Se realizó con éxito la ‘Semana del Suelo’ para cultivadores de banano de Magdalena y La Guajira

Agropecuaria
Tamaño Letra
  • Font Size

Augura y Cenibanano finalizaron estas jornadas de capacitación en suelos de banano, con grandes retos para productores de la Zona Bananera.

Después de visitar diferentes fincas en la Zona Bananera, el doctor Carlos Antonio Gauggel, con una conferencia magistral en la Universidad del Magdalena, reunió los casos de observación para entregar análisis y resultados a más de 80 productores, técnicos, académicos e investigadores del sector, quienes también agradecieron este trabajo liderado por la Asociación de Bananeros de Colombia (Augura) por medio de su Centro de Investigación del Banano (Cenibanano).

Según Gauggel, (PhD) en Ciencias del Suelo y Fisiología de la Nutrición Vegetal, desde este punto de vista, “la Zona Bananera tiene muy buenos suelos, pero también se presentan problemas de fuentes, de alto contenido de sodio y de sales solubles, adicionalmente muchas veces no realizan estudios previos de suelos, más los análisis químicos necesarios”.

El equipo de Cenibanano evaluó diferentes clases de suelos, tanto en áreas de alta producción como en aquellas que presentan limitaciones o baja productividad por condiciones nutricionales y climatológicas que preocupan a pequeños, medianos y grandes productores como además a trabajadores de la actividad bananera. 

“En el departamento del Magdalena, las problemáticas se derivan de varios factores: primero, tenemos suelos secos donde se necesitan sistemas de drenajes funcionales, para que estos no colapsen cuando se presentan años lluviosos; segundo, el estancamiento de aguas en los canales que agudiza el problema de la Sigatoka Negra (principal enfermedad mundial del banano), por último, la naturaleza de los minerales del suelo, deshidratan la planta del banano”, afirmó el doctor Gauggel.

La salinización en Magdalena se debe a la cercanía con la costa o Ciénaga Grande de Santa Marta, sin embargo, los potenciales de rendimiento son altos en los suelos donde se les hace el debido manejo químico, físico y biológico. Para esto, se han desarrollado tecnologías donde no se necesita agua para lavar los suelos de sodio. De todas formas, cada vez los cultivos van a presentar más escenarios de estrés donde el cambio climático lleva a los extremos, desde años muy lluviosos hasta muy secos.

Cenibanano sugiere la implementación de los nutrientes necesarios que ayuden a la planta como el potasio, el magnesio, el azufre, el zinc y el boro. Es por esto, que en cada finca se dieron recomendaciones para el manejo nutricional del cultivo, con soluciones específicas en donde se reconoció la importancia de las condiciones que se establecen en la relación suelo-planta-clima.

Finalmente, con el uso de programas de nutrición de suelos, se puede explotar el potencial máximo genético en los cultivos para las condiciones de las fincas. Así mismo, se sugiere a los pequeños productores que conozcan las deficiencias y las fortalezas de sus suelos para trabajar en ellas, en aras de mejorar la calidad y productividad de sus cultivos.

Más Noticias de esta sección

Publicidad