El ahorro, el riesgo de asegurar el futuro

Economía
Tamaño Letra
  • Font Size
La clave para hacer el presupuesto de manera correcta es implementar desde el colegio el valor del dinero y el papel que juega en la vida de las personas.



Para el profesor de planta de Economía de la Universidad del Magdalena, Jaime Morón Cárdenas, la importancia de saber el propósito del ahorro es fundamental en la vida de las personas que no son amantes del riesgo para asegurar el futuro.

Según el economista y administrador de empresas con experiencias en temas del ahorro desde hace más de 12 años, existen definiciones que explican el término: El ahorrar ahora establece una reserva para el futuro, con este se puede prever la autosuficiencia económica para conformar un capital, que por pequeño que sea, cubrirá compromisos futuros, ya sea para estudio, jubilación, entre otros.

“Hay teorías que tienen que ver con la forma en que uno ve la vida, si uno es amante al riesgo , uno no ahorra, porque si uno cree que el futuro lo puede controlar, pues no existe la intención de ahorrar; si uno es adverso al riesgo es todo lo contrario, uno ahorra”, explicó Morón.

La realidad es otra

Asimismo, resaltó que las condiciones para que esta acción llegue a suceder son difíciles. En una investigación que hizo con su grupo de la universidad conocieron que el nivel del ahorro es muy bajo, que de acuerdo al Fondo Nacional del Ahorro, el promedio de colombianos casi que en un 60 por ciento gana hasta dos salarios mínimos y solo el 12 por ciento tiene algún nivel de ahorro formal.

En Santa Marta

La capital del Magdalena por ser una ciudad turística, su economía gira en torno a ella, según Morón, “el sector turístico se convirtió en una fuente de empleo en la ciudad para cientos de samarios, lo triste es ver que en su gran mayoría es informal a nivel empresarial y laboral”

 Aseguró que la mayoría de las personas que más trabajan en ese sector no tiene acceso a primas, vacaciones, pagos de seguridad social y con ingresos tan bajos es muy difícil ahorrar. “Por otra parte tenemos una cultura en la que no le enseñamos a los hijos a ahorrar y eso no tiene que ver ni con la profesión, religión, clases o género; tiene que ver con la forma en que tú veas el futuro. El samario promedio parece ser que es muy amante al riesgo porque no ahorra”

Basado en un

estudio de Maestría

El especialista, de acuerdo a una investigación que hizo en una maestría en Desarrollo Empresarial, en una encuesta realizada hace tres años a las mismas personas que se encontraban haciendo el posgrado, sólo el cinco por ciento contaba con un sistema de ahorro. Morón puso el ejemplo para concluir que el hábito del ahorro no se encuentra ni en las personas que cuentan con una capacidad económica para costearse estudios avanzados.

 Para el hábito

del ahorro

El economista consideró tener en cuenta algunos factores que aportaría a una iniciativa para ahorrar, como: la formalización del empleo que es uno de los temas que se debe trabajar rápidamente para entrar a la economía formal. Y lo otro es generar la conciencia de ahorro e implementar desde los colegios el valor del dinero y el papel que juega en la vida de uno.

 ¿Realmente

lo necesito?

Cuando vaya a comprar algo, ya sea en un supermercado, almacén de cadena o Internet pregúntese si realmente le está haciendo falta el artículo.

El medio cita a Damián di Pace, analista económico y director de la consultora argentina Focus Market, quien asegura que en ocasiones “lo que estaba disponible para el ahorro, lo consume con el deseo”.

"Planificar la compra es el mejor paso para trabajar sobre la reposición hogareña y no sobre la compra impulsiva a la que te lleva el supermercado", afirma Di Pace.

 Evitar los

microcréditos

Es necesario evitar a toda costa adquirir microcréditos que solo lo endeudan. Puede ser una solución a corto plazo a problemas económicos, pero terminará aumentando sus deudas por los costosos intereses acumulados.

“Generalmente los microcréditos tienen una tasa de interés superior al sistema financiero tradicional y como no piden muchas garantías tienen una sobretasa por el riesgo crediticio. Es siempre mejor financiarse con aquello que tenga garantía que puedas pagar”, aconseja el analista Di Pace.

Más Noticias de esta sección

Publicidad