Jóvenes marchan en todo el mundo para exigir políticas ante cambio climático

Medio Ambiente
Tamaño Letra
  • Font Size
Redacción Internacional, mar (EFE).- Miles de jóvenes estudiantes marcharon en numerosas ciudades de todo el mundo para exigir a los políticos medidas urgentes y eficaces contra el cambioclimático, convocados en el marco del movimiento "Youth for Climate" (Jóvenes por el clima, en español).


Se desarrollaron manifestaciones en unas 1.800 ciudades de un centenar de países en una jornada de huelga y reivindicación bajo el lema "Friday for Future" (Viernes por el futuro).

Se trata de un movimiento puesto en marcha en agosto de 2018 por la joven sueca Greta Thunberg, quien decidió manifestarse frente al Parlamento de su país antes de unos comicios legislativos para exigir acciones contra el cambio climático.

El rostro del movimiento es Greta, que ahora tiene dieciséis años y se puso al frente hoy de la manifestación en Estocolmo.

"Estamos ante una crisis existencial, la más grande que ha afrontado nunca la Humanidad", dijo la adolescente en la céntrica plaza de las Monedas de la capital sueca.

Thunberg sostuvo que los jóvenes no han contribuido a esta crisis, sino que nacieron en este mundo y que "tendrán que vivir con ella toda sus vidas, así como sus hijos y nietos".

"No vamos a aceptarlo. Hacemos huelga porque queremos un futuro y vamos a continuar", afirmó.

Las marchas se reprodujeron en cientos de ciudades, con lemas y consignas variados, pero siempre poniendo énfasis en la necesidad de afrontar los efectos del cambio climático.

"No hay planeta B", coreaban en Lisboa miles de jóvenes, mientras en Lausana (Suiza) los estudiantes dieron gritos como "político, estás condenado, la juventud se ha echado a la calle" y portaron pancartas a favor del decrecimiento de la economía.

En Berlín se oía "Cambien la política, no el clima", en las calles de Viena se coreaba "Mejor un cambio humano que el cambio climático" y en el puente de los Scalzi de Venecia los jóvenes colgaron una enorme pancarta donde se lee: "Estamos aún a tiempo", en alusión a la importancia de actuar rápidamente.

"¡Queremos la vida!", así termina el manifiesto que se leyó en Madrid, frente la Congreso de los Diputados, al final de la marcha que reunió a miles de jóvenes en Madrid

A su vez, los jóvenes eslovenos presentaron al Gobierno una lista de reivindicaciones concretas, como un presupuesto más verde, el cierre de una central termoeléctrica y una disminución del 40 % de las emisiones de gases de combustión en el transporte hasta 2040.

En Nueva Delhi, una de las ciudades con más alto nivel de contaminación del planeta, un joven llamada Raza explicó a Efe: "Estamos aquí para crear conciencia sobre el cambio climático. Dios nos ha dado la oportunidad de disfrutar nuestras vidas en la Tierra, así que es nuestra responsabilidad mantenerla limpia".

"Hoy no hemos ido al colegio, porque el colegio puede esperar, pero el cambio climático no", comentaba una de las promotoras de la protesta en Estambul, Atlas Sarrafoglu, de 11 años.

Las exigencias de avanzar en la lucha contra el cambio climático resonaron hoy también en algunos países de África.

En Nairobi, los manifestantes acudieron al bosque de Karura, uno de los pulmones de la ciudad y el único bosque indígena en el corazón de una ciudad del mundo.

"Nos dimos cuenta de que, aunque Kenia es uno de los países más afectados por el cambio climático, no estaba pasando nada aquí", comentó a Efe Niko Berghmans, un joven de 16 años

En Uganda se convocó a la huelga con un flujo constante en las redes sociales durante todo el día de imágenes y vídeos de alumnos sosteniendo pancartas con lemas como "Vence al plástico, al polietileno, a la contaminación"

En Sudáfrica, la nación más industrializada del continente, los manifestantes reclamaron cambios urgentes en la política energética local ya que, pese a ocupar el puesto número 25 de los Estados con más población del planeta, es el decimocuarto mayor emisor de dióxido de carbono del mundo.

Al movimiento también se unió el continente americano, donde miles de jóvenes chilenos marcharon con pancartas en las que se leía: "No existe un planeta "B"'; "La Tierra no está muriendo, la estamos asesinando" y "Vivimos en la Tierra como si tuviéramos otra a la que ir".

Mientras en Estados Unidos, más de 2.000 estudiantes y activistas se concentraron frente al Capitolio para demandar a los congresistas y a la Casa Blanca que actúen contra el cambio climático.

"Por nuestro aire, por nuestra agua, por nuestro futuro. ¡Debemos actuar ya! El Congreso y la Administración deben tomar partido", exclamó Nadia Nazar, una de las organizadoras de la protesta.

En la capital de Paraguay, con el reto "Desafío de la Basura", los concejales reafirmaron la emergencia ambiental en la ciudad por la acumulación de basura y residuos en las calles.

El grupo Friday For Future en Uruguay confirmó, por su parte, el apoyo a un proyecto de ley contra el plástico de un solo uso y el apoyo a las energías renovables.

Y en Brasil, jóvenes de varias ciudades marcharon para exigir acciones que mitiguen el cambio climático y brinden un mejor futuro para el planeta.

En respuesta, el secretario de la ONU, António Guterres, mostró su respaldo a las movilizaciones y demandó decisiones urgentes para salvar el planeta al reconocer que su "generación ha fracasado a la hora de responder adecuadamente al dramático desafío del cambio climático". EFE

Más Noticias de esta sección

Publicidad