra Ovino Caprina del Magdalena. “En el mes de noviembre esperamos realizar el primer Festival de Cordero del Caribe para incentivar el consumo de carne”, cuenta el presidente de la cadena.

“Necesitamos formalizar nuestra actividad con una planta para que el ganadero vea que esto realmente es rentable y exitoso económicamente”, concluye Luis Carlos Ayala.

En próximo mes de noviembre, la junta directiva de la cadena elegirá al nuevo presidente y vicepresidente, cargos que, tienen una duración de dos años y con derecho a reelección.

Publicidad