Ministerio de Turismo

Distrito
Tamaño Letra
  • Font Size

Por honrosa designación del presidente Belisario Betancourt dirigí la desaparecida Corporación Nacional de Turismo, CNT.

Alfredo Riascos Noguera
Exdirector de la Corporación
Nacional del Turismo



No solo se subestimaba al turismo como factor de desarrollo y progreso, sino también la administración y políticas para el sector, se confundían con el folclor  y coincidió con la época de Pablo Escobar, auge del narcotráfico que nos afectó y dificultó la promoción de Colombia en el exterior. Los visitantes no superaban las mínimas expectativas de ingresos.

A pesar de las circunstancias adversas, asumimos el reto de administrar el turismo. Los logros de nuestra gestión no hubieran sido posible sin el concurso, decisión y apoyo de eficientes funcionarios de la CNT que me acompañaron.

La situación; narcotráfico, fortalecimiento de las guerrillas y delincuencia común, nos obligó a iniciar acciones  y  estrategias  para  promover el turismo nacional.

Con la participación de una empresa publicitaria iniciamos la campaña ‘Quédate en Colombia esta vez’, recogida en su esencia 30 años después, por la de ‘Yo voy’, lanzada durante la versión número 38 de  Anato, gremio que congrega a las agencias de viajes.

A través de esa campaña publicitaria promovimos el país: costa Pacífica y Atlántica, llanos orientales, selva amazónica, Chocó, región andina y los destinos tradicionales, incluyendo los ritmos musicales de cada región, cumbia, salsa, bambuco, vallenato, entre otros.

No solo logramos incrementar el turismo doméstico, sino despertar a muchas regiones para que valoraran sus atractivos naturales.

No obstante, el bajo perfil de la CNT, ejercía funciones cuasi-ministeriales, recaudaba el 5% de impuesto de turismo, incentivaba al sector a través de créditos, bonos turísticos, inversiones directas, capacitaba el recurso humano para profesionalizar la prestación de los servicios turísticos.

Participamos en proyectos exitosos: hotel Cartagena Hilton, Melia de Pereira, Isleño y Acuario  en San Andrés, hotel Santa Mar y su Centro de Convenciones, hotel y Centro de Convenciones de Paipa, entre otros establecimientos.

Obrábamos como superintendencia ejerciendo funciones de control y vigilancia, regulábamos y controlábamos la prestación de los servicios, hotelería, agencias de viajes, gastronomía, guías y transporte turístico y otros,

Contábamos con oficinas en Nueva York, Fráncfort, Francia y Caracas y proporcionábamos material promocional a sedes diplomáticas y aeropuertos del país y apoyamos la recién creada Policía de Turismo. La importancia del turismo lo confirman los resultados y  estadísticas que pretendo resumir:

Es uno de los sectores que más contribuye en la generación de empleo y al Producto Interno Bruto, PIB, a través de su cadena productiva: líneas aéreas, hoteles, campings, transporte terrestre, fluvial, restaurantes, cruceros, termalismo y más.

La industria de viajes y turismo, en 2016 confirmó su gran potencial al continuar incrementando el ingreso de divisas y ubicarse por segundo año consecutivo como el segundo en la economía nacional, al alcanzar 5.688 millones de dólares, la cifra más alta en la exportación de servicios en la historia de Colombia, después del petróleo.  En 2018 6.629 millones de dólares en la cuenta de viajes y transporte de pasajeros, 14,29% superior al 2017.

De acuerdo con el Centro de Información Turística, Citur, la actividad representa  el 3,85% del PIB. La cadena indirecta del turismo en la economía nacional, podríamos afirmar que su impacto llega al 5%, del PIB. El turismo genera a nivel mundial  1 de cada 12 empleos. En Colombia más de 2 millones de personas vinculadas al sector.

La hotelería una de las más dinámicas en  la economía colombiana en los últimos 15 años, origino  inversiones cercanas a 6.5 billones de pesos, entre capital extranjero y nacional para 52.212  habitaciones nuevas y 27.486 ampliadas.

Los prestadores de servicios turísticos crecieron en 292%, al pasar de 6.940 a 27.206 millones en 2017.

Colombia es uno de los países más ricos en diversidad biológica; segunda, en mega-diversidad después de Brasil; primera, en aves con 1.932 especies; segunda en plantas con 45.000 especies, lo que equivale al 20% de flora vegetal del planeta; tercera, en reptiles con 524 especies (8%) del planeta; quinta, en mamíferos, 471 especies.

Actualmente, lo ambiental prevalece sobre cualquier actividad económica, por más lucrativa que sea. Es el turismo y su desarrollo donde debemos concentrarnos, sin duda, Colombia será el destino más importante de Sur América. Las tendencias se inclinan hacia el equilibrio ecológico, sostenibilidad y energías limpias, carros híbridos, paneles solares y energías eólicas. Las campañas agresivas contra el uso de los  plásticos y derivados del petróleo disminuirán su demanda.

Países como México, Venezuela, Argentina, Costa Rica, Chile, Perú, Brasil, Paraguay, Uruguay y República Dominicana cuentan en su parte estructural y organización ejecutiva con un Ministerio de Turismo, por qué, se nos priva de contar con una institución con asiento en el Consejo de Ministros y Conpes, donde convergen todos los sectores de la economía, se fijan políticas y decide el destino del país, ojalá con las mismas funciones y alcance de la antigua Corporación Nacional de Turismo.

El Plan Nacional de Desarrollo, incluye al sector como “turismo el propósito que nos une” y en su “Plan Sectorial de Turismo 2018-2022” establece seis líneas estratégicas: “(1) generación de condiciones institucionales para el impulso del sector…(2)…fortalecimiento de la oferta turística, (3) atracción de inversión, infraestructura y conectividad…(4) innovación y desarrollo empresarial…(5) fortalecimiento del capital humano para competitividad…(6) promoción de un turismo transformador, incluyente y con equidad”.

Al igual que el recién creado Ministerio del Deporte, el de Turismo no ocasionará gastos adicionales y no tendrá objeciones de carácter presupuestal, ni jurídicas.

El sector del turismo merece desde hace muchos años ser elevado a la categoría de ministerio, he pretendido aportar  suficientes argumentos que ameritan y justifican su creación.

Además celebro que el presidente Iván Duque en su reciente intervención en ‘Construyendo país’ se haya referido al turismo dentro de su Plan de Desarrollo, pero nos falta su  apoyo decidido, Congreso, Gremios, Autoridades locales y prestadores de servicios turísticos  para hacer realidad la creación de un Ministerio de Turismo que verdaderamente el país necesita.