¿Qué es y cómo funciona la energía solar?

El pasado 23 de marzo, el Ministerio de Minas y Energía expidió el Decreto 0570, mediante el cual se establecen los lineamientos para contratar proyectos de generación de energías renovables a largo plazo.

Medio Ambiente
Tamaño Letra
  • Font Size
La necesidad de que  Colombia adopte sistemas renovables para la generación de energía es inminente.


Dicen los expertos que, en cada momento dado, la tierra recibe hasta 10.000 veces más energía solar de la que hace falta para el consumo humano. Esto, además de dar muestras de la potencialidad de ese recurso, responde al cuánto se puede aprovechar la energía solar. El para qué es, por lo general, sabido: para generar electricidad o para otros usos, como la calefacción. Pero, ¿y el cómo? A veces, esta es una cuestión sobre la que se pasa de largo. Por eso, te contamos cuál es el mecanismo que hace posible que el sol que a menudo ilumina a Santa Marta sea utilizado como fuente de energía ya sea para un portátil o cualquier otro dispositivo de una vivienda.

Energía solar

fotovoltaica

Sólo disponible cuando el sol luce (en lo que a la generación se refiere), la energía solar fotovoltaica es la que permite capturarla de la luz del sol para convertirla en electricidad con la intensión de a bastecer las necesidades de cualquier hogar o superficie comercial.

Todo esto es posible gracias a lo que se conoce como efecto fotovoltaico, crucial para la producción de electricidad a partir del sol. Aquí entran en juego varios componentes. El primero, las partículas de las que se compone la luz del sol (fotones) y su impacto sobre los paneles solares, con el que se liberan los electrones.

Es justo ahí cuando entran en juego más componentes esenciales de las placas fotovoltaicas, en concreto los conductores que incorporan que, en la mayoría de los casos, están hechos de silicio. Integrados por lo general por un positivo y un negativo, estos crean un campo eléctrico por el que circulan los electrones una vez activados, de manera que se consigue producir la corriente.

Paneles solares

fotovoltaicos

Obviamente, los paneles son imprescindibles dentro de este mecanismo. El proceso descrito anteriormente se produce, en concreto, en pequeñas porciones del panel, que se divide en multitud de células solares fabricadas en silicio, generalmente, o en otros materiales que también permiten el aprovechamiento de energía, además de favorecer una reducción de los costes.

Así, los paneles sobre los que impacta la luz se forman por multitud de pequeñas células que dan lugar a módulos y, estos, a un panel propiamente dicho. Aunque esto se da por hecho, vale la pena destacarlo: a más paneles, más generación de electricidad. Ahora, calcular bien el número de paneles es una de las claves para cualquier instalación.

Otro paso clave: la

 conversión de la energía

Aunque ya se ha explicado el cómo se genera la electricidad, queda aún un aspecto muy importante por aclarar. La que producen los paneles fotovoltaicos, en corriente continua, tendrá que pasar a corriente alterna para alimentar los distintos equipos y dispositivos del hogar.

Y esto, ¿cómo se logra? Con un elemento que, junto a los paneles, es imprescindible para cualquier instalación de energía solar: el inversor. Su papel en todo esto es tan importante, que son muchos los que se refieren a esta parte del equipo como el ‘cerebro del sistema’.

Así, el inversor lo que hace es convertir la corriente continua en alterna, apta para su aprovechamiento en la vivienda, el comercio o allá donde se instale un kit solar. Esta tecnología también conducirá la energía hacia la red eléctrica o hacia las baterías de almacenamiento (importantes, puesto que la luz del sol no está disponible las 24 horas), entre otras posibles funciones.

El sol es la fuente de energía que muestra un crecimiento más dinámico en todo el mundo. Además, la tendencia no puede sino seguir ampliándose. Por ello, introducirse en este mundo y entenderlo tanto como sea posible es y será determinante para cualquiera que quiera cubrir sus necesidades con energía solar y, así, salirse de la lista de quienes siguen tirando de electricidad generada con fuentes fósiles, con el consecuente impacto sobre el planeta.

Los primeros pasos de Colombia en la Los primeros pasos de Colombia en la utilización de energía renovable

Un estudio realizado por la Universidad Jorge Tadeo Lozano y la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) plantea que en el año 2030 el país debe consumir un 30% de energías limpias o renovables no convencionales y 70% de las fuentes tradicionales (hidroeléctrica y térmica).

Si bien se han comenzado a dar los primeros pasos, el reto no es menor. El pasado 23 de marzo, el Ministerio de Minas y Energía expidió el Decreto 0570, mediante el cual se establecen los lineamientos para contratar proyectos de generación de energías renovables a largo plazo que complementen a los actuales; con lo cual se espera que se comiencen a dar este tipo de iniciativas.

La Upme tiene inscritos 299 proyectos que participarían en la subasta promovida a través del Decreto 0570. de estas iniciativas, 255 corresponden a solar-fotovoltaica; 18 a centrales hidroeléctricas pequeñas; 10 a biomasa; 8 a iniciativas solar-térmicas; 6 a energía eólica; una a geotérmica y otra más a híbrida.