Surgió en las condiciones más precarias el Cuerpo de Bomberos de Santa Marta

El 12 de febrero de 1960 se constituyó el Cuerpo de Bomberos de Santa Marta

Crónicas 60 años
Tamaño Letra
  • Font Size
El 25 de junio de 1966, uno de los más recorridos reporteros que tuvo EL INFORMADOR en toda su historia, Eduardo Guevara Letoure, escribió una interesante crónica sobre el sufrimiento del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Marta, una institución que ha sobrevivido con el paso de las décadas.

Una institución que honra a sus similares en la República. La obra del alcalde Edgardo Vives Campo ha recibido apoyo financiero de las colonias antioqueña y santandereana.

Una crónica de Eduardo Guevara L.

especial para EL INFORMADOR

Hace cerca de siete años, cuando en Santa Marta se apagaban los incendios en ocasiones a base de galones y ollas de agua, algunas personas preocupadas por lo que pudiera pasarle a la ciudad en caso de un incendio de graves consecuencias, acordaron en reuniones que se realizaban en distintas partes, organizar una Junta de Bomberos. que se encargara de gestionar la adquisición de por lo menos una maquinaria que viniera a ser en parte, una solución del problema. La idea y principio fue respaldada por personas optimistas, mientras que otros se oponían rotundamente por considerar que no existían los dineros disponibles.
Sin embargo, se siguió trabajando intensamente porque este deseo se convirtiera en realidad, y se procedió en primer lugar a organizar un Cuerpo de Bomberos Voluntarios que estuviera pendiente de cualquier incendio, y aun cuando fuera con galones de agua, estuviera en el lugar en que se presentara una de estas catástrofes.
Se realizaron nuevas reuniones, y finalmente el 12 de febrero de 1960 se constituyó el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Marta, el cual quedó integrado por:

- Efraín Pérez Barrios
- José A. Acuña
- Sergio Hernán
- Edmundo Mazenet Fuentes
- Rafael Lafaurie
- Rafael Di Muzio
- Alfredo Messier
- Efraín Johnson
- Alcides Bernier
- José Pacheco
- Víctor Quinto
- Guillermo Mogollón
- Manuel Duarte
- Abigail Mejía
- José Barros
- Cesar Marcucci

- El señor alcalde, y otras personas que por el momento no recordamos.
Se siguió pensando en grande, pero nadie daba fórmulas que conllevaran la consecución de una máquina bomberil; las emisoras locales, en especial Ondas del Caribe y Radio Magdalena, hicieron llamados a la ciudadanía a efecto de que recogieran fondos suficientes con qué adquirir la maquinaria.

Habla Acuña José A. Acuña, comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Marta.

En la ciudad es muy conocido el actual comandante del Cuerpo de Bomberos, José A. Acuña, y por ello quisimos que él mismo nos informara de la forma en que se había adquirido la primera máquina bomberil.

El vicepresidente de la Asociación Colombiana de Bomberos Voluntarios nos respondió al respecto de la siguiente manera:

“A raíz del incendio en el almacén M D Abello y en la Industria Licorera, en 1960, y en vista de que se hacían campañas que terminaban a los pocos días, se resolvió hacer como en la ciudad del Valle, donde no hay cuerpo de bomberos oficiales, y se acordó constituir el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Marta para la defensa de la ciudad”.

“Cuando se trató de crear el Cuerpo de Bomberos Voluntarios, la ciudadanía ya no creía en promesas y nos negaron su apoyo por los fracasos anteriores”.
“Fue necesario organizar un personal que desprovisto de maquinarias y de elementos indispensables, le hiciera frente al fuego”.

Después de lo anterior, agregó Acuña, la Asamblea Departamental destinó por medio de una ordenanza, la suma de cien mil pesos para la adquisición de la maquinaria con que hoy cuenta el Cuerpo de Bomberos.

El comandante de la institución bomberil dijo además: “Hay que destacar la forma en que nos ha venido ayudando el actual alcalde de Santa Marta, doctor Edgardo Vives Campo, y el comandante del Batallón Córdova, mayor Emiro Correa Hoyos, quienes se interesaron aún más por dotar a Santa Marta de otras dos máquinas de los Estados Unidos”.

Gran labor

Realmente la ciudadanía samaria ha sabido reconocer la gran labor que se ha venido haciendo con una sola máquina de bomberos, la cual ha sido puesta en servicio en gravísimos incendios como los ocurridos en el terminal marítimo.
Es cierto que se ha pedido ayuda a los bomberos de Barranquilla, pero todo esto debido a la insuficiencia de una sola máquina, lo cual ha quedado prácticamente solucionado con la llegada en los próximos días de dos nuevos aparatos, que según se ha informado, tienen un costo total de $ 375.000.

Aportes

Edgardo Vives Campo, quién durante toda su administración se ha distinguido por sus servicios a la ciudad, inició en compañía del comandante del Batallón, una campaña tendiente a conseguir dos nuevas máquinas y para ello ha contado con la ayuda económica de la colonia antioqueña que destinó la suma de $70.000. 
Igualmente, se recibieron contribuciones de la Industria Licorera con cinco mil pesos, de la Beneficencia del Magdalena con veinte mil pesos, y ahora se anuncia la donación de una cantidad que aún no ha sido dicha, de la colonia santandereana residenciada en Santa Marta. 

Calamidades

Pero apartándonos un poco del regocijo que embarga a la ciudad capital por las dos maquinarias que estarán en el puerto local en los próximos días, también es bueno que la ciudadanía se entere de algunos aspectos de la vida que llevan los miembros del Cuerpo de Bomberos Voluntarios.

Guardia

El Cuerpo de Bomberos Voluntarios tuvo que pasar como se dice en el argot popular las de ‘san Quintín’. 
Una vez llegada la primera máquina a Santa Marta se presentó el problema de no contarse con un cuartel donde poderla dejar, siendo así que milagrosamente se les ocurrió a las autoridades municipales, que el primer cuartel fuera el antiguo panóptico, lugar donde no permanecieron mucho tiempo. 

Se decidió que éste se guardara en el taller de Cesar Marcucci, pero por algunas divergencias con éste, se le tuvo que mudar de sitio, y se escogió como nuevo lugar la antigua bomba de gasolina de la calle Santa Rita. 
De dicho lugar también se les desalojó, y finalmente hoy mantienen un buen Cuartel de Bomberos en un local del edificio donde funciona la Secretaría Departamental de Salud.

La dormida

Otro de los grandes problemas que tuvo que afrontar la directiva del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de la ciudad, fue el lugar en que habría de dormir el personal de guardia en las horas de la noche. 
Como lo muestra una de las fotografías, los bomberos de turno dormían en el suelo sobre un papel periódico. 

Se echaron nuevas finanzas, se recortaron algunos gastos y se adquirieron pequeñas pero confortables camas.

Sacrificios

La labor del bombero es digna de los más altos elogios. Ellos sacrifican todo por defender a la ciudad del fuego. En repetidas ocasiones han tenido que dejar una fiesta, su casa, una reunión de amigos, su comida, por correr a sofocar las llamas, y, sin embargo, reciben en ocasiones los insultos de personas irresponsables que no reconocen su labor.

Instrucciones

El personal del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Marta recibe instrucciones físicas y militares los días martes de cada semana. La instrucción técnica sobre maquinaria, manejo de implementos, máscaras antigases, pitones de chorros sólidos, neblinas, espumas químicas, polvos químicos, gas carbónico, conocimientos de todos los implementos necesarios en la extinción de un incendio, clasificación de los incendios y los aparatos que deben usarse para cada caso, lo reciben del comandante del Cuerpo de Bomberos los días viernes de 8:00 a 10:00 de la mañana.

Bombero equipado para hacerle frente al fuego en aquellos casos en que la brisa sople en su contra para inhalar humos o gases tóxicos.

Cómo está integrado

El Cuerpo de Bomberos de Santa Marta tiene una extraordinaria organización, y hoy lo vemos que cuenta con su Consejo de Oficiales, de Disciplina, su guardia permanente, departamento médico, sección jurídica, sección de ingeniería, instructores sección deportiva, departamento de prevención de incendios, compañía disponible de guardia de turno y comandantes de operación en caso de incendios de mucha gravedad.

El Consejo de Oficiales se encuentra actualmente integrado por las siguientes personas: comandante José A. Acuña Ferreira, subcomandante Hernando Vengoechea Dávila, teniente José Miguel Dau David, teniente, Alonso González Rubio y teniente Alfredo Messier.

Consejo de disciplina: comandante José A. Acuña; jefe de cuartel, Raúl Pacheco; y jefe de disciplina, Hugo Palacio.
Guardia permanente (remunerada): César Gaviria, José Gómez, José Barón, Alcides Charris, Andrés Serrano. Maquinistas (permanentes remunerados): Carlos Camargo.

Departamento médico: teniente José Miguel Dau David y teniente Rodrigo Correa.
Sección Jurídica: Alonso González Rubio.

Sección Ingeniería: Alfredo Messier y Víctor Magagna.

Instructores: comandante José A. Acuña; en física Hugo Palacio y en militar Raúl Pacheco.
Sección Deportiva (Directiva): José A. Acuña, José Ariza, Manuel Enrique Diaz Granados, Jaime Cuello y Nelson Sandoval.
Departamento de prevención: José A. Acuña, Hugo Palacio, Manuel Enríquez Diaz Granados, Raúl Pacheco, José Gómez, César Gaviria y Roberto Mendiola.
Compañía disponible (Guardia nocturna): Raúl Pacheco, Carlos Camargo, Roberto Mendiola, Nelson Sandoval, José Barón, Jairo Forero y Manuel Enríquez Diaz Granados,La gráfica muestra la forma en que anteriormente un bombero actuaba en un incendio.

Dos muertes

El Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Marta en sus seis años de servicio ha sufrido los impactos de ver a dos de sus mejores colaboradores perder la vida en cumplimiento de su deber.
El primer desaparecido fue Luis Emilio Amaya.
Publicidad