Theresa May busca difícil consenso sobre el Brexit

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size

La primera ministra Theresa May prosiguió ayer los contactos con los líderes de la oposición británica en busca de un consenso sobre el Brexit, una tarea complicada a poco más de dos meses de la fecha prevista para la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

La dirigente conservadora había empezado a recibir a los líderes de los otros partidos el pasado miércoles por la noche, tras el fracaso de la moción de censura presentada por los laboristas en su contra.

Sin embargo el líder laborista, Jeremy Corbyn, se negó a reunirse con ella hasta que descarte claramente la temida posibilidad de un Brexit sin acuerdo, de catastróficas consecuencias.

“Señora primera ministra, renuncie [a la salida sin acuerdo] y negocie seriamente la manera de contemplar el futuro”, dijo Corbyn en un discurso ante sus militantes en la ciudad de Hastings, en el sureste de Inglaterra, pidiéndole a May que abandone sus “líneas rojas”.

Asegurar que de ningún modo habrá un Brexit sin acuerdo es una “condición imposible”, le respondió después en una carta la jefa del gobierno, abriendo la vía para un nuevo enfrentamiento.  

Tras dos años y medio intentando unificar, sin éxito, a su propio partido entorno a su proyecto de Brexit, May asegura estar trabajando ahora con “espíritu constructivo” y pidió a sus oponentes que hagan lo mismo.

Gobierno dividido

 May tiene hasta el próximo lunes para proponer un plan B, que debería votarse en el parlamento el 29 de enero. La tarea se presenta tan ardua que la primera ministra anuló su asistencia al foro económico de Davos, que comienza el lunes.

Según el diario The Times, la ministra de relaciones con el Parlamento, Andrea Leadsom, y otros euroescépticos siguen queriendo que el llamado ‘backstop’–un mecanismo ideado para evitar la reinstauración de una frontera dura en la isla de Irlanda– sea limitado en el tiempo.
También piden que el plan B incluya la promesa de negociar un acuerdo de libre comercio, siguiendo el modelo de Canadá. 

A pesar de que el gobierno británico aborda las conversaciones con la oposición con un espíritu “muy abierto”, sigue estando decidido en su objetivo de llevar a cabo una política comercial independiente tras el Brexit, dijo el presidente del partido conservador, Brandon Lewis.

“Esto significa que no podemos quedarnos en la actual unión aduanera”, declaró a la BBC. Por su parte, más de 170 personalidades del mundo económico reclaman un nuevo referéndum sobre el Brexit.

“Ahora la prioridad es evitar salir de la UE sin acuerdo. Para hacerlo, el único medio posible es pedir a los ciudadanos si todavía quieren abandonar la UE”, escribieron en una carta publicada por The Times.

Sin embargo, según Lewis, el gobierno no cree que un nuevo referéndum sea la mejor solución. Hasta ahora May lo descarta porque considera que no sería democrático. 

Zona de los archivos adjuntos

Publicidad