Conservan especies maderables en peligro de extinción

Ceiba Roja, especie en conservación en el C.I Caribia de Agrosavia.

Agropecuaria
Tamaño Letra
  • Font Size
Carreto, Ceiba Tolua, Nazareno, Tambor y Macondo, son algunas de las especies conservadas por parte de Agrosavia.

En el Centro de Investigación Caribia de Agrosavia se han identificado algunas especies maderables que están amenazadas o en vía de extinción en la región Caribe, que es uno de los ecosistemas más transformados por la sobreexplotación maderera y actividades agropecuarias que a través del tiempo el hombre ha realizado. 

“Algunas de estas especies maderables amenazadas son endémicas y las hemos conservado de forma natural y otras han sido introducidas al Centro para su conservación. La pérdida y amenaza de estas especies maderables nos enfrenta a un panorama que nos exige acciones conjuntas de un manejo sostenible, que de no hacerse conllevaría a una pérdida de la biodiversidad”, explica César Baquero Maestre, investigador Máster del Centro de Investigación Caribia.

La conservación de estas especies tiene un interés común para toda la humanidad porque satisface sus necesidades básicas. Además, tienen un valor intrínseco de la diversidad biológica y de los valores ecológicos, genéticos, sociales, económicos, científicos, educativos, culturales, recreativos y estéticos.

“La importancia de conservar estos recursos genéticos es fundamental para sostener los valores productivos de los bosques y la vitalidad de los ecosistemas forestales y, de este modo, mantener sus funciones protectoras y ambientales”, agrega Baquero Maestre.

Problemas que afectan las especies

Uno de los mayores problemas que afectan estas especies maderables y que han hecho que se vean amenazadas son la perdida y fragmentación de su hábitat para la explotación agropecuaria, el tráfico ilegal, la sobreexplotación maderera para el consumo de la madera en múltiples usos: ebanistería, construcciones navieras, en la fabricación de tableros acrílicos, construcciones de edificaciones, postes y pastas para elaborar papel, entre otros.

Conservación

Agrosavia tiene establecido en el Centro de Investigacion Caribia, ubicado en Sevilla, Zona Bananera, un arboretum dedicado a la conservación de estas especies maderables que se encuentran en un estado crítico, según el libro rojo de plantas de Colombia del instituto Sinchi en su capítulo especies maderables amenazadas

“En este espacio se siembran las colecciones de árboles para la conservación de especies nativas y que están en condiciones vulnerables o en vías de extinción y además sirven para estudiarlos, interpretarlos y conocerlos”, señala el funcionario.

Estos árboles cumplen un rol fundamental como la captura y fijación del carbono, protección de la biodiversidad, recuperación de tierras degradadas y control de malezas, lo que ayuda a alcanzar la sostenibilidad de los sistemas de producción, atenuando los impactos medioambientales causados por la actividad antrópica.

Las especies maderables conservadas son las siguientes:

Carreto: Es la especie comercialmente más importante del género, ya que su madera es utilizada en construcción, elaboración de muebles y pisos.

Ceiba Tolua: Su madera es usada en construcción, elaboración de tableros, pulpa para papel, muebles y ebanistería en general.

Ébano: Este árbol tiene una madera preciosa de un color negro e intenso, es utilizada para la elaboración de artesanías e incrustaciones sobre otras maderas. Se utiliza para la fabricación de instrumentos musicales y actualmente es utilizada para la restauración arquitectónica de Cartagena.

Nazareno: Su madera es apreciada, tanto por su coloración violeta como por su resistencia al ataque de insectos y al efecto de la intemperie. Es usada para la elaboración de polines, pisos, en carpintería y ebanistería, muebles y adornos.

Tambor: Su uso está más dirigido a la construcción de embarcaciones de tipo canoas y para la producción de aglomerados para la elaboración de tableros acrílicos, palillos de fosforo y pulpa para papel.

Macondo: Con este nombre Gabriel García creo el pueblo ficticio en su novela Cien Años de Soledad. Es una madera que se usa para la elaboración de aglomerados y fabricación de canoas. Además, el árbol de macondo es un santuario de los indígenas Koguis, donde ofrecen sus pagamentos y le dan gracias a la madre naturaleza por todos los favores recibidos.

Un arboreto o arboretum es un jardín botánico dedicado primordialmente a árboles y otras plantas leñosas, que forman una colección de árboles vivos con la intención al menos parcialmente de estudiarlos científicamente.

César Baquero, investigador máster del C.I Caribia de Agrosavia.
César Baquero, investigador máster del C.I Caribia de Agrosavia.