Los héroes que se están muriendo

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size

Hoy hace 19 años  los bomberos que atendieron la tragedia de las Torres Gemelas  solo querían apagar el fuego y rescatar sobrevivientes. Cuando acudieron a la emergencia se enfrentaron a una densa humareda y a un tóxico polvo que les trajo fatales consecuencias.

Nueva York. Más de 200 bomberos que participaron de los rescates del 11 de setiembre han fallecido. La llamada "enfermedad del World Trade Center" no es una sola. Se trata, en realidad, de una serie de males que vienen matando a aquellos hombres que arriesgaron su vida para controlar el fuego y salvar personas.

Aquel 11 de setiembre del 2001, los bomberos solo querían apagar las llamas y rescatar a los sobrevivientes del atentado terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York. Cuando acudieron a la emergencia se enfrentaron a una densa humareda. Pero eso no era todo, una inmensa corriente de polvo cubría el lugar y se dispersaba por las calles de la periferia.

Quizás el cuidar su propia vida era lo último en lo que pensaba cada bombero. De todas formas, nunca imaginaron las consecuencias en su salud que tendrían que afrontar en algún momento.

Con el paso del tiempo los daños se fueron manifestando. Algunos de manera inmediata.

El cáncer, sobre todo de pulmón, es una de las enfermedades que muchos de estos bomberos del 11S  padecen. También presentan problemas y trastornos respiratorios, digestivos, alteraciones mentales, entre otro males.

La gran cantidad de diagnósticos hizo que Estados Unidos creara en 2011 el World Trade Center Health Program (Programa de Salud del World Trade Center). En 2018 ya contaba con 90 mil inscritos. Hay un porcentaje considerable de bomberos.

Riesgo cardiovascular en bomberos

Una reciente investigación también relaciona a los bomberos del 11 de setiembre con problemas cardiovasculares. Esta sería otra consecuencia de la exposición a los polvos y al humo.

El estudio fue publicado recientemente en la revista médica JAMA Network Open. Esta investigación indica que los bomberos han estado en riesgo de contraer una enfermedad cardiovascular hasta 16 años después del atentado.

David Prezant, jefe oficial médico del Departamento de Bomberos de la ciudad de Nueva York y autor principal del nuevo estudio, dijo a CNN que los que tuvieron mayor exposición en la mañana del 11 de setiembre, son lo que presentaron un riesgo mayor a contraer un mal del corazón.

El medio indicó que este estudio analizó datos de 9.796 bomberos varones en Nueva York, lo cuales participaron de labores en el World Trade Center en las dos semanas posteriores al 11 de septiembre de 2001.

Sin embargo, David Prezant indicó que esta investigación ha tenido sus limitaciones y sería oportuno ampliarla.

“Para llevar este estudio al siguiente nivel, tendríamos que compararlo con una cohorte de bomberos no expuestos y luego con una cohorte de la población general que no son bomberos”, dijo.

Siguen falleciendo

Richard Driscoll, de 73 años, fue el bombero número 200 en fallecer por las secuelas de las labores de rescate del 11S. Este anuncio fue realizado en julio por el Departamento de Bomberos de Nueva York.

"Es casi incomprensible que, después de haber perdido a 343 miembros el 11 de septiembre, ahora hayan muerto más de 200 efectivos por la enfermedad del World Trade Center", dijo el Comisario del Departamento de Bomberos, Daniel Nigro, a EFE.

No solo se trata de cifras de muertes, también de enfermos que se encuentran sufriendo. Cáncer, enfermedades digestivas y trastornos mentales forman parte de la larga lista de diagnósticos. El atentado a las Torres Gemelas continúa causando temor y muerte a pesar de estar cada vez más lejos de aquel 11 de setiembre del 2001.

Más Noticias de esta sección

Publicidad