“El problema no es el decreto del Presidente, es la jurisprudencia de la Corte”: ‘Jota’ Vives

La propia ampliación de la pista del Aeropuerto Simón Bolívar con el nuevo decreto debe ser sometida a consulta previa con las comunidades indígenas ya que el sitio donde se erige la terminal es uno de los 348 puntos sagrados.

Informe Especial
Tamaño Letra
  • Font Size
El tema de la ampliación de los puntos sagrados reconocidos dentro del perímetro de la Línea Negra toma fuerza, las opiniones que tienen una visión diferente al decreto  a punto de ser firmado por el Presidente Santos vienen exponiendo ante el país los perjuicios  que a corto y mediano plazo puede verse implicado el desarrollo de la región alrededor de la Sierra Nevada, en especial Santa Marta.

Por Mario Ibarra Monroy
Redacción EL INFORMADOR

Aunque el saliente Presidente de la República, Juan Manuel Santos no ha firmado el decreto que redefine los puntos sagrados de las cuatro comunidades indígenas que habitan la Sierra Nevada de Santa Marta, aumentando a 348 sitios de 54 que habían sido designados desde 1995, persisten las voces de preocupación entre los gremios locales por el futuro que pueda deparar esta decisión.

Ante ello, el ex magistrado y dirigente samario Joaquín José Vives Pérez tiene  su posición frente al asunto en cuestión. El abogado hizo una detallada exposición durante un encuentro con jueces y magistrados del país, organizado por la Agencia Nacional de Hidrocarburos, Fonade y el Ministerio del Interior, tratando el de manera general el tema de la consulta previa con comunidades étnicas, en el que se trajo a colación la “Línea Negra”,  los efectos y las consecuencias.

“No existía un concepto como tal en la jurisprudencia del Consejo ni de la Corte Constitucional con base en la línea, que  terminó confundiendo los conceptos de territorio colectivo, territorio ancestral  territorio sagrado y lo que generó confusiones en el Ministerio del Interior”, afirmó el jurista samario.

“Esto además obedece a una estrategia clara, inoculada de los indígenas de recuperar su territorio y cómo de por medio está también la compresión de lo sagrado de ellos que no equivale a lo nuestro”.

“El presidente Santos tiene un compromiso con las comunidades indígenas de acelerar sus peticiones por arriba de lo que piense el resto la sociedad, naturalmente hacerlo a su salida es una manera de no permitir reacción y debate”.

El presidente en una declaración de prensa dijo que las críticas correspondían a que no se ha leído el decreto y que muchas de las cosas que se dicen alrededor del decreto no son verdad, pero al parecer es él quien no lo ha entendido porque el decreto no se entiende de forma aislada sino se conecta con: 1) la evolución del concepto de Línea Negra y 2) con evolución jurisprudencial sobre el concepto de Línea Negra y de  territorio que ha tenido la jurisprudencia de la corte Constitucional, 3) las actuaciones que viene haciendo la dirección de consulta previa del ministerio.

La corte Constitucional ha dicho que todo el territorio ancestral es sagrado y que el convenio 169 del 89 de la OIT aprobado por ley 21 del 91 en Colombia en concepto de la corte exige que toda intervención sobre sitio sagrado requiere una consulta previa y si el territorio ancestral es sagrado todo lo que ocurre ahí va a requerir consulta previa.

El ex magistrado Joaquín Vives Prieto es uno de los que más ha estudiado el tema desde sus orígenes legales en 1973.
El ex magistrado Joaquín Vives Pérez es uno de los que más ha estudiado el tema desde sus orígenes legales en 1973.

Un poco de historia

La línea negra más que un territorio, es un criterio de delimitación del mismo. Para los indígenas de la Sierra Nevada, el dios Serankua  quien creó el mundo, creó la tierra y los puso a ellos con la responsabilidad de cuidarla y conservarla. Ellos son  la autoridad de conservación conforme a su ley de origen; el territorio que se les entregó para cuidar  está delimitado por un punto inicialmente llamado místico y ahora sagrado, ahí comienza el problema, alrededor de la Sierra Nevada que proyectados en una línea imaginaria, genera un perímetro, que por cierto, incluye la ciudad de Santa Marta, Valledupar y Riohacha.

Los indígenas van a los cultos a hacer pagamento a los dioses y a través de esos rituales fluye una energía que te conecta con el pico Bolívar y el flujo de esa energía es fundamental para mantener el equilibrio del universo. “Es su visión y hay que respetarla”.  

En 1973 con la finalidad de garantizar a los Indígenas el acceso de sus puntos se identificaron 17 puntos donde se dice a los propietarios de esos lugares no pueden obstruir que los mamos vayan a ser pagamentos, pero tampoco se puede afectar el derecho a propiedad privada, para entonces no existía el tema de consulta previa.

En 1995 el presidente Samper les hace una ampliación de esos puntos. Hasta ese momento el presidente Samper resaltó que la razón de esto es solamente proveer una forma de articulación intercultural para garantizarles una relación intercultural, entre las concepciones, pero aún en la resolución 837 hoy vigente, no se habla de que sean sagrados, se hablan de flujo de fuerza pero la palabra Sagrada va a complicar la situación más adelante.

El Presidente Santos se comprometió a que antes de su mandato firmaría el decreto de ampliación de los puntos sagrados para las comunidades de la Sierra.
El Presidente Santos se comprometió a que antes de su mandato firmaría el decreto de ampliación de los puntos sagrados para las comunidades de la Sierra.

Detrás de eso subyace la idea de que esos puntos místicos de prácticas mágico-religiosas como la llamó en su momento la resolución.

La expresión de lo sagrado ocurre entonces en 1995 cuando pasan de 17 a 54, donde a través de convenio se dice que siempre que se tomen medidas legislativas o administrativas que tenga afectación directa sobre la comunidad indígena tiene que ser previamente consultada con ella.

El tema se complica totalmente una sentencia de tutela en el año 2014 la  849 de 2014 que se discute en este caso la explotación de una cantera a los alrededores de Valledupar. El Ministerio del interior certificó que el área no era territorio indígena, no había asentamiento indígena que no tenían prácticas religiosas; que no había presencia de comunidades indígenas.

Basados en esa sentencia la Corte termina diciendo que el territorio indígena no es el territorio de los reguardo, el territorio indígena es un territorio ancestral y esto no se limita ni a los sitios sagrados reconocidos en la resolución, sino que la protección donde todo ese territorio se extiende a toda el área comprendida dentro de esa línea negra a tal punto que la Corte ordena suspender la actividad de esa explotación en la cantera, ordenando  que hagan una consulta previa de la comunidad por el sólo hecho de que esa explotación minera está dentro del área de la Línea Negra.

Los pueblos indígenas terminan concluyendo que toda el área que está dentro de la línea negra es territorio sagrado, porque todo lo ancestral es sagrado y por lo tanto, dice la Corte,  advierte al Ministerio del interior para que en adelante tenga presente que toda explotación de recursos naturales dentro del área comprendida en la Línea Negra, tenga que  ser consultada.

El problema no es el decreto del Presidente de la República, el problema es la jurisprudencia de la Corte en la interpretación, jurisprudencia que de hecho viene haciéndole al Ministerio. Mientras eso no esté solucionado va  a generar un problema”. El problema no es el decreto del Presidente de la República, el problema es la jurisprudencia de la Corte en la interpretación, jurisprudencia que de hecho viene haciéndole al Ministerio. Mientras eso no esté solucionado va  a generar un problema”.Jota Vives

Un caso para estudiar

Es tan delicado el tema que hasta para poder realizar la ampliación de la pista del Aeropuerto Simón Bolívar  y así  recibir vuelos internacionales, se establece que hay tres puntos sagrados, y para hacer la ampliación es necesario hacer la consulta previa.

Para nuestros ‘hermanos mayores’ la línea negra más que un territorio, es un criterio del mismo y que compartimos
Para nuestros ‘hermanos mayores’ la línea negra más que un territorio, es un criterio del mismo y que compartimos

Más Noticias de esta sección

Publicidad