Fedepalma y Cenipalma inauguran Campo Experimental en Magdalena

Campo Experimental Palmar de la Sierra, ubicado en la Zona Bananera.

Departamento
Tamaño Letra
  • Font Size
El Campo Experimental Palmar de la Sierra se enfocará primordialmente en la agronomía del cultivo, con énfasis en el manejo eficiente del agua, dado el limitado acceso de este recurso en el departamento del Magdalena.

La apuesta tecnológica, científica y de innovación de Fedepalma con el sector palmero se ratificó con la inauguración del Campo Experimental Palmar en la Zona Bananera, en el cual Fedepalma y Cenipalma invirtieron más de 16 mil millones, y las inversiones proyectadas en el mediano plazo exceden otros 13 mil millones, reveló Jens Mesa Dishington, presidente ejecutivo de Fedepalma.

“El Campo Experimental Palmar de la Sierra, ubicado en la Sierra Nevada, Magdalena, fue concebido con el propósito de fortalecer las capacidades del gremio para desarrollar sus procesos de investigación y de extensión, a la luz de los retos de productividad y sanidad del cultivo de la palma de aceite en la zona Norte del país y se constituye en un hito para la gremialidad palmera colombiana, expresó Mesa Dishington.

Los palmicultores de la zona norte del país, específicamente en el Magdalena los municipios de El Retén, Fundación y Aracataca, se han visto perjudicados por el nivel freático, los suelos poseen una capa impermeable importante, ocasionando que cuando llueva o haya malas aplicaciones de riego quede el agua estancada en los cultivos de palma y es el momento ideal para que la enfermedad del PC (Pudrición del Cogollo) afecte los cultivos, por consiguiente el manejo del agua será la primordial investigación de esto centro experimental.

“En esta región, uno de los factores que más incide en la producción es el limitado acceso al recurso hídrico, por lo cual este campo se enfocará primordialmente en la agronomía del cultivo, con énfasis en el manejo eficiente del agua”, puntualizó el dirigente gremial.

Siembras experimentales

A su turno, Alexandre Cooman, director general de Cenipalma expuso que, en total, este campo cuenta con 410 hectáreas, de las cuales en la actualidad hay cerca de 100 hectáreas sembradas con cultivares comerciales de Elaeis guineensis, híbridos OXG y materiales de cruzamientos Angola por tester.

Indicó que estas siembras sirven como espacio para realizar distintos experimentos orientados a analizar requerimientos hídricos, tecnologías de riego, plagas y enfermedades, y otros aspectos relacionados con el mejoramiento de la productividad del cultivo de palma de aceite.

Módulo de oficinas

Por otra parte, el campo experimental cuenta con un módulo de oficinas, que alberga también el Centro de Información y Documentación – CID Palmero y otros espacios de reunión, que servirán para recibir a los palmicultores y demás visitantes interesados en conocer al sector palmero, siendo uno de los principales propósitos que este campo juegue un papel clave en la divulgación y transferencia de tecnologías.

El líder gremial dijo que Fedepalma siempre ha tenido clara la importancia de la investigación y la innovación, como base para un desarrollo sostenible y rentable de la palmicultura. “Este interés se materializó con la creación de nuestro Centro de Investigación en Palma de Aceite, Cenipalma, en 1991, el cual se ha venido fortaleciendo con el concurso de los palmicultores”.

Fue así como Fedepalma, de la mano de Cenipalma, diseñó un plan para desarrollar la infraestructura regional que soportara en gran medida las actividades de investigación y extensión del Centro, pero que también se convirtiera en un punto de encuentro para los palmicultores de cada región.

“En la actualidad se cuenta ya con el Campo Experimental Palmar de La Vizcaína, localizado en la Zona Central; con El Palmar de La Sierra, que hoy nos acoge aquí en la Zona Norte palmera; estamos muy cerca de poder presentarles el Campo Experimental Palmar de Las Corocoras, en la Zona Oriental; y seguimos avanzando en el desarrollo de un campo en el Municipio de Tumaco, con la finca La Providencia, en la Zona Suroccidental. La consolidación de estos campos ha sido una de las maneras más contundentes de invertir los ahorros de la Federación, en función de sus afiliados y del sector en general”, subrayó el vocero gremial.

Continuó diciendo: “esto es consecuente con la convicción que tenemos en la Federación, de que si queremos ser un sector de vanguardia, en Colombia y en el ámbito mundial, debemos invertir recursos significativos en ciencia, tecnología e innovación. En el caso la palmicultura colombiana, podemos decir orgullosamente que como sector hemos invertido casi 1,5 % del ingreso generado, por más de dos décadas. En solo recursos del Fondo de Fomento Palmero, entre 1994 y 2018 se han destinado algo más de $350 mil millones, que además nos han servido para apalancar otras fuentes de financiamiento de carácter público y de cooperación internacional.”

Finalmente, el dirigente gremial destacó la importancia que ha tenido Cenipalma en su rol de generador de soluciones tecnológicas para la palmicultura, dado que “Cenipalma se ha constituido en uno de los activos estratégicos más relevantes para nuestro sector, que se traduce en una sola palabra: confianza para la agroindustria de la palma de aceite colombiana.”

Más Noticias de esta sección

Publicidad