“Las tácticas de periodismo de guerra aplican en el periodismo de farándula”

El presentador samario Luis Alfonso Borrego de visita en EL INFORMADOR.

Especiales 60 años
Tamaño Letra
  • Font Size

Este samario ha construido una destacada carrera en Estados Unidos como relacionista público, periodista de espectáculos y presentador de televisión. Diariamente es visto por millones de personas a través de ‘Suelta la sopa’, el programa estelar de la cadena Telemundo.

Por: Daniela A. García G.
Redacción EL INFORMADOR

Cada vez que Luis Alfonso Borrego aterriza en el aeropuerto Simón Bolívar de Santa Marta experimenta la misma sensación: una mezcla de alegría y nostalgia que, según su propia descripción, no le cabe en el pecho.

Este samario, quien ha visitado decenas de ciudades de al menos 42 países, asegura que su tierra tiene algo que la hace única: los colores del mar, el clima y los sabores de sus comidas no son iguales a los de ninguna otra parte del mundo.

Eso lo ratificó la semana pasada cuando regresó a su terruño, luego de una larga ausencia, en el marco de la edición de los 60 años de la Fiesta del Mar, para la cual fue invitado para ser el presentador de los eventos centrales de la celebración.

‘Lucho’ es visto diariamente por millones de telespectadores en Estados Unidos y 19 países de habla hispana, incluyendo México, Colombia y Venezuela, a través de ‘Suelta la sopa’, el programa de entretenimiento estelar de Telemundo, lo que lo convierte en uno de los samarios con mayor proyección internacional.

¿Pero cómo llegó Luis Alfonso Borrego a convertirse en un reconocido presentador de televisión en el orden internacional? Él mismo lo cuenta en esta entrevista exclusiva concedida a EL INFORMADOR en el marco de su reciente visita a su amada Santa Marta.

Su trayectoria

‘Lucho’ Borrego nació hace 46 años en Santa Marta, del matrimonio entre Luis Alfonso Borrego Abello y Carlota Cerón de Borrego. Creció frente al mar, en El Rodadero, junto a sus padres y sus tres hermanas menores. Cursó sus estudios de primaria y bachillerato en el colegio San Luis Beltrán.

Tras culminar la escuela, sus padres lo enviaron un año a Estados Unidos como estudiante de intercambio, para que aprendiera inglés en el colegio católico Jean Francois Rivet en Indiana. Ese viaje sin duda cambió el curso de su vida.

Este samario ha triunfado en Estados Unidos como relacionista público, periodista de entretenimiento y presentador de televisión.
Este samario ha triunfado en Estados Unidos como relacionista público, periodista de entretenimiento y presentador de televisión.



“Esa fue una experiencia muy bonita, porque aquí en el colegio yo era un joven muy tímido, pero cuando llegué allá yo era el nuevo de la escuela, el más buscado, el más reconocido, y eso hizo algo en mi psicología interna. Además me enamoré de la cultura americana y dije: ‘quiero volver para vivir aquí”.

De regreso a Colombia, se radicó en Bogotá, donde por insistencia de su padre inició la carrera de Derecho en la Universidad del Externado, en la que avanzó hasta cuarto año.

“Me iba muy bien en Derecho, pero no me gustaba, hasta que llegó el momento en que algo hizo ‘click’ en mí, me di cuenta que estaba viviendo la vida que mi padre quería, no la vida que yo quería, así que decidí no continuar con esa carrera y estudiar algo que verdaderamente me apasionara”, recuerda.

Fue en ese momento cuando empezó a estudiar Publicidad y Mercadeo en el Politécnico Gran Colombiano. Ahí inició un camino que lo ha llevado hacia el éxito.

Borrego comenzó a ejercer su profesión en una agencia de relaciones públicas, en la que llegó a manejar las estrategias de importantes firmas presentes en el país, como L’Oreal y Mercedes Benz.

“Hacía unas estrategias fantásticas, desarrollé toda mi creatividad y me empezó a ir muy bien en el campo de las comunicaciones estratégicas”, cuenta.

Gracias a su experiencia, siendo muy joven, asumió la jefatura de Divulgación y Prensa del periódico El Tiempo, donde se especializó en Periodismo de Guerra. Ahí estuvo durante cuatro años, hasta que sintió que en el país había llegado al tope de su carrera.

“Sentí que Colombia me había quedado pequeña, aunque aún no cumplía los 30 años, así que aproveché algunos contactos que había hecho y tomé la decisión de irme a Miami”, agrega.

El sueño americano

Una vez en Estados Unidos, Borrego descubrió que empezar de cero en otro país no es cosa fácil. En menos de seis meses tuvo tres empleos diferentes en el área de relaciones públicas, pero ninguno de la talla de los trabajos que había ejecutado en Colombia.

“Mi primera oportunidad en Miami fue en una agencia de relaciones públicas, pero a la semana me di cuenta que no era nada parecido a lo que hacía en Colombia, por lo que estaba tremendamente frustrado. Pasé de manejar las estrategias de empresas importantísimas en mi país, a asistir a algunos clientes sin ninguna estrategia. Pensé en regresarme a Colombia, pero no lo hice por orgullo y amor propio”, revela.

Luis Alfonso el día de su bautizo, junto a sus padres, Luis Alfonso Borrego Abello y Carlota Cerón de Borrego.Luis Alfonso el día de su bautizo, junto a sus padres, Luis Alfonso Borrego Abello y Carlota Cerón de Borrego.



Pero un día recibió una llamada de Televisa Publishing para proponerle trabajar en uno de sus productos editoriales: la revista Tv y Novelas, un impreso dedicado al área de farándula.

“Yo, que me había especializado en temas de guerra, paz y conflicto armado, cuando entré a trabajar en la revista apenas sabía quiénes eran Cristina Saralegui, ‘Don Francisco’, Shakira y Enrique Iglesias”, confiesa entre risas.

Pero comprometido con su nuevo trabajo, ‘Lucho’ se empapó sobre el universo de estrellas hispanas que destacan no solo en Estados Unidos, sino en el resto de países del continente y se dejó envolver por la fuente de entretenimiento.

“En Televisa empecé como reportero, seguí como  jefe de información y terminé como director editorial de la revista Tv y Novelas no solo de EE UU, sino de Puerto Rico, Venezuela y República Dominicana. Tras 11 años trabajando en esa empresa, terminé siendo uno de los periodistas de farándula más influyentes de EE UU”.

EL INFORMADOR (EI): ¿Cómo fue el proceso de adentrarse en el mundo de la fuente de farándula?

Luis Alfonso Borrego (LAB): “No fue difícil porque yo he sido estudioso toda la vida. Empecé a estudiar ese universo de celebridades y hoy las he entrevistado a todas, he compartido con ellas y viajado a diferentes partes del mundo con ellas. Fue una tarea natural, no fue difícil”.

EI: ¿Cómo fue pasar del periodismo de guerra al periodismo de farándula?

 LAB: “Ahora que trabajo en esta fuente, me doy cuenta que todas las tácticas de periodismo de guerra se pueden aplicar perfectamente en el periodismo de farándula, se requiere el mismo lead y el mismo hilo conductor, lo único que cambia es la fuente”.

EI: ¿Qué les dice a quienes de repente le quitan mérito esa fuente?

LAB: “Que es tan respetable la fuente de farándula y entretenimiento, como la de salud o economía. Los que son expertos en salud, orden público, política o economía saben de su oficio, pero buscan entretenimiento, entonces saben quién es Kim Kardashian; pero pregúntale a cualquier persona cómo se llama el vicepresidente de EE UU  y te darás cuenta que muchos no lo saben. En farándula también se pueden cubrir muchos campos, como el de la salud, cuando se habla de la última cirugía cosmética; o el de economía, cuando se habla de la mansión que se acaba de comprar Ricky Martin. Yo mismo miraba la fuente de entretenimiento como por encima del hombro, me parecía que no era tan importante, pero me enamoré de ella gracias al cambio que viví en Estados Unidos”.

EI: ¿No ha tenido algún inconveniente con las celebridades?

LAB: “Ha habido momentos difíciles por alguna circunstancia en particular, por ejemplo, un conflicto que tuve hace poco con ‘El Puma’ –José Luis Rodríguez-, en algún momento con Lucía Méndez, pero a final del día si pongo todo en una balanza, 99,9 por ciento de mi trabajo ha sido muy gratificante porque me ha ido muy bien”.

EI: ¿Cómo llegó a Telemundo?

LAB: “Por mi trabajo en medios impresos me comenzaron a invitar a programas de televisión, y resulta que marcaba unos raiting altísimos. Después de 11 años en  Televisa, Telemundo, que se estaba convirtiendo en la cadena hispana más importante en EE UU estaba armado uno de los proyectos que hoy es líder en la franja  del día: ‘Suelta la Sopa’, y me llamaron para ser uno de los conductores. Ya llevo cuatro años ahí, aprendiendo  cada día sobre este mundo de la televisión”.

EI: ¿Cuál cree que es la característica principal que debe tener un periodista de farándula?

LAB: “Creerse que es periodista y respetar la fuente, no sabotearse a sí mismo tratando de ser payaso. Anteriormente los periodistas de entretenimiento o farándula eran como payasos de televisión, pero yo jamás he pretendido hacer eso, tengo posiciones muy firmes, soy un convencido de lo que digo y le doy un tratamiento muy digno a esta fuente. Yo me río cuando me tengo que reír, pero soy muy estricto con mis opiniones. Yo entiendo la gran vitrina que tengo, el posicionamiento y el respeto que tiene la gente por mí. Hay una mala interpretación cuando se cree que las personas que dan noticias de entretenimiento son chismosas. A mí me ofende cuando me dicen que trabajo en chismes de farándula y siempre aclaro que no es así, que trabajo en un programa de entretenimiento”.

Luis Alfonso Borrego.
Luis Alfonso Borrego.



EI: ¿Es cercano a alguna celebridad?

LAB: “Sí, a muchas. Alicia Machado, la Miss Universo venezolana, es casi como una hermana mía. También soy cercano a Luis Fonsi, con quien he viajado de vacaciones; a Miguel Varoni y Catherine Siachoque; María José Barraza;  Zuleika Rivera, entre otros. Para mí el trato con ellos es natural, son personas, no celebridades”.

Su vida

Pese a los éxitos en su carrera en Estados Unidos, ‘Lucho’ siempre recuerda y tiene presente a su ciudad.

EI: ¿Qué es lo que más suele extrañar de Santa Marta?

LAB: “A mi mamá, hablo con ella todos los días, es muy importante para mí. También los chistes de mi papá y la camaradería con mis hermanas. También la comida. El mango verde con sal de aquí sabe distinto al de otras partes, lo mismo pasa con el cayeye. En Estados Unidos yo puedo comprar el banano, pero jamás un cayeye sabrá igual que el de aquí”.

Borrego es un hombre de fe. Está convencido de que el éxito que ha alcanzado en su vida se lo debe enteramente a Dios, a quien le agradece cada día al levantarse y antes de acostarte.

“Pienso que uno de los  factores fundamentales, y lo digo con humildad, del éxito que he tenido, es que voy agarrado de Papa Dios y de la Virgen siempre. Cada paso y decisión que tomo lo pongo en las manos de Dios, siento que voy a seguir llegando hasta donde Él me lo permita”, asegura.

Trata de asistir a misa diaria, reza el rosario todos los días y jamás falta a la iglesia un domingo. Asegura que es católico, apostólico y romano y le agradece a su madre por haber ayudado a fortalecer en él los valores cristianos.


“Me ofende cuando me dicen que trabajo en chismes de farándula y siempre aclaro que no es así, que trabajo en un programa de entretenimiento”.

Confiesa que desde niño es devoto de la Virgen de la Medalla Milagrosa y cada año procura viajar a su santuario en París.

“Esa devoción comenzó cuando yo era un niño. Cuando estaba en el colegio, la época de los exámenes finales coincidía con la novena a la Milagrosa, entonces  yo subía el cerrito del Cundí como la ruta  de peregrinación para aprobar los exámenes y siempre pasaba. En mi camino a la universidad también iba agarrado de ella, iba en el bus hacia clases haciendo el rosario. Y aun hoy cada mañana, cuando voy en el carro hacia Telemundo, voy haciendo el rosario”, revela.

Uno de sus compromisos con Dios es compartir sus bendiciones con los más necesitados. Por eso se unió a ‘Hermanos de la calle’, una iniciativa que conoció gracias a sus amigos de Emaús, a través de la cual brinda asistencia a habitantes de calle.

“Miami es una ciudad donde se ve mucho dinero, hay gente muy rica; pero también hay mucha miseria y muchos habitantes de la calle. En esa búsqueda de hacer algo por alguien, de devolver las bendiciones que Dios me ha dado, conocí el ministerio de ‘Hermanos de la calle’, a través del cual, cada cierto tiempo, compartimos con las  personas que viven en la calle, no solo dándoles un plato de comida caliente, sino tiempo de calidad y atención, los hacemos sentir queridos”.

También disfruta recorrer el mundo y conocer nuevos horizontes. Eso se lo atribuye al hábito de la lectura que adquirió desde niño, que lo enseñó a apreciar la historia, la geografía y la cultura.

“He ido a muchos países, pero si hay uno que he repetido es Brasil, sobre todo un lugar que está a unas dos horas de Sao Paulo, llamado Guarujá, un balneario como El Rodadero, pero El Rodadero en el que yo crecí, entonces me trae hermosos recuerdos”, confiesa.

A sus 46 años ‘Lucho’ disfruta de los éxitos de su trabajo, de sus esfuerzos y de sus decisiones, convencido de que aún le quedan experiencias grandiosas por vivir.

“A mí me ha ido bien porque reconozco que he sido muy obediente a los designios de Dios, toda mi vida he estado aferrado a Él, y no pretendo alejarme ni un segundo”.

“A mí me ha ido bien porque reconozco que he sido muy obediente a los designios de Dios, toda mi vida he estado aferrado a Él, y no pretendo alejarme ni un segundo”.

Publicidad