60 Años contando la historia a diario

Actualmente EL INFORMADOR funciona en la que alguna vez fue la casa de su fundador, José Benito Vives De Andréis.

Especiales 60 años
Tamaño Letra
  • Font Size
La tarea de crear un periódico al servicio de Santa Marta y el Magdalena, desde el principio no ha sido fácil, pero sin duda ha valido la pena.

Por: Daniela A. García G.
Redacción EL INFORMADOR
Fotos:  Edgar Fuentes,Orlando Marchena

La historia de EL INFORMADOR surge dos décadas antes de su fundación, cuando en 1937 José Benito Vives De Andréis, reconocido político y empresario magdalenense, empezó a concebir la idea de crear un periódico al servicio de Santa Marta y el Magdalena.

La tarea no era fácil, considerando que la ciudad y el departamento no contaban con una población lo suficientemente grande como para que fuera rentable sostener un medio de comunicación, sobre todo cuando había que competir con los nacionales.

Dando los primeros pasos hacia la concreción de su sueño, ‘Pepe’ Vives creó el periódico El Liberal, que tuvo una vida efímera y fugaz.
Poco después, perseverando en su idea de dirigir un medio de comunicación, arrendó el diario El Estado, que no marchaba bien económicamente y en el que estuvo poco tiempo al frente.

Los frutos

Los esfuerzos de Vives De Andréis por dotar a la ciudad y el departamento de un vocero auténtico de sus intereses se mantuvieron por años, hasta que dieron fruto el 7 de agosto de 1958, cuando fundó el periódico EL INFORMADOR.

Impreso con máquinas de linotipo Xerox –equipos que mecanizaban el proceso de composición de los textos- en la Burechito (calle 21) con avenida Campo Serrano (carrera quinta), el primer ejemplar de ocho páginas abrió con la noticia de la posesión de Alberto Lleras Camargo como presidente de la República.
Esa primera edición incluyó un mensaje de su fundador. “EL INFORMADOR: periódico moderno en Santa Marta, diario al servicio de nuestro departamento, será una tribuna de pensamiento liberal genuino que luchará por los sagrados intereses del Magdalena y la definitiva consolidación de la política de entendimiento entre los partidos”.

Bajo la dirección de Vives De Andréis, y con una doctrina de defensa y promulgación de ideas liberales, EL INFORMADOR fue consolidándose como el medio de comunicación de referencia en el departamento, no en vano se le conoce como ‘el decano del periodismo en el Magdalena’.

Epicentro de ataque

Fue tal su éxito desde los primeros años, que en febrero de 1966 enemigos de la libertad de expresión intentaron quemar las ideas plasmadas en sus páginas, provocando un incendio en los talleres del periódico, los cuales quedaron reducidos a cenizas.

Pero se necesitaba más que fuego para acabar con un medio de comunicación que desde su nacimiento se comprometió a servir a Santa Marta y el Magdalena.
Por ello, días después, los ejemplares regresaron a la calles con un editorial firmado por Vives De Andréis y titulado: “EL INFORMADOR no perecerá”.

“EL INFORMADOR no ha muerto ni morirá de la puñalada que ha recibido, apenas logrará crear algunas serias dificultades momentáneas que estamos dispuestos a vencer cueste lo que cueste. Así lo anunciamos a todos los que nos han acompañado en esta hora amarga y esperamos como el ave fénix, EL INFORMADOR, resurja más vigoroso de sus cenizas”, escribió en ese momento el director fundador.

Época de cambios

Tras el atentado criminal surgió la necesidad de imprimir los ejemplares en la ciudad de Barranquilla, situación que se mantuvo durante unos dos años, hasta que finalmente el periódico pudo recuperar completamente sus talleres.

En la sede ubicada en la Burechito con Campo Serrano permanecieron la dirección, gerencia, administración y talleres; mientras que la sala de redacción fue habilitada en un edificio en la misma avenida, entre las calles Tumbacuatro (19) y San Antonio (20).
En 1970 los directivos compraron máquinas rotativas Goss, que imprimían 7.000 ejemplares por hora y poco después reemplazaron los tres linotipos que había por máquinas de escribir Composer, marca IBM.

Desde 1975 hasta 1979 se completaron los equipos para instalar el sistema Offset, un método de impresión directo proveniente de un avance de la litografía, por lo que se requirió el entrenamiento y capacitación del talento humano de la época.
José Benito Vives De Andréis murió el 29 de abril de 1984.

Meses después de su fallecimiento, en su honor, sus descendientes decidieron instalar su empresa más querida, EL INFORMADOR, en la que había sido su residencia, ubicada en la avenida del Libertador, donde funcionan hasta la fecha las áreas administrativas, periodísticas y talleres del diario.
Posteriormente la directiva compró una maquinaria rotativa Harris V15 de cuatro torres, adquirida en Estados Unidos, con una capacidad de producción 18.000 ejemplares de ocho páginas por hora.

Adaptándose a las nuevas tecnologías de la información y comunicación, en el año 2003 EL INFORMADOR puso al servicio de sus lectores su edición digital, a través de la página web www.elinformador.com.co, una de la más visitadas en el departamento y la región.

Más atentados

El 16 de agosto de 2006 las instalaciones del periódico volvieron a ser el objetivo de un atentado, cuando fueron atacadas con artefactos explosivos, un suceso que nunca fue esclarecido por las autoridades.

El hecho se registró luego de recibir infames amenazas por parte de organizaciones al margen de la ley, que pretendían que el periódico cobardemente dejara de cumplir con su misión de informar.

El ataque causó serios daños a la estructura física del periódico y puso en riesgo la vida de los trabajadores que se encontraban cumpliendo sus labores, pero dejó intactas las ganas de defender la libertad de prensa y ejercer un periodismo responsable.

El atentado fue rechazado por diversas organizaciones, entre ellas la Fundación para la Libertad de Prensa, Flip, así como por todos los sectores y la comunidad en general.


Compromiso intacto

Pese a los ataques, EL INFORMADOR se mantiene firme y fiel a los principios de su fundador, conservando íntegro su compromiso y entrega en favor de Santa Marta y el Magdalena, ofreciendo contenidos periodísticos de calidad con responsabilidad.

En sus 60 años ha plasmado las noticias más importantes de la ciudad, el departamento, el país y el mundo, que le han servido a los lectores para estar informados y formarse su propio criterio sobre los diferentes acontecimientos.

En sus páginas han quedado inmortalizados hechos históricos para el país como la apertura del Ferrocarril del Atlántico, la creación del puente sobre el río Magdalena que unió a Barranquilla con Santa Marta y el crecimiento del sistema portuario y vial.

Los tradicionales carnavales, la Fiesta Nacional del Mar, el orgullo del Premio Nóbel para Gabriel García Márquez, la emoción del virreinato nacional y mundial de Rocío Luna, el reinado de Taliana Vargas Carrillo y su virreinato universal no han sido ajenos a los titulares del periódico.
También ha inmortalizado momentos tristes, como las tragedias por las fuertes lluvias, las vendettas entre familias guajiras y la lucha de las autoridades contra la inseguridad.

Como El Morro, la Catedral o la Quinta de San Pedro Alejandrino, monumentos insignes de samarios y magdalenenses, así es EL INFORMADOR, que seis décadas después sigue contando la historia a diario…

Más Noticias de esta sección

Publicidad