“Queremos que Santa Marta se convierta en un destino internacional”

Héctor Mario Díaz Herrera, director general de Irotama Resort.

Especiales 60 años
Tamaño Letra
  • Font Size
Un apasionado por la hotelería y el turismo, así es el hombre que dirige el primer resort de playa de Colombia; un empresario que cree en Santa Marta como destino y está dispuesto a hacer lo que esté a su alcance para contribuir con su internacionalización.

Por: Daniela A. García Gómez
Redacción EL INFORMADOR
Fotos: Edgar Fuentes

Es un hombre de pocas palabras, sin embargo, estas le brotan con facilidad para hablar del Irotama, el primer resort de playa de Colombia, actualmente uno de los mejores del país.

Héctor Mario Díaz Herrera; hijo del santandereano Héctor Mario Díaz Beltrán y la barranquillera Ana Herrera de Díaz; es el director general del único hotel con un kilómetro de playa en Santa Marta.

Díaz Herrera nació en 1963, el mismo año en el que su padre fundó el Irotama, en un momento en el que nadie le apostaba un peso a la propuesta hotelera, por estar ubicada a unos 14 kilómetros de Santa Marta.

Nació en Barranquilla, pero a temprana edad se trasladó junto a su familia a Santa Marta, por eso se siente samario.

Confiesa que su padre le enseñó a trabajar en el negocio familiar desde pequeño, quizás por eso habla con tanta pasión cuando se refiere al Irotama.
Su bachillerato lo cursó en el Gimnasio Moderno de Bogotá, hacia donde él, su mamá y sus hermanas, se trasladaron a mediados de los 70, mientras su papá se repartía el tiempo entre Santa Marta y la capital.

En sus vacaciones iba al hotel, pero no solo a descansar, sino también a trabajar. Desde temprana edad se desempeñó como botones, mesero, recepcionista, cajero, entre otros cargos.

Estudió en Estados Unidos, inicialmente inglés en la Universidad de Cornell, en Ithaca, Nueva York; posteriormente, Licenciatura en Ciencias, en la Universidad de New Haven, en Connecticut; y finalmente hizo un posgrado en Gerencia General también en Cornell.

En 1987 se casó con María Isabel Cardozo, con quien tuvo dos hijos: Héctor Andrés y Jorge Daniel.

Actualmente dirige el rumbo del hotel, ese que tras 55 años en funcionamiento acaba de establecer una alianza con una cadena internacional. Justamente en el marco de esa noticia, Díaz Herrera concedió esta entrevista a EL INFORMADOR. Confiesa que no está acostumbrado al protagonismo: “Para mí los protagonistas siempre son los huéspedes”.

EL INFORMADOR (EI): Cuéntenos sobre la alianza del hotel con una cadena internacional…
Héctor Mario Díaz (HMD): “Luego de 55 años de historia, desde el 1 de noviembre entrará en funcionamiento la alianza Irotama-Karisma, por lo que el hotel pasará a llamarse Irotama by Karisma, ya empezamos el empalme con esa cadena internacional cuya especialidad son los hoteles de resort”.

EI: ¿Por qué optar por una alianza tras 55 años de historia?

HMD: “Porque estamos viviendo una globalización. Irotama está creciendo, estamos construyendo una nueva torre y, al tener más oferta, necesitamos de una colaboración, no solo para llegar a toda Colombia, sino más allá de las fronteras”.


EI: ¿Bajo qué figura entra la cadena internacional?

HMD: “Es un contrato de operación y comercialización. Karisma será el operador de Irotama, pero Irotama seguirá siendo la misma empresa, la misma sociedad, solo que con una alianza estratégica”.

EI: Irotama se ha caracterizado por ser una empresa familiar, ¿en algún momento han pensado vender acciones?

HMD: “Uno no puede descartar nada en la vida, por ahora seguimos siendo una sociedad familiar. Más adelante se verá si surge alguna oportunidad. Ahorita mismo nos estamos enfocando en esto, de hecho, la idea no es solo que surja Irotama by Karisma Santa Marta, sino otros Irotama By Karisma en diferentes partes de Colombia y, por qué no, del Caribe”.

EI: ¿Qué gana Santa Marta con esta alianza?

HMD: “Un producto de mayor calidad, no solo para los samarios, magdalenenses y colombianos, sino para el turismo en general. Estamos viendo que a Santa Marta, afortunadamente, porque prefiero la competencia a la incompetencia, están llegando cadenas internacionales; eso nos llevó a pensar que necesitábamos hacer alianzas para mejorar el nivel y la calidad. Karisma nos da la garantía de que vamos a tener calidad en la gastronomía, en el turismo de spa, de tal manera que juntos seamos más. Queremos que Santa Marta se convierta en un destino internacional a todo nivel, la ciudad se merece eso, un turismo más gastador, por eso estamos haciendo un esfuerzo”.

EI: Para eso se requiere un gran esfuerzo, no solo de privados, sino también de las autoridades. ¿Qué hace falta para terminar de empujar a Santa Marta como destino turístico?

HMD: “Hay que empezar por el aeropuerto, tenemos un terminal nuevo muy bonito, pero hace falta una pista de por lo menos 2.400 metros para que puedan llegar aviones de cabina ancha. También necesitamos mejorar nuestra conectividad aérea, más aerolíneas, tanto charteras como de línea regular, que lleguen a Santa Marta como conectividad con otros destinos nacionales e internacionales, no podemos seguir pensando que el turismo tiene que llegar por varias escalas; hoy el turismo internacional funciona llegando máximo con un cambio de avión, eso es lo que está ofreciendo el Caribe que no está ofreciendo Santa Marta”.

“Por otra parte, también hay que tener conectividad terrestre, comenzar la doble calzada Ciénaga – Barranquilla. Santa Marta es un destino privilegiado: tenemos montaña, climas, las bahías más hermosas de América, la Sierra Nevada, la Ciudad Perdida, pero al turista hay que facilitarle la forma de llegar con buenas vías. Tampoco se puede seguir asaltando al turista en su buena fe, hay que cobrarle una tarifa justa, para eso tiene que haber un mayor control por parte de las autoridades. La empresa privada está haciendo un gran esfuerzo, esperamos que los gobiernos locales y nacionales también hagan lo suyo”.

EI: Su padre fue el mentor de lo que hoy es uno de los mejores resorts del Caribe, ¿cómo ha sido el proceso para mantenerlo durante 55 años?

HMD: “Mi padre fue quien incubó esta idea, el visionario, pero detrás de él hemos estado muchísimos. Eso hace que no haya sido un tema solo de ‘don Héctor Díaz Beltrán’, sino de todos sus colaboradores a partir de los años 60. Detrás de todo hombre o mujer hay siempre un equipo. Hemos tenido la colaboración de muchos samarios y magdalenenses que están trabando hoy en el hotel, en este momento estamos empleando a cerca de 700 personas directamente y 2.100 indirectamente, y ese número va a seguir creciendo”.

EI: ¿Cuál ha sido la clave en estos 55 años?

HMD: “La innovación. Irotama fue el primer resort de playa en Colombia, luego fue el primero con plan todo incluido, después innovamos con nuevas cabañas como las suite bohío, hicimos un spa y el auditorio para convenciones. También generamos el primer plan de propietarios que pueden usar sus apartamentos y nosotros administrarlos. La clave ha sido la innovación, eso fue lo que nos enseñó ‘don Héctor’ en vida y que seguimos haciendo”.

EI: ¿Y cuál ha sido la clave como familia?

HMD: “El trabajo. Mi padre nos enseñó que aquí todos pueden venir a vacacionar menos nosotros, nosotros debemos estar trabajando y dando lo mejor. Como familia también somos un equipo. Este equipo empieza con la familia y sigue con todos los colaboradores del hotel. Él nos enseñó que no existen sábados, domingos, ni puentes, la hotelería es una carrera de 24 horas los 365 días del año; a veces es duro, pero la gran satisfacción son los comentarios positivos”.

EI: Irotama está en una zona de gran valorización, pero también está rodeado de barrios con muchas necesidades. ¿Qué hacen ustedes para aportar?

HMD: “Desde hace 20 años comenzamos a aportar de una forma muy incipiente, pero fue hace como 10 años que creamos la Fundación Irotama, que otorga becas a personas de bajos recursos, priorizando a los hijos de nuestros trabajadores, para que puedan estudiar. En este momento tenemos cerca de 250 niños y jóvenes becados, desde etapa prescolar hasta universitaria. La Fundación tiene tres ejes, que son la educación, madres cabeza de familia y estamos desarrollando la ecología, porque Irotama es el hotel verde por naturaleza, por eso queremos también enseñar a los barrios vecinos que tenemos que cuidar nuestra naturaleza, nuestro medio ambiente”.

EI: ¿Qué diferencia al Irotama de otras opciones?

HMD: “Un kilómetro de frente de playa. Es un hotel que ofrece una gran variedad de ambientes. A lo largo de ese kilómetro de playas están diferentes restaurantes, distintos tipos de acomodaciones, es como un pequeño pueblo dedicado al turismo; la gente tiene de dónde escoger, se siente segura, se siente en casa. Las generaciones de huéspedes que han seguido viniendo dicen que es difícil encontrar algo así en Colombia”.

EI: ¿Cómo se han involucrado las nuevas generaciones al hotel?

HMD: “Por ahora está la segunda generación, en la tercera ya veremos”.

EI: ¿Desde qué edad trabaja en el hotel y qué cargos ha desempeñado?

HMD: “Más o menos desde los 15 años en trabajos de vacaciones y como profesional desde los 22. He desempeñado muchos cargos: botones, recepcionista, cajero, barman, administrador encargado de Irotama 2, entre otros; ya como profesional fui jefe de recepción y habitaciones, asistente de gerencia, asistente ejecutivo de gerencia, gerente de operaciones y finalmente gerente general. Luego vicepresidente de la sociedad y presidente de la misma”.


EI: ¿Qué recuerdos tiene de su niñez en el hotel?

HMD: “Muchos. Crecer en un hotel como Irotama tenía muchas cosas buenas; como pedir room service; poder montar bicicleta por los caminos de Irotama; tener amigos por una semana, como los hijos de los huéspedes; en fin, hasta novias por una semana”.

EI: ¿Puede mencionar algunos de los huéspedes que recuerde de su infancia?

HMD: “Recuerdo muchos, como Lucho Valdés –quien fue gerente de Coca Cola para Colombia- y la familia Toro de Medellín –fundadores de almacenes Éxito-“.


EI: ¿El hotel le trae muchos recuerdos sobre su padre?

HMD: “Él nos inculcó desde muy niños que teníamos que trabajar, que teníamos que involucrarnos en el negocio, que no podíamos ser aquí unos niños que vinieran solo a pasarla bien, sino que teníamos que poner nuestro esfuerzo; eso hizo que me picara el ‘bichito’ de la hotelería desde muy temprana edad, desde los 15 años, y aquí sigo”.

EI: ¿Ha aplicado el mismo método con sus hijos?

HMD: “Tengo dos hijos. Uno trabaja en una cadena de cruceros, algo muy parecido porque es un hotel flotante; el otro está involucrado en temas de ONG. Yo no los obligo, ellos son dueños de su destino, nosotros lo que hicimos fue educarlos de la mejor manera posible. Mi padre no me obligó, todo lo contrario”.


EI: ¿Qué extraña de su padre?

HMD: “Muchas cosas, pero sobretodo su visión, su disciplina y su ética de trabajo; sus valores como empresario y como padre de familia”.

EI: ¿Qué hace en sus tiempos libres?

HMD: “Me encanta viajar y leer, y también servir a mis semejantes en retiros espirituales. A veces trato de ir a hacer ejercicio en el gimnasio, cuando me deja el trabajo”.

“Hoy el turismo internacional funciona llegando máximo con un cambio de avión, eso es lo que está ofreciendo el Caribe que no está ofreciendo Santa Marta”

“Santa Marta es un destino privilegiado: tenemos montaña, climas, las bahías más hermosas de América, la Sierra Nevada y la Ciudad Perdida”

Carta a su padreCarta a su padre

En junio del año pasado, a pocos meses de la muerte de su padre, Héctor Mario Díaz Herrera, escribió unas líneas en su honor. Estas fueron sus palabras:

“Cuando se hable de visionarios del turismo y de precursores en la hotelería de los resorts en el Caribe, necesariamente se tendrá que hablar de Héctor Díaz Beltrán”.

“Él, que venía de la región del Carare, Santander, se enamoró de Santa Marta y en especial del sitio donde años más tarde construiría el Hotel Irotama”.

“Comenzó así ‘don Héctor’ a luchar a brazo partido para salir adelante y dar a conocer el primer resort del Caribe colombiano. Cada vez que las finanzas se lo permitían, construía dos o tres bungalows adicionales”.

“En breve comenzaron a llegar huéspedes de diversas regiones del país y también numerosos extranjeros. Bajo la dirección de ‘don Héctor’ y siempre con la ayuda de mi madre, doña Anita, Irotama fue progresando hasta llegar a ser el mejor resort de la costa Caribe. Hoy es un complejo con cuatro torres de apartahoteles: Irotama XXI, Irotama del Sol, Irotama del Mar e Irotama Reservado, que entrará en operación este año”.

“Pero además de llenar los requisitos y exigencias de la hotelería moderna, Irotama es, gracias a esa inmensa veneración y respeto que mi padre sintió por la naturaleza, un santuario de la flora y de la fauna. No en vano nuestro eslogan es ‘El hotel verde por naturaleza’”.

Más Noticias de esta sección

Próximos Eventos

Publicidad