Huella de carbono, una responsabilidad de todos los seres humanos

Existen dos tipos de fuentes que componen la huella. las fuentes llamadas directas, aquellas que se producen como consecuencia directa de una actividad o consumo determinado y las fuentes indirectas, que son las procedentes del consumo eléctrico o las generadas a partir de la fabricación o extracción de la materia prima de un producto.

Medio Ambiente
Tamaño Letra
  • Font Size

Cada uno de nosotros puede generar toneladas al año de huella de carbono o huella ecológica debido a  la cantidad de gases de efecto invernadero que emitimos a la atmósfera como consecuencia de nuestros hábitos y actividades.

Por lo que se convierte en nuestra responsabilidad  ayudar a reducir las cifras con prácticas de conservación del medio ambiente.

Anualmente, cada ser humano genera hasta nueve toneladas de dióxido de carbono en el mundo, lo cual va ligado a actividades cotidianas como la dieta, la forma de viajar, el tamaño de la casa, las costumbres a la hora de comprar, las actividades recreativas, la forma de usar la electricidad, el uso de la calefacción y de electrodomésticos como los secadores y los refrigeradores, lo que sin darse cuenta,  influye decisivamente en la magnitud de la huella de carbono de cada persona u hogar.

¿Pero que es la huella de carbono, cómo entenderla, reducirla o medir la cantidad que producimos anualmente sin darnos cuenta?

En el siguiente artículo, mostraremos sus consecuencias y como ayudar a reducir las cifras que al año cada ser humano produce.

¿Qué es la huella de carbono?

La huella de carbono es la cantidad de emisiones, de gases de efecto invernadero, que produce el ser humano al fabricar un producto o realizar sus actividades diarias, es la huella que deja nuestro paso en el planeta. Se expresa en toneladas de CO2 emitidas, así, cada uno de nosotros deja una huella de carbono en el planeta según el consumo y tipo de hábitos que realicemos día a día.

Cómo entenderla

Cada ser humano deja una huella de carbono, a partir de allí, es posible conocer de dónde vienen los gases nocivos que generamos a la atmósfera, esto nos llevará tomar medidas que permitan disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero GEI.

Existen dos tipos de fuentes que componen la huella. Por una parte, las fuentes llamadas directas, aquellas que se producen como consecuencia directa de una actividad o consumo determinado. Por otra, las fuentes indirectas, que son las procedentes del consumo eléctrico o las generadas a partir de la fabricación o extracción de la materia prima de un producto.

Así de importante es conocer qué es exactamente y lo importante que es reducir la del ser humano al máximo, empezando por cada uno de nosotros en nuestra vida y hábitos diarios.

Para conocer qué huella de carbono deja un producto, se analizan todas las actividades de su ciclo de vida: conseguir las materias primas, fabricación, transporte, uso, y su gestión ya como residuo. Para saber cuál es exactamente la huella de carbono que cada uno dejamos al planeta, las “calculadoras” de huella de carbono se encargan de valorar nuestros hábitos en cuanto a consumo de energía: en el hogar (electrodomésticos,  en el transporte cuánto consume el coche, cuántos kilometros realizamos y en los hábitos de consumo o residuos si consumimos alimentos ecológicos o de producción cercana, envasados, si reciclamos, etc.

Cuanto dióxido de carbono se puede generar

Cada uno de nosotros puede generar hasta 9 toneladas al año. Existe una herramienta que se puede conseguir fácilmente en Internet, la cual tiene en cuenta variables como el modo de transporte, los tiempos de recorrido, el estrato de la vivienda, la cantidad de viajes en avión y si deja o no los cargadores conectados cuando termina de cargar los dispositivos.

Por ejemplo, si una persona tiene un automóvil que usa todos los días para ir al trabajo. El recorrido entre la casa y la oficina tarda 20 minutos, cada año viaja tres veces en avión y su apartamento queda en un barrio de estrato cuatro. Siempre deja conectados los cargadores de su celular y computador. Cada año, la huella de carbono es de 3,5 toneladas.

Mientras que una persona que tiene una bicicleta y se transporta en ella todo el tiempo, tarda media hora entre su casa y la oficina. Por cuestiones de trabajo, cada dos meses tiene que viajar a Bogotá, lo que quiere decir que en el año monta hasta 12 veces en avión. Su casa es estrato cinco, pero siempre desconecta los cargadores cuando termina de cargar sus dispositivos. La huella de carbono es de 2,3 toneladas de CO2 al año.

Cómo disminuirla

Si bien en cierto, como lo señalan los expertos, que los ciudadanos podrían contribuir en mayor medida a reducir el impacto ambiental que deja su diario vivir si los gobiernos locales garantizaran mecanismos efectivos para ello como por ejemplo, la implementación de sistemas integrados de transporte público seguros y eficientes que desestimulen el uso del carro, o rutas de recolección selectiva de los desechos reciclables que realmente funcionen, también se requiere que cada persona empiece a pensar en la manera de reducir y compensar sus propia huella de carbono, esa que puede bajar con comportamientos ambientalmente responsables.

Para eso ya existen iniciativas como aplicaciones gratuitas para el celular o portales web con calculadoras de carbono que ayudan a conocer cuánto emite una persona en su diario vivir; programas que les permiten realizar la siembra de árboles para compensar ese impacto, programas que impulsan el reciclaje de residuos y el uso de alternativas de transporte sostenible como la bicicleta, e incluso, comunidades en diversas regiones del país que están apostando por proyectos productivos más amigables con el medio ambiente, como buenas prácticas agrícolas con las que han dejado de deforestar bosques y se han convertido en guardianes de estos.

Salvar al planeta depende de los seres humanos, disminuir la huella de carbono es el primer paso.
Salvar al planeta depende de los seres humanos, disminuir la huella de carbono es el primer paso.

Además de la calculadora de huella de carbono para conocer con más exactitud cuánto CO2 generamos, reducir el consumo en líneas generales es lo más eficiente para ahorrar emisiones al planeta.

Reducir la adquisición y el uso de productos, reutilizar y reciclar, es la mejor vía para ello. Las famosas 3 erres de la sostenibilidad, son la guía para reducir la huella de carbono.

Empieza con estos sencillos consejos para disminuir tu huella de carbono:

Disminuir el número de vuelos en avión: Si necesitas trasladarte por asuntos de negocios, procura usar otros sistemas de transporte más ecológicos que no impacten en la huella de carbono, tales como trenes. O apóyate en la tecnología para realizar reuniones o conferencias virtuales. Si necesitas orientación con respecto a este tema Te impulsamos.

Si trabajas con transporte, escoger vehículos con mayor rendimiento, que genere menos emisiones. También recuerda hacerle el servicio regularmente.

Optimizar el uso de aires acondicionados o calefacciones en la oficina.

Utilizar menos papel. Procura comunicarte en la mayoría de los casos por vía electrónica.

Utilizar bombillas ahorradoras (eso sí, ten cuidado con su desecho cuando no sirvan, muchas tienen elementos contaminantes)

Inculcar en tus empleados las Tres “R”: Reusar, Reducir y Reciclar.