Blindaje máximo en la Registraduría que garantizará transparencia en elecciones

El operativo para blindar el proceso electoral del próximo 27 de octubre y rodearlo de plenas garantías comenzó un año atrás cuando se determinó que la inscripción de cédulas que se cerró hace dos semanas se realizara de manera automática.

Política
Tamaño Letra
  • Font Size

El órgano electoral  está trabajando desde hace un año en la implementación de una serie de medidas para blindar el proceso electoral del 27 de octubre.

El Registrador Nacional del Estado Civil, Juan Carlos Galindo Vácha, presentó hoy ante el Comité Nacional de Seguimiento Electoral, que contó con la presencia del Presidente de la República y representantes de los partidos y movimientos políticos, un recuento de las novedades que tendrán las elecciones del próximo 27 de octubre y que forman parte de las medidas adoptadas por la entidad para garantizar la transparencia de los comicios.

Galindo Vácha destacó que son 14 innovaciones que se vienen implementando desde hace más de un año, que convertirán a las que vienen en “las mejores elecciones en la historia del país” y que constituyen “un gran esfuerzo para garantizar que los ciudadanos voten libre y conscientemente el próximo 27 de octubre”.

El Registrador Nacional del Estado Civil destacó el convenio suscrito con el Instituto Interamericano de Derechos Humanos con sede en Costa Rica, que por intermedio de su Centro de Asesoría y Promoción Electoral (CAPEL), permitirá que “un equipo de ingenieros de sistemas de autoridades electorales de los países más avanzados de la región, adelante un acompañamiento técnico internacional respecto de la funcionabilidad y seguridad de los software que utilizaremos para el proceso electoral del 27 de octubre de 2019”.

Indicó además que “para las elecciones el país contará con 14.500 estaciones de biometría que se instalarán en el ingreso de puestos de votación, la cifra más alta de unidades que se haya tenido hasta ahora y que estarán ubicadas en las zonas del país con mayor riesgo de fraude electoral, según los informes que nos entregan la Procuraduría General de la Nación y la Misión de Observación Electoral (MOE)”.

Tras recordar que en las elecciones del 2015 la Registraduría instaló 8.000 máquinas de biometría en puestos de votación, lo que significa un incremento de las mismas de más del 40%, Galindo Vácha recalcó que “con la identificación biométrica se evita el fraude por suplantación de electores y logra agilizar la ubicación de la mesa al votante”.

Más Noticias de esta sección

Publicidad