Alan García frente al caso Odebrecht: sus frases más sonadas

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
Lima,(EFE).- El expresidente peruano Alan García (1985-1990 y 2006-2011), quien se disparó con un arma de fuego en la cabeza este miércoles cuando iba a ser detenido por el caso Odebrecht, dejó en dos años sobre este tema numerosas frases para la posteridad.


García negó las imputaciones que lo relacionaban con un presunto lavado de activos y cohecho en la adjudicación de la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima a la constructora brasileña, en el marco de los sobornos que la empresa pagó en una docena de países de Latinoamérica.

"Demuéstrenlo pues, imbéciles". Con este tono altanero García se dirigió a los periodistas que revelaron la manera en que el expresidente cobró 100.000 dólares por una conferencia en Brasil en 2012. El dinero venía aparentemente de la cuenta oculta de Odebrecht con la que acostumbraba a pagar los sobornos.

"Otros se venden, yo no". Es el mantra que García repitió una y otra vez desde que estalló el caso Odebrecht. Lo dijo cada vez que se conocían nuevos indicios que afectaban a sus adversarios políticos e incluso cuando detuvieron a funcionarios de segunda línea de su último mandato presidencial.

"No es un castigo estar en mi patria". Desde noviembre de 2018 García tenía una orden judicial de impedimento de salida del país por 18 meses, lo que aseguró que aceptaba de buena forma. Al día siguiente acudió a la embajada de Uruguay en Lima para solicitar asilo diplomático, el mismo que el Gobierno uruguayo no le concedió.

"Ni una cuenta ni un soborno". Hasta el día de su muerte, García se vanaglorió en varias ocasiones de que los fiscales no pudieron hallarle ni una cuenta bancaria ni ningún soborno a su nombre, aunque los indicios apuntaban a ello, como los 5 millones de dólares que se hallaron en cuentas de su secretario cuando era presidente, Luis Nava.EFE

Más Noticias de esta sección

Publicidad