Incorpora una pared verde en tu entorno

Jardín Vertical en Alicante, obra de Paisajismo Urbano. Despacho privado. Foto: Alejandro Ballesteros

Medio Ambiente
Tamaño Letra
  • Font Size

Casas particulares, tiendas o locales de ocio se apuntan a la moda de los jardines verticales, una nueva forma de vivir naturaleza que hasta ahora escalaba edificios y se refugiaba entre los ladrillos.

Ahora los podemos ver en la oficina, en un restaurante o mientras compramos unos zapatos.

Por: Isabel Martínez Pita.EFE/Reportajes

El biólogo y enamorado de la investigación de las plantas, Ignacio Solano, creó hace 10 años la empresa “Paisajismo Urbano” para vestir de verde paredes de edificios y rincones de museos o entornos culturales de todo el mundo.

Para profundizar en el conocimiento de las plantas y su sustentabilidad, Solano recorrió varios países de América Latina donde no dudó internarse en la selva y comprobar las  características de las que allí crecen, así como las propiedades con las que él podía crear esas fantásticas composiciones de formas y colores.

Después de estos diez años, el equipo de Solano ha ido aumentando, así como sus trabajos y prestigio que le han llevado a realizar composiciones de jardinería vertical asentadas en todo el mundo como España, Bolivia, Chile, Colombia, Uruguay, Estados Unidos y Ecuador.


Edificio Celebra. Jardines verticales en Uruguay, obra de Paisajismo Urbano - Foto: Alejandro Ballesteros

Pero, no solo los grandes y sorprendentes trabajos en altas fachadas son las que cubren el trabajo del equipo de este especialista en todos los continentes, también el mercado de las paredes verticales se está extendiendo a los propietarios particulares de mayor o menor poder adquisitivo.

De hecho, en los últimos años, “Paisajismo Urbano” (http://www.paisajismourbano.com/) dedica parte de su tiempo a impartir cursos de formación.

Mediante la irrigación de una solución nutritiva que se desliza a través de una malla se mantienen  a las plantas con vida hidropónica, sistema que se basa en que las plantas no necesitan tierra para vivir y cuya solución, cargada de los nutrientes necesarios, discurre por las raíces y las alimenta.


Jardines verticales en España. Oficinas en Alicante. Obra de Paisajismo Urbano - Foto: Alejandro Ballesteros

Para hacer sus propias paredes

Solano imparte cursos de formación orientados a personas "que quieren hacer sus propias paredes verticales o que se quieren dedicar profesionalmente a adaptarlas. Durante los últimos cinco años ya he formado a 1.400 personas”, asegura el biólogo.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de cubrir una pared en verde es que “no todas las paredes son iguales, porque cada clima y cada orientación del sol tiene su planta adecuada”, indica.

“Ya sea en Canadá o en Arabia Saudí, lugares donde es más difícil instalarlos, hay que tener en cuenta que existen plantas casi para todos los climas, incluso para la tundra (región biogeográfica polar, cuya vegetación es de bajo crecimiento)”, afirma el especialista.

Según Solano para construir una paisaje verde vertical, aunque sea en una casa o local, existen sistemas de riego en los que el propietario no tiene que tener un cuidado excesivo y,  aunque los hay muy sencillos, el resultado no es el mismo que si se instala un riego más sofisticado. La  complejidad en el proyecto se va a traducir en el resultado y, cuanto mejor es el equipo, la pared verde quedará más bonita y será más duradera.

“Hay cursos en Youtube que  enseñan a hacer cosas muy sencillas como macetas colgantes. De hecho, yo vendo y manufacturo sistemas más domésticos para que se lo haga cada uno, pero obviamente no es lo mismo”, considera el experto.

Para Solano, el perfil del propietario de una casa o local que demanda un jardín vertical es el de cualquier persona que tenga sensibilidad hacia la naturaleza y le gusten las plantas.


Ático privado en la localidad española de Murcia. Jardín Vertical de Paisajes Urbanos. Ático privado en la localidad española de Murcia. Jardín Vertical de Paisajes Urbanos. Foto: Alejandro Ballesteros

“De hecho, en mis cursos tengo, desde ingenieros o arquitectos, que son la gran mayoría, hasta amas de casa, cirujanos, abogados, estudiantes... No hay un perfil único y a nivel de afición hay de todo”, comenta.

El número de plantas que puede haber en una pared verde está, según Solano, en una media de entre 25 y 30 plantas por metro cuadrado.

Para profundizar en el conocimiento de las plantas y su sustentabilidad, el biólogo Ignacio Solano recorrió varios países de América Latina donde no dudó internarse en la selva y comprobar las  características de las que allí crecen, así como las propiedades, con las que él podía crear fantásticas composiciones de formas y colores.

Y en cuanto a su duración varía “según la tecnología que tenga el proyecto. Si es completamente automático solo tienes que podarlo un par de veces al año, pero si es manual, la mayoría de la gente lo monta y, al poco tiempo, acaban hartos y dejan pudrir las plantas”, indica.

 "Estamos totalmente desvinculados de la naturaleza".

“Un jardín vertical puede ser algo muy bonito, pero es como una mascota a la que tienes que cuidar”, incide Solano.

Otro de los elementos que hay que tener en cuenta es tratar de evitar que las paredes se humedezcan; para ello “busco un sistema en el que la pared de la que cuelga la planta queda suspendida, de tal manera que ésta no toca la pared del edificio y, de ese modo, pared y planta se encuentran separadas por una cámara de aire”.

Mediante la irrigación de una solución nutritiva que se desliza a través de una malla se mantienen  a las plantas con vida hidropónica, sistema que se basa en que las plantas no necesitan tierra para vivir y cuya solución, cargada de los nutrientes necesarios, discurre por las raíces y las alimenta.

Aunque cada vez son más las obras verdes multicolores y multiformes que cuelgan de locales y edificios y que se incorporan en las casas particulares con espacio para ello, Ignacio Solano es escéptico en que éstas colaboren para que la gente sea más feliz.

“No. La gente en general no es feliz porque estamos totalmente desvinculados de la naturaleza y nos hemos hecho consumistas. Antes nuestros padres nos llevaban de acampada y estábamos más cerca de ella”, afirma.


Edificio Inteligente CSI Idea. Fachada vegetal en Málaga, Obra de Paisajismo Urbano - Foto: Alejandro Ballesteros

“Nosotros éramos cazadores, recolectores y como ahora no podemos cazar ni recolectar, nos encontramos en un medio que nos es hostil, aunque las plantas, de alguna manera, nos acercan más a ese recuerdo primigenio”, concluye Ignacio Solano.

Según Solano para construir una paisaje verde vertical, aunque sea en una casa o local, existen sistemas de riego en los que el propietario no tiene que tener un cuidado excesivo pero, cuanto mejor sea el equipo, la pared verde quedará más bonita y será más duradera.

Más Noticias de esta sección

Publicidad