Aurelio Palacio, un profesional en la plenitud de su carrera

Aurelio Palacio, el ejemplar futbolista samario, mira con dedicación y cariño los guayos con los cuales ha venido forjando su carrera de futbolista profesional

Crónicas 60 años
Tamaño Letra
  • Font Size
El samario es un ejemplo para la nueva generación del fútbol del Magdalena.

Por: Daniela A. García Gómez
Redacción EL INFORMADOR
Fotos: Edgar Fuentes

¿Es el futbolista samario un verdadero profesional? Este es un tema que nunca pierda actualidad. Aflora a los labios de aficionados y dirigentes en los momentos de crisis del equipo. ¿Será verdad que el futbolista samario no es un profesional a conciencia? Se han analizado diversos aspectos de este problema. Se comienza desde la educación hogareña hasta la que reciban en las aulas escolares. De ahí pasa a las manos de los dirigentes de barrios, para seguir luego a la responsabilidad de los altos dirigentes del fútbol. El problema existe, es real, pero nadie ha querido enjuiciarlo, descarnarlo, analizarlo con franqueza.

No todos los samarios son profesionales a medias. Pecaríamos, haríamos de injustos, si midiéramos a todos con la misma vara. Hemos querido hoy presentar, no solamente a los incontables lectores de EL INFORMADOR, sino a toda la afición local y nacional a un muchacho nacido en hogar humilde, pero sano y decente, que a fuerza de sacrificios, de voluntad, de inteligencia, llega a la plenitud de su carrera profesional con conciencia de lo que significa ella en toda su magnitud.

Se trata de Aurelio Palacios Yánez, nacido el 15 de febrero de 1945, del hogar formado por don Justo Palacio Zúñiga y de doña Celedonia Yánez de Palacio. Aurelio se inició en el equipo infantil Ferrotaller en el año de 1957, bajo la dirección del profesor Carlos Valderrama P. Este equipo estaba afiliado a la desaparecida Federación de Fútbol del Barrio Olaya Herrera, que orientara por muchos años el profesor Juan G. Miguel D’O. De ahí lo fichó el River Plate de la intermedia y luego pasó al Fargo, que dirigiera el conocido de pescadito Efraín Yánez.

En 1961 fue fichado por el Real Sporting de la primera categoría, del conocido y desvelado dirigente ‘Caballito’ Atencio, entrando ya en esta forma el balompié de primera categoría en la Liga del Magdalena.

Participó por primera vez en un torneo nacional vistiendo los colores del Magdalena en 1964, en el campeonato Nacional de Girardot, en cuyo torneo fue eliminado nuestro representativo.

En el año siguiente, 1965, concurrió nuevamente vistiendo la camiseta azul y roja en el torneo de Ibagué, en el cual el Magdalena obtuvo el subcampeonato.

A su regreso de la capital musical de Colombia, se trasladó a Barranquilla, actuando en el equipo Atlántico. Por sus condiciones, fue observado por Antonio Julio de la Hoz, quien en esos días fue encargado por la Adefútbol de confeccionar una selección nacional de jugadores aficionados, pues cómo se recordará, fueron aquellos tiempos del diferendo con la Dimayor. Esta selección cumplió partido de eliminatoria de la Copa Mundo con Chile y Ecuador.

Aurelio Palacios ha sido de mala suerte para las selecciones nacionales. Tuvo que salir de la que hacemos referencia por enfermedad. De allí Fue llamado por el Club Unión Magdalena, 1965, hasta la presente, siendo siempre titular.

Capítulo aparte merece la vinculación de Aurelio Palacio Yánez a la Empresa Puertos de Colombia. Comenzó a laborar en la empresa en 1963, gozando del aprecio de sus compañeros de trabajo y jefes.

Las herramientas de trabajo de Aurelio Palacio, quien como un verdadero profesional cuida de ellas con esmero y dedicación. (Foto de Calderón)

Actualmente, por sus actividades deportivas, es uno de los orgullos de Colpuertos, desde su Gerente hasta el último bracero. Todos a uno sufren cuando el Unión Magdalena es derrotado. Cuando gana todos gozan de este esfuerzo de Aurelio Palacio y sus compañeros de equipo.

Aurelio Palacio Yánez en el Unión Magdalena. Fue el autor de aquel gol histórico en una noche caleña, cuando en un momento de inspiración, en una de esas descolgadas por la punta derecha a que nos tiene acostumbrados este jugador, desde casi veinticinco metros, empalmó un tiro directo a la puerta custodiada por el ‘Gordo Olmos’ y cuando el argentino vino a reaccionar, vio el balón blanco en el fondo de su red. Pero dejemos que sea el mismo Aurelio quien nos diga sobre lo que sucedió esa noche:

- Fue un gol inesperado desde veinticinco metros, casi pudiera decir que de la mitad de la cancha. En un momento dado, pateé fuerte y directo a la portería de Olmos cuando se cantó el gol, ha sido la emoción más grande de mi vida deportiva. Hacer un gol que definió casi en un cincuenta por ciento el título, ha sido mi orgullo. En ese mismo año, 1968, hice tres goles más.

Y volviendo a la mala suerte de Aurelio Palacio Yánez en las selecciones nacionales, fue llamado para el combinado que tenía que intervenir en las eliminatorias de la Copa Mundo que se jugó en México. Al respecto nos dice Aurelio:

- Otra ocasión para representar a mi país, y la mala suerte volvió a golpearme. En uno de los partidos que jugué con el Unión Magdalena, pues nos daban permisos para actuar a los jugadores preseleccionados en sus respectivos clubes, recibí una lesión que ocasionó mi salida de dicho seleccionado.

Aurelio Palacio Yánez hoy en día, en la plenitud de su carrera, es un verdadero profesional. Serio, correcto, trabajador en la cancha, cumple a cabalidad sus labores, entrenando al máximo, cumpliendo al máximo, cumpliendo con todas las instrucciones de sus entrenadores.

Destacamos también que Aurelio es de los pocos jugadores que tiene consigo todas sus herramientas de trabajo, como son canilleras, medias, tenis para física, camiseta, suspensorio, dos pares de guayos de fútbol, el uno para entrenamientos y el otro para los partidos, los cuales cuida como la luz de sus ojos, porque sabe, porque tiene conciencia que así debe trabajar un verdadero profesional.

Aurelio Palacio Yánez tiene otro hermano futbolista: Justo Palacio Yánez, actualmente militando en el Unión Magdalena. Es un gran jugador, convirtiéndose en uno de sus pilares. Para 1972, se espera una mejor actuación del espigado jugador samario.

Sobre el porvenir de Aurelio Palacio Yánez, dejemos que el mismo nos lo diga:

- Tengo por delante por lo menos cinco años más de fútbol. Tengo facultades físicas y técnicas para alcanzar esta meta que me propongo. Tengo la seguridad de que cumpliré como hasta ahora lo he cumplido con mi equipo.

Aurelio Palacio Yánez es casado con la señora Casta Ferreira de cuya unión nació un niño que lleva el nombre de Aurelio segundo. Tiene además una niña que responde el nombre de Rosmary.

Creemos que hemos cumplido con un acto de justicia, traer hasta las páginas deportiva de EL INFORMADOR, una información sobre Aurelio Palacio Yánez, al que se puede considerar como el prototipo del profesional, a quién ponemos de ejemplo a las nuevas promociones del fútbol del Magdalena para que se den cuenta que con seriedad, con responsabilidad, con honestidad se puede llegar lejos en el fútbol profesional, contando como es natural con condiciones para sobresalir en el balompié, añadiendo además un poco de sacrificio para no dejarse llevar los caminos torpes y equivocados de una vida de libertades incontenibles de vicios, que han frustrado a más de un valor en el fútbol local, tal vez por la falta de una orientación adecuada.

Aurelio Palacio Yánez, al que se puede considerar como el prototipo del profesional, a quién ponemos de ejemplo a las nuevas promociones del fútbol del Magdalena para que se den cuenta que con seriedad, con responsabilidad, con honestidad se puede llegar lejos en el fútbol profesional.
Aurelio Palacios ha sido de mala suerte para las selecciones nacionales.
¿Será verdad que el futbolista samario no es un profesional a conciencia?
Rumbo al estadio marcha contento y confiado Aurelio Palacio a entrenar. (Foto de Calderón)