Los niños de la noche

Distrito
Tamaño Letra
  • Font Size
Este triste panorama se viene ofreciendo en las principales avenidas de Santa Marta. Al anochecer, entradas las 6:30 pm, migrantes venezolanas sacan a sus hijos y al amparo de la noche, piden ayuda a los conductores de los vehículos.

La situación es alarmante ya que los niños, en su mayoría criaturas de meses y hasta 4 años, son sometidos al penoso estado de mendicidad, en medio del peligroso tránsito de los vehículos cuyos conductores se dirigen presurosos a sus casas.

En la fotografía se alcanza a apreciar que a esta pequeña que no alcanza los dos años, cuando su madre la deja sola y con otro niño de meses en sus brazos, se acerca a los vehículos a pedir plata . La niña inocentemente juega con sus manitas en su coche ubicado en el estrecho separador de la avenida Santa Rita en intersección con avenida del Ferrocaril, en plena noche, sujeta a que con cualquier movimiento de ella o producido por algún vehículo, haga resbalar el coche hacia la transitada avenida, con el peligro que ello entraña para su ocupante.
Según se conoció las mujeres dicen que tienen que "pagar la pieza que vale $35.000".

Lo cierto en que este penoso y peligroso panorama se ofrece en todas las avenidas de la ciudad desde hace más de dos meses. El llamado es para las autoridades competentes para que se evite esta situación que pone en riesgo la vida de los menores.

A través de denuncias, se conoció que los menores también estarían siendo drogados para permanecer dormidos mientras los adultos recolectan el dinero. También se supo que hay quienes se dedican a alquilar bebés, de entre un mes y 36 meses para pedir limosna en los semáforos.
Este acto está tipificado por la ley colombiana como trata de personas y se castiga con penas de prisión que van de 13 a 22 años y millonarias multas.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, indicó que brinda ayudas por medio del ‘Programa de Hogar Sustituto’ a venezolanos registrados. Esta es una modalidad en la que se desarrolla un proceso de atención interdisciplinario con el niño, niña o adolescente y su familia o red de apoyo para superar las situaciones de vulneración de derechos.

La atención para los niños, niñas y adolescentes se estaría brindando las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana. Se proporciona la siguiente alimentación: desayuno, almuerzo, cena y dos refrigerios.  La institución advierte que si sorprenden a los menores beneficiarios siendo usados para mendicidad, la familia perderá la bonificación.