Comerciantes del Mercado siguen luchando por levantarse

El voraz incendio que inició a la 1:00 de la madrugada del 20 de septiembre de 2016, mantuvo en vilo a los comerciantes de las calles 11 y 12 con carreras 8 y 9 del Mercado Público de Santa Marta. La emergencia consumió en su totalidad cuatro locales comerciales.

Informe Especial
Tamaño Letra
  • Font Size
Los afectados por las llamas, quienes perdieron todo el esfuerzo de sus vidas, aseguran que la administración distrital los dejó solos. Han pasado 729 días y, hasta el momento, no les han cumplido con los compromisos que les hicieron.

A base de fuerza de voluntad y endeudamiento de sus propietarios, los locales comerciales Cacharrería La 11, Salsamentaria Chalos, Remates El Hueco, Bodegas Súper Rey y La Estrella de la Moda, los más afectados por el incendio registrado hace dos años en el Mercado Público, hoy están en pie y prestando sus servicios a la comunidad samaria.

Estos 729 días no han sido nada fáciles para estos comerciantes, por la grave situación económica que les ha tocado afrontar, sobre todo porque aseguran que no han recibido apoyo de ningún tipo.

Las llamas del incendio de mayor proporción en los últimos 25 años en Santa Marta, que los dejó prácticamente con una mano adelante y la otra detrás, no han sido impedimento para seguir ‘voleando’ y buscar de cualquier forma que todo vuelva a la normalidad.

Para estas personas, quienes toda su vida se han dedicado al comercio en la capital del Magdalena, les ha tocado como al ‘Ave Fénix’, resurgir de entre las cenizas, las mismas que las dejaron prácticamente en la quiebra.

Dialogar con estos comerciantes sobre el tema es traer a sus recuerdos la tragedia que vivieron por varios días, en los que veían como las llamas acababan con el trabajo de toda su vida, y en el que tenían la esperanza de poder darle a sus hijos un buen futuro.

Jorge Bedoya y Marta Giraldo, dueños del almacén Cacharrería La 11, por ejemplo, han podido sortear la tragedia y salir adelante con base en su esfuerzo, y obviamente, el endeudamiento con los bancos.

“Decimos que fue una tragedia, pero hemos estado desde esa madrugada con la bendición de Dios que nos ha permitido poco a poco salir adelante, y seguimos contando con la clientela de Santa Marta”, dijo Giraldo.

Entre tanto, Bedoya manifestó que las pérdidas en ese entonces fueron de cinco mil millones de pesos aproximadamente, y que pese a esto, nunca dejaron de luchar para recuperarse.

Gobierno distrital no les ha cumplido

En medio del diálogo sostenido con EL INFORMADOR, Jorge Bedoya, quien junto a su mujer, este 25 de octubre llega a 28 años de ejercer como comerciantes en esta parte del país, aseguró que hasta el momento el gobierno distrital no les ha cumplido con los compromisos que se hicieron en su momento, y que, por el contrario, los dejó solos.“Nosotros hemos estado en conversaciones, pero no nos han cumplido. Por ahí se tocó el tema en el Concejo Distrital, que al parecer aprobó la exoneración del impuesto predial, pero de los otros compromisos nada que se manifiestan”, señaló el comerciante.

Sector sigue sin hidrantes

Uno de los compromisos asumidos por la administración distrital fue trabajar en la ubicación de varios hidrantes en el Mercado Público, principalmente en el sector de la tragedia, pero hoy se puede evidenciar que aun estos equipos no existen.
“Lo lamentable de esto es que el comercio en esta parte de Santa Marta está completamente desprotegido de presentarse un incendio así sea de menos proporciones que el ocurrido hace dos años, porque tras que no hay hidrantes, mucho menos hay agua”, señaló un vendedor de la calle 11.

Se desconocen las causas del incendio

Al igual que el Cuerpo de Bomberos de Santa Marta, los mismos comerciantes afectados, a dos años de la tragedia que vivieron, aseguraron que aún desconocen las causas del hecho que los dejó en la calle.“Solo al momento de las llamas se dijo, pero nada oficial, que la conflagración pudo haberse generado por un corto circuito, pero nadie confirmó esa situación”, dijo Jorge Bedoya.

Por su parte, José Manuel Chahín, comandante del Cuerpo de Bomberos de Santa Marta, señaló que por la gravedad de la situación, se hizo imposible determinar las causas, ya que todo quedó reducido a escombros.

Mercado no está preparado para otro incendio

Para nadie es un secreto que el sector del Mercado Público de Santa Marta no está preparado para afrontar una emergencia de similares características a la ocurrida el 20 de septiembre de 2016, ya que la crisis de agua que enfrenta la ciudad es parecida o peor a la que se evidenció para esa fecha.

“Ojalá que Dios nos proteja y no permita que vivamos otro hecho igual, porque la verdad es que esto no está preparado para afrontarlo, y de aquí a que lleguen las ayudas de otras ciudades, las pérdidas serán incalculables”, manifestó Ricardo Laguna, comerciante de carnes del sector.

Más Noticias de esta sección

Publicidad