Un asesino con cadena perpetua, muere, revive y ahora pide ser liberado

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
Esta historia parece ser el guión de una extraña película de drama y suspenso.

Esta es la historia de Benjamin Schreiber quien fue condenado a cadena perpetua, y ‘murió’ en 2015 mientras cumplía la condena. Los médicos lograron resucitarlo. Ahora alega que al ‘morir’ ya cumplió su condena.

Los jueces no aceptan su apelación. Pues morir por un breve periodo de tiempo no equivale a cumplir una condena y salir de la cárcel, según la jueza Amanda Potterfield. El Tribunal de Apelaciones de Iowa ha dictaminado que el hombre de 66 años permanecerá en prisión hasta que un médico forense determine que el hombre esté muerto para siempre.

Su oscuro pasado

Schreiber lleva en prisión 23 años, desde que acusado de matar a John Dale Terry, de 39 años, cuyo cuerpo fue hallado golpeado cerca de un remolque abandonado en Iowa.

La fiscalía determinó que Schreiber que para 1996, tenía 43 años, había conspirado con la novia de Terry antes de que matarlo a golpes. Por su parte, un jurado lo encontró culpable de asesinato en primer grado, y en 1997, fue sentenciado a cadena perpetua sin libertad condicional.
Años después Schreiber contrajo una grave intoxicación séptica. Había desarrollado cálculo renales tan grandes que «le hacían orinar internamente», según registros de la corte.

Su ‘muerte’

El 30 de marzo de 2015, cayó inconsciente y fue llevado a urgencias, donde los médicos lo resucitaron administrándole epinefrina mediante una inyección intravenosa.

En abril de 2018 solicitó que se le liberara pues ya había pagado su condena cuando su corazón se detuvo, por lo que estaba preso ilegalmente.
Un juez de la corte ha dicho que el argumento de Schreiber es «poco convicente y sin mérito».

Más Noticias de esta sección

Publicidad