Bahía Linda, mini estación radial funciona y trabaja en la ciudad en 1.605 kilohertz

Sonriente frente al micrófono y atendiendo la consola, aparece el joven Luis Salas Moisés, el creador, armador y constructor de la mini emisora, que viene funcionando en Santa Marta ignorada por los samarios.

Crónicas 60 años
Tamaño Letra
  • Font Size
El 18 de septiembre de 1976, las páginas de EL INFORMADOR plasmaron lo que en la época sería un ejemplo de emprendimiento: un grupo de estudiantes del San Luis Beltrán, con pocos recursos y muchas ganas, sacaron una mini emisora radial que apenas alcanzaban a escuchar algunos vecinos cercanos.


El entonces incipiente proyecto radial fue llamado Bahía Linda, impulsado por muchachos que rondaban los 15 años, quienes se alternaban sus responsabilidades académicas con su gusto por la radiodifusión.

Cuando nos lo dijeron, la verdad fue que nos quedamos pasmados. No era posible que en esta época, en que la juventud se dedica a menesteres nada provechosos, un grupo de estudiantes, de esos que no tiran piedras ni sacan pancartas, se haya consagrado a darle vida, forma y personalidad a una emisora aficionada de radio que funciona en Santa Marta, ignorada porque su radio de acción es muy corto y, por consiguiente, solo los que residen por sus alrededores no la ignoran.

Como siempre, Alejandro Orozco, nuestro fotógrafo de cabecera, nos acompañó, aunque antes nos hizo esperar un buen tiempo, en razón a que estaba dedicado a lo que más le gusta: retratar muchachas en bikinis. Llegamos a la calle de La Cruz (12) con Carrera 7ª No 7-08 y como habíamos anunciado nuestra visita, ya estaba reunida la mayoría del personal que labora en la mini estación radial y aficionada.



Luis Salas Moisés, muy joven, pero es un ejecutivo radial

Nos presentaron al creador, armador y director de la emisora. Se trata de un joven de 15 años, estudiante de bachillerato en el San Luis Beltrán, que desde niño le gustó la radio técnica. Al preguntarle sobre el inicio de sus actividades radiales, nos informa: “Desde pequeño me gustó la radiotécnica, hasta el punto de que me inscribí en la escuela Hemphill, pero nada más duré tres meses porque yo me daba cuenta que no me ofrecían nada para que avanzara en mis intenciones de adquirir conocimientos sobre la materia y, además, no mandaban herramientas ni aparatos para practicar, como eran mis deseos…”.

“…Así que complementé mis conocimientos con iniciativas propias, descubriendo varios aspectos positivos que me ayudaron a armar la primera emisora, de onda corta, como hace un año. Pero posteriormente, comprando piezas, haciendo otras, cables, tubos, contactos, filtros, logré armar la ‘emisorita’ que ahora tengo, de onda larga, que solamente tiene quinientos metros de acción, pero eso no evita que la mayoría de los vecinos nos sintonicen y nos estimulen con sus felicitaciones a la labor que venimos cumpliendo mis compañeros y yo”.

Luis Salas Moisés es hijo del hogar formado por don Alfonso Salas y su señora Elena Moisés, quienes han sido los que le han seguido, como se dice, las inclinaciones al muchacho. Han sido los ‘financiadores’ de la ‘emisorita’, que está costando, haciendo cuentas a vuelo de pájaro solamente con lo que se ha gastado en el equipo técnico, más de catorce mil pesos.

‘Lucho’, como cariñosamente se le llama, es muy joven, pero en el manejo de la emisora aficionada está adquiriendo conocimientos tanto técnicos como administrativos, que lo hacen, con tan poca edad, un verdadero ejecutivo radial, faltándole poco, dado lo reducido de las actividades de su ‘empresa’.



‘Bahía Linda’, se llama

La manifestación radial aficionada se llama ‘Bahía Linda’, en homenaje a la más bella de América, que tiene Santa Marta. Viene trabajando en 1.605 kilohertz, como emisora experimental y de estudio, la que podrá servir para capacitar a todos los que tengan estas inclinaciones de la radio, como sucede con el grupo que ahora lo apoya, todos estudiantes de bachillerato en distintos planteles educativos de la ciudad.

Alguien nos decía que al descubrir la emisora, le podrá venir a su propietario alguna intervención oficial, pero no creemos. La emisora cumple una misión educativa, de entrenamiento, de acoger las inquietudes de una juventud que está dedicada a una labor muy provechosa, altiva y que solamente tiene como meta la superación.

Son jóvenes que no han seguido la corriente de otros sectores, que se han dedicado a menesteres nada más, como viciarse en el consumo de la marihuana, parar en discotecas, agregarse a las mafias; razón por la cual, la intervención estatal sería un absurdo, cuando deberían emplear ese esfuerzo en combatir si, tantas cosas que están perjudicando a la juventud, a la sociedad y al país.

Gastos complementarios

La emisora aficionada Bahía Linda tiene otros gastos complementarios. Por ejemplo, se gastan trescientos pesos mensuales en el fluido eléctrico, pero pagan más por el uso de los servicios telefónicos, algo así como trescientos cincuenta al mes; en razón que sus programas, emplean el teléfono para hacer reportajes para conversar con los vecinos sobre las necesidades del sector donde viven, además de que durante la transmisión del programa deportivo, cuando le toca jugar al Unión Magdalena en Santa Marta, hacen entrevistas telefónicas, tanto con los jugadores locales como con los visitantes, desde los hoteles donde se encuentran concentrados.

Además hay que estar comprando discos, porque eso sí, tienen una discoteca que está al día, claro que algunos colaboradores también llevan sus acetatos, pero la mayoría tienen que comprarlos, porque las casas disqueras viven lanzando discos todo el tiempo.

Los entrevistados

El día de más actividades en materia de programa son los domingos, entre otras cosas, porque están desocupados todos los de la plantilla, porque otros días los unos tienen clases en la mañana y otros en las horas de la tarde.

En días domingos, han entrevistado a artistas como Jorge Oñate, José Arroyo, a los Hermanos Zuleta, a Fruco y entre los deportistas más destacados a Eduardo Vilarete, Willington Ortiz, Alfredo Arango, etcétera.

El personal de ‘planta’

Ahora, damos a conocer el personal que labora en la mini emisora, todos los estudiantes de bachillerato, como se ha dicho, con las respectivas funciones que ejercen ellos en los diversos programas:
Luis Salas Moisés, director –propietario.

Jorge Torres Sarmiento, director artístico y jefe de deportes.

Robinson Urieles, el salsómano y, por consiguiente, tiene a su cargo los programas de esta especie.

Vitaliano Zabala, encargado de animar e impulsar en la emisora la música vallenata.

Álvaro Polo Valera, tiene a su cargo los programas de la música movida y colabora en los programas deportivos.

Yamil Hernández, tiene a su cargo una de las tareas más difíciles, como es el humor. También colabora en el programa deportivo.

Félix Perdomo, impulsa los programas de música sabanera.

Alejandro Daza, es el ingeniero de sonido.

William Mier, colabora en deportes y en compañía de la señorita Edilucia Niño, tiene a su cargo los programas románticos.

La emisora funciona los sábados y domingos, días en que están estos muchachos desocupados, porque no tienen clases. Entre los programas que presentan están los siguientes:
Sábado de 10:00 a 11:00: Show acordeonero.

Sábado de 2:00 a 4:00: Supersabor Sabatino

Sábado de 5:00 en adelante: Show Bailable, con la música más gustada del momento.

Domingo de 10:00 a 12:00: Domingos Deportivos, en los cuales trabajan todos los que integran la plantilla.



La hora deportiva más larga

La emisora Bahía Linda tiene el programa deportivo más largo de Colombia. Dos horas, de 10:00 a 12:00 del día. El domingo, la mesa de trabajo de la emisora se llena de periódicos, incluyendo EL INFORMADOR, así como revistas especializadas en deportes, tanto nacionales como extranjeros, en razón a que un programa que dura tanto tiempo necesita mucho material, pese a que hacen entrevistas telefónicas, muchas veces de 10 minutos.

El hombre de la batuta lo es el afro Jorge Torres Sarmiento, el único personaje de color de la nómina, un enamorado de estas actividades y que colabora en la sección deportiva de este diario.

Colaboración comercial

En vista del entusiasmo de los muchos que tienen a su cargo los diversos programas de la mini emisora, algunas casas comerciales, cercanas a sus estudios, espontáneamente le dan cuñas, entre las cuales se encuentra al señor Luis Manjarrez Reyes, protecista dental, almacén Mónica y Representaciones Alsas.

Los vecinos oyentes privilegiados

Como la mini emisora tiene un radio de acción de más o menos quinientos metros, solo los vecinos del sitio donde tienen sus estudios tienen el privilegio de escucharla. Precisamente nos quedamos con las ganas de oír la emisora en razón a que el domingo pasado no había fluido eléctrico por un apagón largo que les ofreció la empresa en las horas de la mañana, lo que impedía, como es natural, el funcionamiento de Bahía Linda.

La emisora tiene programas para todos los gustos. Desde las canciones románticas, hasta la salsa, música costeña tanto de acordeón como de aires sabaneros, que conforman la riqueza folclórica de una región, que con todos sus defectos, la queremos entrañablemente, como nuestra costa Atlántica.
Publicidad