Unidos y sin rencores

Teniendo como marco la Plaza de Bolívar y ante el presidente del Congreso, senador Ernesto Macías, Duque tomó juramento como nuevo Presidente de Colombia. Foto Presidencia.

Informe Especial
Tamaño Letra
  • Font Size

En su primer discurso como primer mandatario, Duque aseguró que llega a la Presidencia "una nueva generación, motivada por el servicio y no por el ejercicio vanidoso del poder".

Además, afirmó que esta "generación" está llamada a "gobernar libre de odios, de revanchas, de mezquindades".

Asimismo, dijo que quería superar la polarización del país y superar las divisiones entre izquierda y derecha, las cuales estuvieron muy presentes en esta campaña presidencial.

"Quiero gobernar a Colombia con valores y principios inquebrantables, superando las divisiones de izquierda y derecha, superando con el diálogo popular los sentimientos hirsutos que invitan a la fractura social", declaró Duque.

"Quiero gobernar a Colombia con el espíritu de construir, nunca de destruir", enfatizó.

El presidente Duque aprovechó este tema para referirse al Bicentenario de la Independencia de Colombia, pues el 7 de agosto de 2019 se cumplen 200 años de la Batalla de Boyacá, y dar un mensaje en torno a la unión.

"Este será el gobierno del Bicentenario y todos construiremos la Colombia del Bicentenario, para lo cual más allá de las celebraciones tradicionales debemos hacer reflexiones profundas sobre nuestro pasado y nuestro futuro", dijo.

También se refirió a la Patria Boba, ese periodo en la historia de Colombia posterior al 20 de julio de 1810, cuando las divisiones dentro de la Nueva Granada fueron aprovechadas por los españoles para la reconquista.

En este punto, Duque rechazó los radicalismos: "El pasado también nos enseña que los dogmatismos pueden llevarnos a grandes fracasos".

"El amanecer independentista fue opacado por la Patria Boba, y durante varias décadas de la República las guerras entre hermanos que dejaron dolor y muerte, y las rencillas de la pequeña política trajeron consigo inestabilidad institucional y retrasos en el proceso de desarrollo", añadió.

Asimismo, indicó que su gobierno dialogará con los ciudadanos en las regiones de forma permanente, "buscando opciones para atender sus necesidades".

Y reiteró su voluntad de superar las divisiones: "No reconozco enemigos, no tengo contendores políticos. Mi único deseo es gobernar para todos y con todos los colombianos".

De otro lado, en su balance sobre el gobierno de Juan Manuel Santos, Duque mencionó a los líderes sociales asesinados.

 "Recibimos un país convulsionado. Más de 300 líderes sociales han sido asesinados en los últimos dos años, los cultivos ilícitos se han expandido exponencialmente en los últimos años, bandas criminales aumentan su capacidad de daño en varias regiones del país", indicó el presidente.

Asimismo, aseguró que "se han hecho promesas y compromisos con organizaciones sociales", pero que no se ha asegurado el financiamiento para estos compromisos.

El expresidente Uribe fue varias veces ovacionado durante la ceremonia de posesión.
El expresidente Uribe fue varias veces ovacionado durante la ceremonia de posesión.



Una ceremonia marcada por el clima

Bogotá, (EFE).- El abogado Iván Duque asumió como presidente de Colombia para el periodo 2018-2022 en una tarde borrascosa que interrumpió por momentos el acto celebrado en la Plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá, adornado con una muestra del folclor nacional.

Pasadas las tres de la tarde se dio inicio a la investidura, una ceremonia sin precedentes por su diversidad y colorido, bajo un cielo gris que amenazó a lo largo de la ceremonia con dejar caer un aguacero.

Después de jurar que cumplirá la Constitución y las leyes de Colombia, el nuevo jefe de Estado tomó el juramento a la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, primera mujer en ocupar ese cargo en el país.

Los cerca de 4.000 asistentes fueron ubicados en 32 bloques de sillas, cada uno de ellos identificado con los nombres de los departamentos colombianos.

Entre ellos estaban los presidentes de México, Enrique Peña Nieto; Chile, Sebastián Piñera; Ecuador, Lenín Moreno, y Panamá, Juan Carlos Varela.

También los de Argentina, Mauricio Macri; Bolivia, Evo Morales; República Dominicana, Danilo Medina; Costa Rica, Carlos Alvarado; Guatemala, Jimmy Morales, y Honduras, Juan Orlando Hernández.

Otros invitados fueron los exgobernantes Alan García (Perú) y Ricardo Lagos (Chile); el expresidente del Gobierno español Felipe González; y la vicepresidenta y el canciller de Paraguay, Alicia Pucheta de Correa y Eladio Loizaga, respectivamente, así como miembros de organismos internacionales.

España estuvo representada por la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor; el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo de Laiglesia, y también asistió el presidente del Partido Popular, Pablo Casado.

A las 17.00 hora local (22.00 GMT) y después de pronunciar su primer discurso presidencial, Duque recibió honores de las Fuerzas Armadas mientras aviones militares hacían una revista aérea y algunos invitados le deseaban "suerte en su mandato". EFE.


La emoción en los rostros del nuevo Presidente y de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, al tomar esta última posesión.
La emoción en los rostros del nuevo Presidente y de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, al tomar esta última posesión.



Ya está instalado en la Casa de Nariño

El presidente de Colombia, Iván Duque, se despidió del ahora exmandatario Juan Manuel Santos y se instaló en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo, su nueva residencia.

Duque llegó caminando a la Casa de Nariño desde la Plaza de Bolívar, donde se realizó el acto de investidura, y allí fue recibido por su esposa, María Juliana Ruiz, y sus hijos Luciana, Eloísa y Matías.

Junto con su familia y escoltado por la cúpula militar, Duque atravesó la Plaza de Armas y llegó a la puerta del palacio presidencial, donde lo esperaba Santos junto a su esposa, María Clemencia Rodríguez; su hijo menor, Esteban Santos, y su hija, María Antonia Santos.

En el encuentro Duque saludó a cada uno de los integrantes de la familia Santos y lo propio hizo el expresidente con María Juliana y sus tres hijos, para posteriormente posar para la foto oficial.

Después de esto, Santos abandonó la Casa de Nariño, espacio en el que residió y gobernó Colombia durante dos periodos consecutivos que empezaron el 7 de agosto de 2010.EFE.

Duque caminó desde el Palacio de San Carlos, sede de la Cancillería, en dirección a la Plaza de Bolívar en compañía de su esposa, María Juliana Ruiz, y sus pequeños hijos Luciana, Eloísa y Matías.
Duque caminó desde el Palacio de San Carlos, sede de la Cancillería, en dirección a la Plaza de Bolívar en compañía de su esposa, María Juliana Ruiz, y sus pequeños hijos Luciana, Eloísa y Matías.

Más Noticias de esta sección

Publicidad