Pese a críticas, Santos firmará el decreto de la ‘Línea negra’

Informe Especial
Tamaño Letra
  • Font Size

Con el objetivo de ampliar los espacios sagrados de las comunidades indígenas en la costa Caribe, el Presidente de la República aseguró que firmará el decreto el próximo lunes.

 

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, en el marco de la delimitación de los páramos El Duende y Cerro Plateado, ubicados en Chocó y Cauca, aseguró que pese a las críticas que se han levantado sobre el decreto de la ‘Línea negra’, éste va ser firmado el próximo lunes pues -dijo- no piensa anteponer intereses particulares frente a la protección ambiental y cultural de la Sierra Nevada de Santa Marta.

“Hay intereses muy concretos que están en contra de este tipo de decisiones, pero las decisiones hay que tomarlas y la protección del medio ambiente me parece mucho más importante que defender unos derechos particulares, por eso voy a firmar el decreto de la ‘Línea negra’ el lunes”, dijo Santos.

El mandatario aseguró que el objetivo principal del decreto, no es otro que garantizar el acceso de las comunidades indígenas a los sitios sagrados, para que puedan realizar sus pagamentos y prácticas religiosas, y agregó que, contrario a lo que algunos dicen, este documento genera seguridad jurídica a través de la identificación de los sitios sagrados.

“Se ha difundido todo tipo de rumores sobre sus implicaciones y por eso quisiera hacer algunas precisiones. No es una imposición de culto o religión, como han venido diciendo, no vulnera ni desconoce, de ninguna forma, la propiedad privada, tampoco vulnera los derechos adquiridos de terceros y de comunidades étnicas, que pueden estar en conflicto una con otra. Todo lo contrario, lo que hace es garantizar su protección y busca armonizar todo con los derechos de las comunidades indígenas”, señaló el Presidente.

Seguimiento y protección

La llamada ‘Línea negra’ establece la obligación para los propietarios de los terrenos donde se encuentran los sitios considerados ancestrales, de conservar y proteger los mismos, en garantía del principio ecológico de la propiedad privada que está consagrado en la Constitución Política.

Santos aseguró que el decreto crea una instancia de seguimiento y protección al territorio de la Línea negra, conformada por el Gobierno Nacional; los gobernadores del Cesar, Magdalena y La Guajira; las corporaciones autónomas regionales, Cars; y la Procuraduría como garante.

Según el mandatario, el texto no modifica la consulta previa y los pueblos Arhuaco, Kogui, Wiwa, y Kankuamos, no se convierten en autoridades ambientales, como se ha rumorado, sino que se protegen 350 sitios sagrados pertenecientes a estas comunidades, que sumados no superan el mismo número de hectáreas, teniendo en cuenta que la Sierra Nevada de Santa Marta tiene 1.700.000 hectáreas.

La polémica

Pese a que el presidente Santos asegura que el texto no modifica la consulta previa y los pueblos Arhuaco, Kogui, Wiwa, y Kankuamos, no se convierten en autoridades ambientales, como se ha rumorado, sino que se protegen 350 sitios sagrados pertenecientes a estas comunidades, el proyecto ha generado polémica. 

Los gobernadores del Magdalena, Cesar y La Guajira reportan sobre la supuesta afectación que tendría esta redefinición geográfica en algunos proyectos a cargo de las entidades territoriales y sobre la propiedad privada. 

Según el ministro del Interior, Guillermo Rivera, el Gobierno ha recibido “observaciones por parte de los gremios y de las autoridades territoriales”, que se han tenido en cuenta. 

Más Noticias de esta sección

Publicidad