Andenes de clínicas convertidos en parqueaderos y mercados

Negocios informales y motocicletas obstaculizan el paso, haciendo que los transeúntes caminen por la calle.

Distrito
Tamaño Letra
  • Font Size

Los conductores siguen incumpliendo con las normas de tránsito a la hora de parquear.

El andén es una  área requerida para la circulación peatonal, es un bien de uso público destinado a cubrir las necesidades de transito de las personas que no se movilizan en ningún vehículo. Sin embargo, en Santa Marta parece que algunos no tienen clara cuál es la finalidad de la acera, esto a juzgar por la utilización que hacen de la misma.

Y es que en la capital del Magdalena los andenes son utilizados por vendedores informales para comercializar sus productos, y por conductores de vehículos como parqueaderos, sobre todo si estos están junto a alguna clínica o centro de salud. 

Ante la invasión de los andenes, los peatones no tienen más remedio que bajarse hasta los carriles de calles y avenidas para poder transitar, arriesgándose a sufrir algún accidente.

El problema crece cada vez más

Los andenes de la avenida Santa Rita (calle 22), exactamente en la entrada de la clínica Cehoca, son un ejemplo no solo de cómo estos son usados como parqueadero ambulante, sino también de como son los sitios preferidos de vendedores informales.

En parqueadores y ventas informales se han convertido los andenes en los alrededores de las clínicas.
En parqueadores y ventas informales se han convertido los andenes en los alrededores de las clínicas.

Esto supone un doble problema: uno para el peatón, que debe buscar por donde caminar; y otro para los conductores de ambulancias, que tienen que hacer peripecias a la hora de ingresar o sacar a algún paciente.

A la hora de ingresar o salir de la clínica, el enfermo junto con su acompañante tiene que buscar la formar de llegar hasta la calle, ya que el acceso de salida se encuentra bloqueado por los vendedores y algunas veces por motocicletas.

Este escenario se repite en todas las clínicas y centros de salud de la capital del Magdalena.

Según el Código de Policía, en  el artículo 140, “ocupar el espacio público, en violación de las normas vigentes, promover o facilitar el uso u ocupación del espacio público en violación de las normas y jurisprudencia constitucional vigente, entre otros comportamientos” tiene una multa.

De acuerdo a la tipología de la multa, los sorprendidos invadiendo el espacio público podrán ser sancionados con una multa que va desde los $98 mil 360 pesos, hasta los $786 mil 880 pesos.

Más Noticias de esta sección

Publicidad