Cae en 15% sacrificio de reses por carne de contrabando

En cavas, cajas, maletas y bultos, llega la carne de contrabando. Foto: Archivo

Informe Especial
Tamaño Letra
  • Font Size
Cortes de res procedentes de Venezuela llegan a las mesas de los hogares y restaurantes de Santa Marta.
La Asociación de Ganaderos del Magdalena advierte que tres mil kilos ingresan diariamente a la ciudad.

Por: Daniela A. García Gómez
Redacción EL INFORMADOR

En cavas, en cajas y hasta en maletas. Así llegan diariamente a la ciudad kilos y kilos de carne de contrabando procedente de Venezuela, en un proceso que no respeta cadena de frío ni normas de manipulación de alimentos. Pese a esto, el producto termina en las mesas de hogares y restaurantes.

Y es que cada día ingresan a Santa Marta unos tres mil kilos de cortes de res provenientes del vecino país; esto según las estimaciones de la Asociación de Ganaderos del Magdalena.

De acuerdo con las cifras del gremio, mensualmente llegan 90 toneladas del alimento solo a la capital del departamento, lo que se traduce en 810 toneladas en lo que va de año.

Daniel Murcia, presidente de la organización, asegura que los cálculos se realizan con base en la cantidad de producto que dejan de colocar los ganaderos locales, que poco a poco son desplazados por los contrabandistas.

“En el caso de Santa Marta, hay una reducción de 15 por ciento de las ventas. Anteriormente se sacrificaban unas 150 reses al día, pero ahora solo se sacrifican unas 128. Son 22 reses menos las que se están vendiendo debido al ingreso desaforado y sin control de carne venezolana”, advierte.

De acuerdo con Murcia, el producto ilegal se comercializa directamente en el Mercado Público, restaurantes y tiendas a un precio de cinco mil pesos por libra, tres mil pesos por debajo del monto de venta del local, que se encuentra en ocho mil pesos por libra.

“La carne la están metiendo al mercado de frente, en maletas, cavas, cajas, bultos, sin que nadie haga nada; las tiendas y restaurantes ya no les hacen pedidos a los expendedores, sino que les compran directamente a los contrabandistas”, denuncia Murcia.

Carne hallada dentro de equipajes en la vía Riohacha-Santa Marta por parte de la Polfa. Foto: Cortesía Polfa

Decomisos este año

Wilfredo Orejuela, comandante de la Policía Fiscal Aduanera, Polfa, sostiene que en el transcurso de este año se han incautado 5.274 kilos de carne que eran movilizadas en condiciones de insalubridad, sin embargo, aclara que no se puede afirmar que se trate de contrabando.

“Nosotros no podemos determinar cuándo un pedazo de carne proviene de Venezuela o no, lo que hacemos son incautaciones por temas de salubridad. Sabemos que la carne viene de La Guajira, que la traen venezolanos, pero técnicamente es difícil comprobarlo”, afirma.

Orejuela agrega que la mayoría de las incautaciones corresponden al punto de control ubicado en Las Tinajas, en la vía Riohacha-Santa Marta, y a un matadero clandestino que fue desmantelado en Ciénaga.

“Nosotros hacemos mesas operativas con el gremio formal de la carne, con la Asociación de Ganaderos del Magdalena, con la que hacemos un intercambio de información y nos ayuda a la disposición final de la carne incautada”, asegura el uniformado.

Controles “insuficientes”

Murcia, por su parte, cree que los controles son insuficientes. “La Polfa ha decomisado cinco mil kilos de carne, lo que los contrabandistas traen en día y medio a la ciudad”.

El representante del gremio considera que no solo la Policía Fiscal Aduanera debe intensificar sus operativos en el punto de control de Las Tinajas, sino que la Metropolitana tiene que aplicar controles a las personas que movilicen maletas, cajas y cavas con carne sin certificar su procedencia.

“La administración del Mercado Público debe verificar lo que ingresa a la plaza, porque todo eso pasa por sus puertas. La Secretaría de Salud Pública también tiene que hacer  operativos diarios, porque se trata  de un tema de salubridad, estamos hablando de un ganado que viene sin vacunación, es un transmisor de enfermedades tremendo”, alerta el presidente de la organización.

Murcia hace un llamado a la ciudadanía a no asumir riesgos innecesarios por tres mil pesos de diferencia y a adquirir el alimento en sitios certificados.

Fedegán se pronuncia

“Venezuela, por el tema del diferencial cambiario, se ha convertido en un problema, no solo con la carne sino con los animales en pie. Eso fue lo que originó los focos de aftosa que se presentaron en el país y genera dificultades para poder mantener el estatus sanitario”, asegura José Félix Lafaurie, presidente Ejecutivo de la Federación Nacional de Ganaderos, Fedegán.

El representante del gremio agrega: “El diferencial cambiario y la imposición de precios de la carne que hay en Venezuela, hace que los contrabandistas sacrifiquen los animales para traerse la carne”.

Ante la situación, Lafaurie alerta: “Es necesario advertirle a los ciudadanos sobre los riesgos en materia de inocuidad de esa carne, que se trae en condiciones inadecuadas, sin refrigeración y con sustancias que supuestamente la preservan”.

“Las autoridades tienen que estar muy alertas en toda la frontera; los municipios del Magdalena, por su cercanía con La Guajira y el Cesar, son vulnerables”, puntualiza.



El negocio

El gobierno venezolano mantiene regulado el precio de la carne en 90 bolívares soberanos por kilo, lo que equivale a tres mil pesos según el tipo de cambio de referencia en la frontera. 

El control de precios vigente en Venezuela hace que sea más rentable vender el producto de contrabando en Colombia, donde se pueden obtener 10 mil pesos por kilo –cinco mil por libra-.


Mientras el precio de la carne nacional se ubica en ocho mil pesos por libra, la venezolana la venden en cinco mil por libra. Foto: Edgar Fuentes


Así llega a Santa Marta la carne de contrabando procedente de Venezuela

Más Noticias de esta sección

Publicidad