Antonio Copete, el sabio colombiano que difunde las bondades de la ciencia

Antonio Copete Villa.

Departamento
Tamaño Letra
  • Font Size
Sus habilidades en las matemáticas y la física lo han llevado a pisar algunas de instituciones más prestigiosas del mundo. Ahora, este astrofísico con sangre magdalenense recorre Colombia enseñando a jóvenes y adultos la importancia de la ciencia y de creer en los ideales propios.

Por Adriana Cuao Guillen
Redacción EL INFORMADOR

El pasado lunes nueve de septiembre, el municipio de Guamal, Magdalena, recibió a uno de los hombres más brillantes del país: Antonio Copete Villa, quien, siguiendo los objetivos trazados por la Misión de Sabios, emprendió su camino alrededor de 18 departamentos del país impartiendo sus conocimientos a estudiantes, docentes y comunidad en general con la conferencia ‘Ciencia, tecnología e innovación para todos’.

Nació en Bogotá el 6 de agosto de 1678, es hijo de Antonio Copete, oriundo de Tadó, Chocó y de Gina Villa, nacida en Guamal; ambos se encontraron en la capital colombiana luego de trasladarse allí buscando mejores oportunidades.

Copete Villa ha dedicado su vida adulta a la astrofísica. En la década de los noventa, siendo un adolescente, fue conocido en Colombia como ‘el joven dorado’ por su excelente desempeño en el área de las matemáticas y la física, participando en olimpiadas mundiales de las que siempre regresaba con algún conocimiento.

Con una meta bien trazada y aunando todos sus esfuerzos, logró ser merecedor de una beca de estudios otorgada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts, MIT por sus siglas en inglés, uno de los más reconocidos en el mundo por sus aportes a la ciencia y la tecnología. Posteriormente siguió ascendiendo en su carrera cuando entró a estudiar su maestría en la Universidad de Harvard, también becado.

Su principal área de investigación es la Astrofísica de Altas Tecnologías y es gracias a ella que pudo vincularse a la misión Swift Gamma-Ray de la Nasa, en la cual trabaja haciendo observaciones con el telescopio BAT.

Incursión en la astrofísica

Según cuenta Copete, su incursión en el mundo de la astrofísica fue un proceso paulatino. “Siempre tuve una inclinación mayor por las matemáticas y las ciencias en general. Cuando hice mi pregrado en el MIT, mis temas de investigación fueron sobre física nuclear, una vez entré a la maestría en la Universidad de Harvard, trabajé en el grupo de física de partículas, en el de física atómica y luego pasé a la astrofísica”, explicó en conversación con EL INFORMADOR, agregando que no sólo quedó cautivado por el contenido de esta área de estudios sino también por el equipo de trabajo que encontró en la institución.

Misión Swift con la Nasa

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, más conocida como la Nasa por sus siglas en inglés, maneja proyectos multidisciplinarios ejecutados entre varias instituciones, en el caso de Swift, la agencia se encarga de la parte operativa, del lanzamiento y de integrar los instrumentos en el satélite; la parte científica es desarrollada por un programa que convoca a investigadores de instituciones en todo Estados Unidos para ser parte del equipo de la misión.

“Junto con el grupo de investigación al que pertenezco en Harvard, nos presentamos para hacer parte de la misión. Mi vinculación siempre ha sido con la universidad de Harvard, por medio de la cual hemos estado asociados a Swift y a varias otras misiones de la Nasa”, manifiesta Antonio Copete.

Misión de Sabios

La Misión de Sabios es una iniciativa convocada por el Gobierno Nacional por segunda vez, luego de 25 años. La primera fue ejecutada en 1993 bajo la presidencia de César Gaviria y contó la participación de personajes destacados como Gabriel García Márquez, Rodolfo Llinás, Ángela Restrepo, entre otros. Es así como Antonio Copete ha recorrido numerosos territorios del país divulgando la importancia y las ventajas de la ciencia.

“Uno de los temas en los que he escogido concentrar mi trabajo es la regionalización y equidad, de alguna forma examinar todas estas periferias y buscar esas estrategias que nos ayuden a integran esas zonas al sistema. Con la Misión de Sabios, la meta es visitar 18 departamento de Colombia, hasta el momento he visitado 17 y el recibimiento ha sido excelente”, manifiesta el astrofísico. “Quedé muy conmovido en Guamal, que es el municipio en el que nació mi mamá y al que está muy vinculada mi familia. Para mí no es cualquier sitio, está muy ligado a mi identidad, a lo que soy, a la forma en la que pienso”, agregó.

Según Antonio, aunque constantemente sea percibida por los jóvenes la idea del conformismo, la idea es ir más allá, asumir retos y enfrentar la vida conforme se vaya presentando. Es cuestión de aprovechar con responsabilidad las herramientas proporcionadas.

A través de EL INFORMADOR envía un mensaje alentador a las juventudes colombianas:

“Cuando uno es capaz de cambiar la mentalidad, las cosas se van dando. Harvard no es único lugar donde una puede ser feliz, la Nasa no es único lugar donde uno puede ser feliz, MIT tampoco. Hay muchos caminos que pueden llevar a la felicidad y la excelencia debe ser buscada de la forma en la que la entienda cada persona”, manifiesta con convicción; “también es muy importante que si creen tener el talento, la disciplina y el compromiso para aspirar a hacer parte de instituciones de talla mundial como las mencionadas, que le pongan el esfuerzo para hacerlo porque definitivamente es posible”. 

“Hay muchos caminos que pueden llevar a la felicidad y la excelencia debe ser buscada de la forma en la que la entienda cada persona”.

A través de la Misión de Sabios, Antonio Copete tiene el objetivo de visitar 18 departamentos de Colombia con la conferencia ‘Ciencia, tecnología e innovación para todos’.

“Quedé muy conmovido en Guamal. Para mí no es cualquier sitio, está muy ligado a mi identidad, a lo que soy, a la forma en la que pienso”.