Israel Zúñiga, alias ‘Benkos Biohó’, ocuparía la curul de ‘Iván Márquez’

Política
Tamaño Letra
  • Font Size
Bogotá, 14 jun (EFE).- El Consejo de Estado de Colombia decretó este viernes en primera instancia la pérdida de investidura del exlíder de las FARC Luciano Marín, conocido como Iván Márquez, de quien se desconoce su paradero desde mediados del año pasado cuando desistió de asumir su escaño como senador.


"El Consejo de Estado acoge la petición de la Procuraduría y decreta la pérdida de investidura de Luciano Marín Arango, Iván Márquez, como senador designado del partido FARC, por no posesionarse como congresista, desconociendo el acuerdo de paz", indicó el Ministerio Público en su cuenta de Twitter.

El Consejo de Estado (máximo tribunal de lo contencioso administrativo) indicó que Márquez, número dos del partido Farc y quien fue jefe negociador de la antigua guerrilla en los diálogos de paz de La Habana, no tuvo "ninguna intención" de asumir como senador el 20 de julio del año pasado cuando comenzó el actual periodo legislativo.

Gracias al acuerdo de paz firmado el 24 de noviembre de 2016, el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc) en el que se transformó la guerrilla cuenta con 10 escaños en el Congreso, de los cuales cinco son en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes.

El partido Farc comentó en Twitter que la decisión del Consejo de Estado abre la posibilidad de que Israel Zúñiga, conocido como Benkos Biohó, "asuma esta curul" para que las "comunidades negras y las minorías étnicas tengan su propia voz en el Senado".

A mediados de 2018 Márquez afirmó que se trasladaría a una zona de reunión de exguerrilleros en Miravalle, en el sur del país, donde después de perdió su rastro, aunque ocasionalmente publica comunicados sobre el proceso de paz.

Márquez argumentó falta de garantías de seguridad para permanecer en la vida en sociedad tras la detención, el 9 de abril de 2018 del exguerrillero Jesús Santrich.

La justicia de Estados Unidos solicitó en extradición a Santrich al acusarlo de planear el envío de 10 toneladas de cocaína a ese país tras la firma del acuerdo de paz.

A pesar de lo anterior y después de idas y venidas jurídicas, Santrich tomó posesión de su escaño como representante a la Cámara el pasado 11 de junio.

La Justicia Especial para la Paz (JEP), mecanismo transicional que juzga los crímenes cometidos con ocasión del conflicto armado, abrió el pasado 30 de mayo un "incidente de verificación de cumplimiento" a Márquez para determinar su compromiso con la implementación del acuerdo.

Márquez fue vinculado en junio del año pasado a las investigaciones que lleva a cabo ese tribunal para esclarecer los secuestros cometidos por las FARC durante el conflicto armado y por eso se le llamó a contar su versión el pasado 14 de marzo.

Sin embargo, el exjefe guerrillero ha incumplido en reiteradas ocasiones las citaciones hechas por la JEP y no ha aportado motivos que justifiquen su desacato a las órdenes judiciales. EFE