“Los mejores años del puerto están por venir”

Domingo Segundo Chinea, presidente del Puerto de Santa Marta.

Especiales 60 años
Tamaño Letra
  • Font Size

Tras 24 meses al frente de la empresa más importante de la capital del Magdalena, este ingeniero habla sobre su vida, la actividad portuaria y la ciudad. 

Por: Daniela A. García G.
Redacción EL INFORMADOR
Fotos: Orlando Marchena

Para Domingo Segundo Chinea Barrera, presidente del Puerto de Santa Marta, el terminal marítimo de la capital del Magdalena es el mejor serviciado del país.

“Pese a ser pequeño, maneja cargas, tecnologías y eficiencia a la altura de cualquier puerto global”, asegura el ingeniero.

Chinea Barrera está al frente del Puerto de Santa Marta desde mayo de 2017. En su hoja de vida destaca su amplia experiencia en presidir juntas directivas del sector logístico y de transporte nacional e internacional, así como un importante recorrido en la estructuración y planificación de inversiones, administración y gerencia de terminales, sistemas de información para la administración portuaria, entre otros.

Es ingeniero en Administración de Puertos y posee una maestría en Gestión y Administración Portuaria de la Escuela de Ingeniería Portuaria de Amberes, Bélgica.

Fue gerente general de las concesiones portuarias en Caldera, Costa Rica, y desde hace 25 años reside en Colombia, donde se desempeñó como gerente de la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura.

Chinea Barrera recibió a EL INFORMADOR en la sala de juntas de la Sociedad Portuaria de Santa Marta, para una entrevista en el marco de sus dos años al frente de la empresa más importante de la ciudad.

EL INFORMADOR (EI): ¿Desde hace cuánto vive en Santa Marta?

Domingo Segundo Chinea (DSC): “Desde hace dos años, antes había trabajado en Buenaventura”:

EI: ¿Cuál es su opinión sobre la ciudad?

DSC: “Este es un puerto extraordinario, una ciudad bonita, turística, con muchas opciones, pero con mucho por hacer”.

Este español, cubano y colombiano, está al frente de la empresa más importante de la ciudad desde hace dos años.
Este español, cubano y colombiano, está al frente de la empresa más importante de la ciudad desde hace dos años.

EI: ¿Por ejemplo?

DSC: “Si esta ciudad quiere progresar y ser una ciudad del siglo XXI tiene que solucionar el problema de la falta de agua. No puede ser que los incas, los aztecas, los mayas y los egipcios solucionaron el tema del agua y acá no.  También hay que resolver el tema de –la ampliación de la pista- del aeropuerto para atraer a más turismo”.

“Yo le garantizo que Ciudad Perdida está al nivel de Machu Picchu –Perú-, quizás no sea tan esplendorosa como Tikal –Guatemala- o Chichen Itzá –México-, pero es interesante. La potencialidad turística de esta ciudad es enorme. Es la primera fundada en Suramérica, va a cumplir 500 años, para una ciudad de América es muy antigua; hay una historia muy larga de la cultura precolombina, antes que llegaran los españoles ya había todo un desarrollo cultural. Yo creo que esta es una ciudad de futuro”.

EI: Cuando llegó al puerto ofreció contribuir a proyectar turísticamente a la ciudad ¿Cree que lo ha logrado?

DSC: “No hemos cumplido la tarea. Esta ciudad necesita una terminal de cruceros. Esta es una ciudad a la que podrían llegar 200 mil y 400 mil turistas de cruceros, pero lo que hay que preguntarle a la ciudad y a sus líderes es si quieren el turismo”.

EI: ¿Por qué lo dice?

DSC: “Aquí no viene el turista para ir a El Rodadero. Los turistas pueden ir al Centro, a la Quinta de San Pedro Alejandrino o de aquí irse a Aracataca, pero sobre todo quieren ir a Ciudad Perdida, los parques y las playas vírgenes. Si se quiere turismo, hay que facilitarle a los turistas llegar a esos sitios, obviamente sin destruir el medio ambiente. Si la gente puede llegar a Alaska o a la Patagonia, que son los ecosistemas más frágiles del mundo, o a Machu Picchu o a Tikal, ¿cómo es que no pueden ir fácilmente a Ciudad Perdida o al Tayrona? El turismo no tiene que reñir con el medio ambiente. Hay que cuidar, pero dejar que el turista visite. El turista no va a venir a quedarse en la ciudad, quien quiere ver una ciudad va a Nueva York, Londres, París, Shanghái o Hong Kong, no a Santa Marta”.

“Esta es una ciudad de futuro”, Domingo Segundo Chinea, presidente del Puerto de Santa Marta.

Chinea Barrera asegura que el factor más importante del puerto son sus trabajadores.
Chinea Barrera asegura que el factor más importante del puerto son sus trabajadores.


EI: ¿Qué cree que le ha aportado usted al puerto?

DSC: “Pese a que soy uno de los ejecutivos de mayor edad, soy de mente muy abierta, pienso en el siglo XXI, en el futuro, en los nuevos retos, en las tecnologías de última generación. Para mí es importante la gente bien capacitada, con una visión mucho más amplia. No es por criticar, pero en el siglo XXI no se puede tener un pensamiento provinciano, tenemos que tener un pensamiento global, en el mundo todo está a la mano de un click. En nuestra empresa estamos emigrando hacia estándares internacionales. El mayor éxito el día que yo me vaya de aquí será que nuestra gente pueda trabajar en cualquier empresa portuaria del mundo. En materia de puertos no hay diferencias entre ciudades desarrolladas y subdesarrolladas, las tecnologías son las mismas, la única diferencia está en las personas”.

EI: ¿Qué diferencia al Puerto de Santa Marta a otros del país?

DSC: “Aquí manejamos cargas y tecnologías a la par de cualquier puerto de un país desarrollado, incluso somos más eficientes que muchos puertos de países desarrollados”.

EI: ¿Qué destaca del Puerto de Santa Marta?

DSC: “Una de las cosas buenas que tenemos es que somos un puerto exportador. En materia de contenedores refrigerados somos líderes, al igual que en vehículos y graneles de cereales. Este es un puerto que en muchas cosas está a nivel mundial. Creo que con un esfuerzo que se ha hecho, y que se sigue haciendo, puede estar al nivel de cualquier puerto en el mundo. Hay que reconocer que somos un puerto pequeño, no somos un puerto global, pero somos el puerto  mejor serviciado de Colombia a Europa. Eso gracias a la agricultura, a los bananeros, al aceite de palma, a las flores, a los aguacates, a la uchuva”.

“Somos un puerto agrícola en pleno siglo XXI, este puerto exporta  cientos de millones de dólares a países muy exigentes, como los de la Unión Europea y Estados Unidos. Los agricultores del Magdalena lo saben hacer muy bien y exportan millones de toneladas a países desarrollados, donde las normas sanitarias y comerciales son muy estrictas. Ellos han sabido conquistar esos mercados y son líderes; el banano colombiano es líder en Europa y EE UU, al igual que el aceite de palma y las flores”.

EL: ¿Cómo ha sido la lucha del puerto contra el narcotráfico?

DSC: “En el tema de drogas los méritos se los llevan las autoridades: La Policía, la Armada, el Ejército... Nosotros somos civiles, lo que hacemos es darles las herramientas, la tecnología que necesitan. Quienes están poniendo el pecho son ellos, héroes anónimos. Gracias a ellos millones de dosis no han llegado al mercado y así han salvado miles de vidas. Admiro el trabajo de la Policía  Antinarcóticos, que trabaja 24 horas 365 días”.

“Somos un puerto agrícola en pleno siglo XXI y eso es maravilloso”, Domingo Segundo Chinea, presidente del Puerto de Santa Marta.

Domingo Segundo Chinea asegura que los mejores días del Puerto de Santa Marta están por venir.
Domingo Segundo Chinea asegura que los mejores días del Puerto de Santa Marta están por venir.

EL: ¿Qué resultados se han visto en el puerto en esta materia?

DSC: “El año pasado ellos aquí en el puerto lograron incautar 7,5 toneladas de droga y este año van 2,8 toneladas. Hay que reconocer que hacen un gran esfuerzo más allá de las limitaciones económicas y de personal. Lamentablemente la producción y el cultivo de la hoja de coca están desbordados, pero gracias a las autoridades mucha de esa droga no está llegando a los mercados. Cada vez que se incauta droga se salvan miles de personas, quienes dejan de usarla con la posibilidad de morir por sobredosis, además que la droga degrada a la sociedad moderna”.

EI: ¿Cómo ha hecho para entregar los divídenos más altos en la historia del puerto?

DSC: “Ha sido un esfuerzo de todos. En los últimos 18 meses hemos repartido 63 mil millones de pesos en dividendos, cuando en los primeros 20 años del puerto fueron 89 mil millones y en los últimos 10 años unos 53 mil millones. Los resultados son mucho mejores de lo que yo pensaba. Nunca pensé que esta empresa pudiera dar esos resultados. Eso ha sido posible por una mejor estructuración del sistema de tarifas, por mejores controles en los gastos y un esfuerzo de todos. Aspiramos ahora en septiembre entregar 18 mil millones de pesos más en dividendos. Creo que en el futuro esta empresa puede estar dando entre 40 mil millones y 50 mil millones de pesos de utilidad al año”.

EI: ¿Qué están haciendo en materia de ampliación?

DSC: “Este año estamos haciendo inversiones, estamos poniendo dos básculas, seis silos, comprando cargadores y cucharas. La junta ha entendido que hay que invertir en cosas estratégicas como softwares, los puertos son muy intensivos en capital, porque una inversión en un puerto en 10 años está obsoleta”.

“Si esta ciudad quiere progresar y ser una ciudad del siglo XXI tiene que solucionar el tema de la falta de agua”, Domingo Segundo Chinea, presidente del Puerto de Santa Marta.

EI: Para una ampliación se debe visualizar mayor cantidad de productos a movilizar…

DSC: “Nuestros clientes son muy eficientes y lo saben hacer muy bien, lo que necesitan es una oportunidad y que llegue la carga lo mas barata posible al consumidor final. Hay que ser eficientes. Colombia compite, por ejemplo, con el banano de Ecuador o Costa Rica. Cuando yo trabajaba en Costa Rica me decían que el mejor banano del mundo era el ‘tico’, y hoy me dicen que es el de Santa Marta”.

EI: ¿Usted que los conoce ambos qué opina?

DSC: “El de Santa Marta tiene una gran virtud, porque tiene riego y se produce en un mercado excesivamente interesante: el ecológico. La cultura del producto agrícola ecológico es extraordinaria. Además Colombia tiene para mostrar en el mundo una cultura bananera. Mis padres y mis abuelos cultivaron banano en las Canarias. La última vez que estuve allá me reía, porque los bananos tienen que estar cubiertos, con barreras cortavientos”.

“El café colombiano no tengo la menor duda de que es el mejor café suave del mundo. Al igual que las flores. A pesar de los problemas como la violencia y el narcotráfico, aquí hay una cultura del campo. Uno va a un supermercado y casi todo es producido aquí, eso le demuestra a uno que este es un país pujante, que esta haciendo muchas cosas a pesar de los problemas”.

EI: ¿Qué cree usted que le aporta el puerto a la ciudad?

DSC: “Sus empleados. Lo más importante de una empresa son los empleados. Las personas están por encima de la tecnología y el equipamiento. Sin trabajadores competitivos no hay futuro. Uno va a un país desarrollado y a uno en vía de desarrollo y la diferencia está en su gente y no en sus recursos. Por ejemplo, uno de los países del mundo con más recursos naturales es Venezuela, pero está en condiciones lamentables. Yo conozco Venezuela desde hace muchos años y era un país riquísimo, pero lo peor que ha tenido son sus políticos, Dios le dio los recursos pero les mandó a los peores políticos”.

EI: ¿Cómo fue adaptarse a vivir en Colombia?

DSC: “Yo llevo más de 25 años en Colombia, la mayor parte de mi carrera profesional la he hecho este país. He estado en muchos lugares que los colombianos no conocen, como la Amazonia, Ciudad Perdida, los grandes ríos, en los nevados. El día que Colombia no tenga  el problema de la violencia será una potencia turística. Este es un país que podría recibir 15 o 20 millones de turistas, pero para eso hay que dar seguridad. Este país en los próximos 50 años tiene que erradicar la violencia”.

EI: ¿Qué le diría a sus compañeros del puerto y a la ciudad tras dos años de su gestión?

DSC: “Que estamos haciéndolo bien.  Le agradezco a todo mi equipo de trabajo, a la junta directiva y a los accionistas. Hacemos el esfuerzo para que todo salga bien y creo que los mejores años del puerto están por venir”.

Sobre su vida…

EL INFORMADOR (EI): ¿Usted es cubano o español?

Domingo Segundo Chinea (DSC): Soy cubano, español y colombiano.

EI: ¿Dónde nació?

DSC: Nací en Cuba, mis padres son españoles y tengo años viviendo en Colombia.

EI: Entonces usted conoce la dinámica de la migración…

DSC: “América fue una gran oportunidad para la migración española. Nosotros somos canarios y encontramos una oportunidad con la migración. Durante los primeros cincuenta años del siglo pasado América fue muy importante para los migrantes europeos, lo que parece que a nosotros se nos olvida. Hoy Europa parece no querer a los migrantes, cuando los europeos migraron hacia América”.

EI: ¿En qué parte de Cuba nació?

DSC: “En una ciudad pequeña llamada Villa Clara”.

EI: Siempre ha estado cerca del mar…

DSC: “Sí. Nuestra  familia es de las Canarias, de una isla muy pequeña que se llama La Gomera, en donde el mar forma parte de la tradición. Es quizás la isla menos desarrollada del archipiélago canario, por lo que las personas se vuelven muy recursivas. Esa es otra cosa que se nos ha olvidado, que hace cincuenta años España era un país subdesarrollado. Con los éxitos se olvidan las memorias…”

EI: ¿Cómo ha sido la experiencia de vivir en varios países?

DSC: “Fue una experiencia interesante, eso me ha dado una mentalidad muy abierta. Esa ha sido una  de las grandes virtudes de la globalización, la oportunidad que tiene la gente de aprender de otras culturas, de otras tradiciones, gastronomía, idiosincrasia. El mundo globalizado es la apertura de  las fronteras y la multiculturalidad”.

 




Más Noticias de esta sección

Publicidad