Nueva masacre en México deja dudas sobre respeto a DD HH de militares

El choque armado que dejó 14 presuntos sicarios y un militar muertos en hechos ocurridos en estado de Guerrero, México.

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
La Fiscalía General emitió un informe donde daba recuento del arsenal incautado a estos presuntos sicarios como decenas de armas largas, granadas y miles de cartuchos.

México (EFE).- Una nueva masacre en menos de 48 horas, esta vez en un choque armado que dejó 14 presuntos sicarios y un militar muertos en Guerrero, refleja el control del crimen organizado en ciertas regiones de México y pone en duda el actuar de las fuerzas de seguridad.

México se tiñó de nuevo de sangre con un cruento choque armado en Tepochica, una comunidad del sureño estado de Guerrero vecina de la ciudad de Iguala, trágicamente recordada por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en septiembre de 2014.

Los militares atendían una llamada de emergencia y cuando se dirigían al lugar los civiles armados lanzaron la agresión, la cual los soldados respondieron.

Cuestionado en la conferencia matutina desde el Palacio Nacional, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que los militares repelieron un ataque.

"Le disparan a un cabo que va adelante con ametralladora, el que va encabezando el convoy, y lo hieren, él es el que al final pierde la vida; y él con la ametralladora, todavía herido, dispara y le quita la vida a los agresores", apuntó el mandatario.

No obstante, pronto surgieron dudas sobre el actuar de las fuerzas de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en un país donde en varias ocasiones se ha cuestionado el respeto de los derechos humanos de las fuerzas de seguridad.

Entre varios casos, sobresale el de Tlatlaya, donde militares ejecutaron a 15 de los 22 muertos hallados en el suelo de la bodega el 30 de junio de 2014, según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, CNDH.

Dio la fatídica casualidad que el lunes otra matanza tuvo lugar en el oriental estado de Michoacán, cuando 13 policías estatales fueron asesinados en el municipio de Aguililla, en la región de Tierra Caliente.
"Tiene toda la lectura de una revancha. Y es preocupante porque estamos hablando que entonces no hay disciplina en las fuerzas federales", dijo este miércoles a Efe el experto en seguridad y profesor de la Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey Juan Carlos Montero.

Cuestionado en la conferencia matutina desde el Palacio Nacional, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que los militares repelieron un ataque.

Más Noticias de esta sección

Publicidad