Venciendo los obstáculos

Moisés Lacouture es protagonista de comerciales en Panamá que promueven la inclusión.

Informe Especial
Tamaño Letra
  • Font Size
EL INFORMADOR resalta a tres personas con síndrome de Down, por la manera en que han sorteado las dificultades que trae consigo esta condición.

Moisés Lacouture, todo un modelo

Moisés Lacouture es un niño de siete años que nació con síndrome de Down. De madre samaria, actualmente vive en Panamá, en donde es modelo de diferentes comerciales y campañas de inclusión de ese país.

Su madre, Heidy Lacouture, cuenta que Moisés fue un niño muy soñado.


“Moisés fue un hijo buscado, deseado y, como todos los hijos, él es una bendición. Los días con él son de muchos retos y esfuerzos, pero de mucha satisfacción, en los que logramos todos los objetivos propuestos”, asegura la madre, quien es docente, ya que la condición de su hijo la llevó a estudiar pedagogía para así poder orientarlo.

Moisés Lacouture cursa primer grado. Pese a su corta edad, ya ha logrado leer, escribir, sumar y restar. En Panamá es la imagen de comerciales de empresas reconocidas del sector público y privado y se ha convertido en la cara de la inclusión para las personas con síndrome de Down. Su más reciente trabajo fue con la tienda departamental Madison, que hoy lanza la campaña #TodosSomosEspeciales para conmemorar el Día Mundial del Síndrome de Down.

“El éxito de sacar un niño síndrome de Down adelante, está en que los padres se empoderen y armen un equipo multidisciplinario con los especialistas, que son quienes orientan y ayudan para lograr un desarrollo con éxito”, concluye.



Su condición no le han impedido desempeñarse como profesional.
                      Su condición no le han impedido desempeñarse como profesional.


José Francisco Patiño Mercado, ejemplo de superación

José Francisco Patiño Mercado es un joven de 26 años con síndrome de Down, quien actualmente trabaja en el área administrativa de la Gobernación del Magdalena.

Él es un ejemplo claro de que no hay límites para quienes deseen superarse. Gracias a un curso que hizo en el colegio La Villa Santa Marta, pudo ingresar a trabajar en esta entidad gubernamental, en donde labora desde hace cuatro años.

Dentro de sus tareas laborales, José Patiño gestiona documentos, como circulares entre diferentes oficinas de la entidad.

Orlando  José Pérez Molina es un niño samario con síndrome de Down.
    Orlando José Pérez Molina es un niño samario con síndrome de Down.


Orlando Pérez Molina, venciendo las dificultades

Una historia de admirar es la de Orlando José Pérez Molina y su familia. Al adolescente de 13 años y a sus allegados les ha tocado sortear todo tipo de dificultades. El síndrome de Down le ha causado problemas con su audición, es poco lo que escucha y esto no le permite sostener una conversación, por lo que actualmente no recibe clases.

José Pérez Molina vive en Santa Marta con sus padres y sus tres hermanos. Su madre, Yaneth Molina, cuenta que la noticia de que su hijo padecía esta condición no fue fácil de asimilar, debido a los problemas de salud que esto representaría para el pequeño.

“Fue muy duro, porque yo sabía que ellos siempre vienen con muchos problemas de salud, no fue fácil, pero lo aceptamos y han sido muchas las enseñanzas que nos ha dejado Orlando, entre ellas sobre comprensión y paciencia”, indica Molina. Las dificultades de salud no le han quitado las ganas de seguir jugando.

Cuenta su madre que de las cosas que más le gusta a Orlando José, es colorear y jugar armando fichas, además de ver televisión. Además, últimamente se está interesando por hacer actividades en el computador, como ver videos en Youtube.

El Día Mundial del Síndrome de Down se celebra en marzo por ser el tercer mes del año, para simbolizar la trisomía del cromosoma 21 que da origen a esta condición.
Este año la Organización Mundial de las Naciones Unidas, ONU, celebra esta fecha con el lema ‘Que Nadie se Quede Atrás’, con el mensaje de que las personas con síndrome de Down deben tener la oportunidad de disfrutar de vidas plenas, tanto en igualdad de condiciones con las demás, como en el resto de aspectos de la sociedad.