Ciento once años de anécdotas

Juana Aritama muestra su cédula de identidad.

Informe Especial
Tamaño Letra
  • Font Size
Juana Aritama, nacida el 24 de junio de 1907, es la samaria más anciana de la que se tenga conocimiento en la ciudad. Ella forma parte del selecto grupo de 13 personas que superan los 100 años en el país.

‘Doña Juana’, como la llaman en su natal corregimiento de Gaira, celebra hoy su centésimo décimo primer cumpleaños junto a sus hijos, nietos y biznietos, y está ansiosa por probar el pudín.

Por: Daniela A. García G.
Redacción EL INFORMADOR
Fotos: Richard Holguín

Cada una de las arrugas de su rostro forma parte de una historia única, una que hoy suma 111 años. Son tantos ya los lunares y pecas en su piel, que probablemente se acerquen al número de su edad.

Sus ojos siguen mirando con curiosidad todo lo que la rodea y su memoria, a pesar del siglo de recuerdos que alberga, se mantiene en perfecto estado.

Juana Aritama, nacida el 24 de junio de 1907, no solo es la gairera más longeva, también es la persona con mayor edad de la que se tenga conocimiento en Santa Marta y forma parte del selecto grupo de 13 personas que superan los 110 años en el país, según los últimos datos que en 2017 publicó el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, Dane.

Los años no le han quitado la emoción. Esperó con gozo la visita de un equipo de EL INFORMADOR en la víspera de su centésimo décimo primer cumpleaños, sentada en un mecedor en la terraza pintada de crema y salmón de su casa, ubicada en la calle 23 del corregimiento de Gaira, donde todo el mundo la conoce como ‘Doña Juana’. Allí, sin proponérselo, hizo alarde de su memoria.

Lució un vestido azul cielo, sus encrespados cabellos blancos y grisáceos peinados y sujetos con ganchos, uñas pintadas de violeta con la francesa y par de anillos de plata en su dedo anular derecho. Así demostró que no hay edad para perder la vanidad.

Lo primero que contó fue que tuvo seis hijos, de los cuales dos ya fallecieron. -En ese momento interrumpió su  relato para posar para la cámara de EL INFORMADOR, pues no quería salir mal en la foto-. Continuó diciendo que sus descendientes le regalaron 40 nietos, 90 biznietos y dos tataranietos.

Recuerdos de otra época

‘Doña Juana’ ha vivido toda su vida en el corregimiento de Gaira. Allí conoció a  José Rosario Fuentes, el hombre con quien se casó y que ya falleció.

“Yo no me casé tan joven. Cuando me casé tuve mis madrinas de matrimonio y todo, pero ya todas se han muerto. Mi esposo también murió hace años”, comentó Aritama.

Entre los recuerdos que atesora están las Fiestas de San Agatón –una celebración pagana en la que al santo lo sacan en procesión, lo bailan y hasta lo bañan con ron y en maicena- con las que arrancaba el Carnaval.

Entre risas contó que junto a su madre se iba a los carnavales de Gaira, en los que todo era jolgorio y diversión. “En esas fiestas había de todo, nos íbamos a bailar en un lugar que se llamaba ‘Los laureles del paraíso’”.

Parte de su juventud y adultez se dedicó a la preparación de comidas en un restaurante en El Rodadero, hasta donde se iba caminando porque “antes no había carros”. Entre sus especialidades estaban las sopas, la carne asada y los pescados.

“Antes no había televisión ni nada de eso. Uno se entretenía era trabajando. Yo trabajaba en un sitio de comidas en El Rodadero, hacía sopas, carne asada, pescados. Cuando me veían me decían: ‘Allá viene doña Juana a asar los plátanos amarillos’”.

Más fuerte que el tiempo

Parece que en ‘Doña Juana’ el tiempo pasara más lento. Recuerda detalles de su juventud, aún camina –aunque con ayuda- y habla. Es su audición lo único que le falla.

Aritama es católica. Cada día le agradece a Dios su existencia y le encomienda a su familia a San Jacinto de Polonia y la Virgen del Rosario, los patrones de Gaira.

No ingiere medicamentos. Hace cuatro años tuvo una obstrucción intestinal que ameritaba cirugía, pero por su edad ningún médico se atrevía a intervenirla. Cuando por fin un galeno aceptó la operación, la anciana entró y salió del quirófano como si nada. Desde entonces vive su vida como de costumbre, sentada en un mecedor en la terraza, respondiendo a los saludos de todo el que pasa frente a su casa.

Aun a su edad, cada 29 de julio, el día de Santa Marta, asiste a la misa de la Catedral.

-       ¿Alguna vez llegó a pensar que viviría tanto tiempo?

-       Sí. (risas)

-       ¿Siempre ha vivido en Gaira?

-       Sí, mi casa estaba allá abajo, por la iglesia, que antes era más pequeñita.

-       ¿Cómo se siente  de salud?

-       Yo me siento bien. El médico me pregunta qué me gusta comer y yo le digo que como de todo: carne, pescado, pollo, pasta. (risas)

‘Doña Juana’ incluso come dulces, por lo que espera con ansias probar el pudín de hoy.

0,005%  de la población mundial tiene 100 años o más, de acuerdo con un estudio del Fondo de Población de las Naciones Unidas, UNFPA.

Personas más ancianas del mundoPersonas más ancianas del mundo


Nº  Nombre Sexo Nacimiento Edad País 
1   Chyo Miyako Mujer 2 de mayo de 1901 117 años Japón
2   Giuseppina Projetto Mujer 30 de mayo de 1902 116 años Italia
3   Kane Tanaka Mujer 2 de enero de 1903 115 años Japón
4   María Robucci Mujer 20 de marzo de 1903 115 años Italia
5   Shimoe Akiyama Mujer 19 de mayo de 1903 115 años Japón

‘Doña Juana’, junto a dos de sus hijas, Olga, de 85 años, y Rosario Fuentes, de 56.
‘Doña Juana’, junto a dos de sus hijas, Olga, de 85 años, y Rosario Fuentes, de 56.
Juana Aritama asegura que nació el 24 de junio de 1907 y que la Registraduría erró en la fecha de su cédula, que indica que fue en el año 1908.
Juana Aritama asegura que nació el 24 de junio de 1907 y que la Registraduría erró en la fecha de su cédula, que indica que fue en el año 1908.
Previous Next Play Pause

.be">
.be