Sigue vigente la lucha en contra de la violencia de género

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Imagen tomada de la ONU.

Informe Especial
Tamaño Letra
  • Font Size
Hoy el mundo se une una vez más solemnizando el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, una fecha que años tras año busca reivindicar las desigualdades a las que el género femenino ha estado sometido durante incontables años.

Por Adriana Cuao Guillen
Redacción EL INFORMADOR
Desde hace 38 años se conmemora anualmente una fecha que recuerda la constante lucha que han asumido las mujeres y algunas organizaciones para acabar con la mayor problemática entre géneros. Es por eso que cada 25 de noviembre es celebrado el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

“Estamos en una sociedad que ha creado estereotipos incorrectos. El Magdalena es uno de los departamentos más desiguales en cuanto al género”
Antecedentes de la fecha
Casualmente, esta fecha fue establecida en el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, realizado en Colombia en 1981, en rememora del asesinato de las hermanas Minerva, María Teresa y Patria Mirabal, en República Dominicana, a manos de la dictadura de Leónidas Trujillo, debido a que dedicaron parte su vida y activismo a encarar las injusticias de un gobierno que desarrolló una de las tiranías más crueles del continente latinoamericano, un ejercicio político sangriento, que se dedicó a la represión y estuvo caracterizado por el culto a la personalidad.


Hermanas Minerva, María Teresa y Patria Mirabal, símbolos de la lucha de la mujer.

Las hermanas Mirabal, o ‘Las Mariposas’ como fueron nombradas por el pueblo dominicano luego de conocer los acontecimientos que llevaron a su ejecución, aparecieron muertas el 25 de noviembre de 1960 dentro de un vehículo al fondo de un barranco. Sus cuerpos mostraban señas de ahorcamiento y apaleamiento, la policía secreta intentó hacerlo parecer un accidente, pero la crueldad del asesinato marcó un hito en la historia del país.
La Asamblea General de las Naciones Unidas, en 1993, aprobó la necesidad de eliminar la violencia en contra de la mujer, tanto física como psicología. Posteriormente, en 1999, la ONU emitió la resolución oficial en la que se estableció el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
Así mismo, la Organización define esta acción como “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer”. Esto causa repercusiones negativas en la víctima desde varios puntos de vista, principalmente en el estado psicológico, sexual y reproductivo.

En la mayoría de los casos de feminicidio, la impunidad alcanza el 80 por ciento, es decir, no hay condenas en contra de nadie.
Violencia de género
Según los registros, alrededor de todo el mundo existe la violencia de género, siendo las víctimas más repetitivas las niñas, las mujeres mayores, las migrantes, las pertenecientes a minorías étnicas, las discapacitadas o las que se identifican con orientaciones distintas a la heterosexualidad. Es por eso que, hoy en día, continúa siendo uno de los mayores inconvenientes para conseguir igualdad y desarrollo en la mayoría de países.


A partir de una resolución de la ONU se conmemora oficialmente el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Cifras de violencia en Colombia y el Magdalena
En Colombia, la situación tampoco es alentadora. En lo que va del 2019, las cifras de homicidios, delitos sexuales, violencia intrafamiliar e interpersonal han aumentado en comparación con el año anterior según un artículo publicado por la revista Semana y, lo más aflictivo, no hay condenas en la mayoría de los casos, la impunidad alcanza el 80 por ciento.
Los reportes señalan que el principal victimario de las mujeres son sus compañeros sentimentales o exparejas, seguidos de familiares cercanos y amistades.
De acuerdo con la base de datos ‘Ni una más’ hecha y publicada por la periodista Silvia Suárez Páez y basada en la publicación Forensis de Medicina Legal, en el 2018 se registraron 76 feminicidios, tres de ellos en departamento del Magdalena, con víctimas de 63, 3 y 9 años, de las cuales dos fueron violadas. Hasta julio del 2019, la cifra de feminicidios aumentó a 159, más de la mitad de las víctimas eran madres quienes fueron atacadas por la misma persona que las asesinó dentro de sus hogares; 10 fueron en territorio magdalenense y seis, en Santa Marta.

En el 2018 se registraron 76 feminicidios, tres de ellos en departamento del Magdalena, con víctimas de 63, 3 y 9 años, de las cuales dos fueron violadas.
“Estamos en una sociedad que ha creado estereotipos incorrectos. El Magdalena es uno de los departamentos más desiguales en cuanto al género, es decir, hay desigualdad en los logros entre hombres y mujeres. Aquí se maneja un núcleo de machismo muy duro, en el hombre los valores femeninos son casi nulos en comparación con los hombres del altiplano, hago referencia a la capacidad de entender que, a pesar de nuestros diferentes roles en la sociedad, somos iguales antes la Ley”, explica Raquel Bonilla Iguarán, creadora de la Fundación Manos Limpias, que busca dar apoyo a las poblaciones más vulnerables.
Una de las principales peticiones de las activistas en contra de la violencia a la mujer en el departamento es la creación de una Secretaría de Atención a la Mujer, a nivel departamental y distrital, que realmente impulse políticas públicas locales, como la educacional, que ayuden en la misión de eliminar, controlar o disminuir este tipo de actos que por tanto tiempo han afectado a la población femenina.


En Colombia son muy pocos los avances realizados para contrarrestar la violencia a la mujer.
“A la mujer se le debe garantizar el acceso a la educación, me esto me refiero a la deserción escolar que se está presentando en las niñas y adolescentes del distrito, además de empleo, a la vivienda, a la tierra y al crédito público”, pero para esto, añadió Bonilla, es necesario que los gobernantes destinen un monto de inversión significativo al despliegue de estrategias que puedan provocar un verdadero impacto positivo en la igualdad de género y el fortalecimiento de la figura de la mujer en la colectividad diaria.

Más Noticias de esta sección

Publicidad