Mortandad de peces afectaría la supervivencia de otras especies

Una tonelada de lisas murieron, según información suministrada por el Dadsa y Corpamag, por falta de oxígeno a causa del fenómeno de El Niño.

Departamento
Tamaño Letra
  • Font Size

La muerte de miles de peces, ocurrida en los últimos días, generaría un desastre en cadena, porque reduce la posibilidad de alimentación de otros predadores de la región.

Por: Wendy López Picón
Redacción EL INFORMADOR
Fotos: Edgar Fuentes

La muerte masiva de peces que se ha registrado en estas últimas semanas  en diferentes zonas del Magdalena, prende las alarmas de biólogos y ambientalistas.

Las lisas que han muerto, de acuerdo con los especialistas, son especies claves para la cadena alimenticia, pues de ellas depende la supervivencia de otros animales; al morir estas, las otras especies que las consumen entran en riesgo.

EL INFORMADOR dialogó con el biólogo especialista en peces, Francisco Correa Polo, quien habló sobre la importancia de estas especies y las posibles consecuencias de su mortandad.  “A medida que esos peces mueren lo que hay es un desastre en cadena, porque se reduce luego la alimentación de otros predadores. Muy seguramente estos casos seguirán y veremos a futuro mortandad de pelicanos, que también vienen sincronizados con la migración de estos peces”.

El biólogo explica que las lisas (Mugil incilis) nacen cerca de una zona de turgencia al frente del Parque Tayrona. Los adultos salen de la Ciénaga a mar abierto a poner los huevos al fondo del mar por su pesado tamaño, allí se encuevan hasta que nacen y van buscando la costa.

Implicaciones

Las especies claves son de las que depende el sistema y a veces pasan desapercibidas, porque son las que imprimen la energía; las lisas son similares a los bocachicos, que migran en grandes cantidades y otros predadores van detrás de ellos. Por eso, asegura el biólogo, que coincide la migración de las pequeñas lisas con la entrada de la abundancia de peces como el bonito y la cachorreta, que se vienen evidenciando en la ciudad, porque vienen todos esos predadores a consumir esos animalitos.

Todos los años para esta temporada se ve una gran mortandad de peces porque es el comienzo del ciclo de migración de estos; pero lo que también se ve después es que hay otra mortandad de individuos que dependen de ellas.

“Los pelicanos jóvenes vienen desde el sur de Norteamérica a crecer acá, pero cuando esas migraciones sufren esas mortandades no surten la necesidad de todas esas aves y lo que sucede después es mortandad de aves marinas, especialmente pelicanos, porque ellas no comen durante su vuelo y ya llegan aquí con la reserva de grasa y esperan es encontrarse en sintonía con esa migración”, explica Correa.

Razones

Correa afirma que son muchas las razones las que han desencadeno la muerte de estas especies en la última semana, unas de ellas son la pérdida del caudal de los ríos, que ocasiona que ellas no puedan entrar y se generen obturaciones en las desembocadura de los ríos; el relleno de las zonas manglarinas; la construcción en la desembocadura de los ríos que hace que limite la migración de estos peces que necesitan ese intercambio de condiciones salinas a medianamente salinas para poder crecer.

“Todo eso influye en aumentar la mortalidad y por ende hacen que haya un desastre en sucesión, porque es como quitar el primer eslabón que sostiene la cadena”, argumenta.

El destino final de estos peces que empiezan su migración en esta época del año es la Ciénaga Grande de Santa Marta, que en estos momentos se encuentra altamente salinizada por la reducción de los caudales de los ríos que la alimentan. Correa asegura que las próximas mortandades van a ocurrir hacia donde ellas terminan su migración que es este complejo lagunar.

Pese a que es consecutivo que todos los años para esta época se presente esta migración y cantidad de peces mueran por diferentes condiciones ambientales o que ha generado el hombre, las autoridades ambientales del Magdalena no han podido disminuir este desastre con medidas preventivas y las especies siguen muriendo año tras año.

El proceso de recolección de los peces muertos se hizo efectivo por cuenta del Dadsa en conjunto con Essmar e Interaseo. El material fue enviado al relleno sanitario de Palangana.

Más Noticias de esta sección

Publicidad