La sonda china Chang'e revela misterios del suelo del lado oculto de la Luna

Chang'e 4, bautizada con el nombre de la diosa china de la Luna, aterrizó en su cara oculta el pasado 3 de enero en el cráter Von Karman de la cuenca Aitken

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
Las características del manto lunar, su composición, estructura y estratificación "siguen siendo inciertas y mal documentadas.

Madrid (EFE).- La sonda china Chang'e 4 fue la primera en aterrizar en la cara oculta de la Luna, donde ha recopilado evidencias del mayor cráter del Sistema Solar, lo que arroja luz sobre cómo pudo haber evolucionado el satélite terrestre, según un estudio que publica este miércoles Nature.

Chang'e 4, bautizada con el nombre de la diosa china de la Luna, aterrizó en su cara oculta el pasado 3 de enero en el cráter Von Karman de la cuenca Aitken, en el polo sur del satélite.
En los años setenta surgió la teoría de que un océano de magma cubrió la superficie lunar durante su infancia y a medida que se fue enfriando los minerales más ligeros flotaron en la superficie, mientras los pesados se hundieron.

Entender la composición del manto lunar es "fundamental para probar si alguna vez existió un océano de magma" y ayudar a profundizar en el conocimiento de la evolución térmica y magmática del satélite, indicó en un comunicado el autor principal del estudio y profesor de la Academia China de Ciencia, Li Chunlai.

Además, conocer la evolución de la Luna puede abrir una ventana hacia la evolución de la Tierra y otros planetas rocosos, porque su superficie -dijo- "está relativamente intacta en comparación con la superficie temprana de la Tierra".

Las características del manto lunar, su composición, estructura y estratificación "siguen siendo inciertas y mal documentadas", recuerda en un artículo que acompaña al estudio Patrick Pinet, del Instituto francés de Investigación de Astrofísica y Planetología.

El estudio presenta las observaciones iniciales realizadas por el vehículo lunar Yutu-2 con su espectómetro de infrarojo cercano, hechas en tramos planos de la cuenca de Atkin y en cráteres de impacto más pequeños pero profundos.