Unión Magdalena vuelve a una casa inconclusa

Hay partes del estadio terminadas, pero aun faltan detalles.

Zona Crítica
Tamaño Letra
  • Font Size
El ‘ciclón bananero’ regresará este 26 de enero a Santa Marta, para jugar su primer compromiso en la A tras 13 años de ausencia, en un estadio Sierra Nevada que aún no está finalizado.

Por: Goodnar García
Redacción EL INFORMADOR

Cuando ya hay fecha para el primer partido del Unión Magdalena como local en la máxima categoría del balompié nacional, el estadio Sierra Nevada, la casa del equipo samario, aún no cumple con varias de las exigencias de la División Mayor del Fútbol Colombiano, Dimayor, para albergar compromisos de la Liga Águila.

Después de 13 años en la B, el ‘ciclón bananero’ regresará a la primera división del fútbol colombiano, con su templo aún sin terminar.

Aunque la Alcaldía de Santa Marta se comprometió a tener listo el recinto deportivo en diciembre, a mediados de enero son muchos los detalles que tiene pendientes la estructura.

El sábado 26 de enero, cuando la fanaticada samaria, ataviada con los colores azul y rojo, vaya al estadio a apoyar al equipo de sus amores, seguirá encontrándose con problemas de acceso, iluminación, silletería, áreas verdes, entre otros.

El estadio Sierra Nevada fue inaugurado en noviembre de 2017, en el marco de los Juegos Bolivarianos que se celebraron en Santa Marta, sin embargo, 14 meses después sigue sin estar finalizado.

El proceso

El Sierra Nevada se construyó contrarreloj. En nueve meses debía estar listo para el inicio de los Juegos Bolivarianos y las obras quedaron en 80%. De hecho, para esas justas solamente se habilitaron tres tribunas. Una vez concluido el evento, los trabajos pararon y un año y dos meses después no se han terminado.

Al escenario deportivo, ubicado en el sector de Bureche, a las afueras de Santa Marta, le hacen falta las luminarias de la parte de occidental, las cabinas de prensa, la silletería, el sonido amplificado, las correas para cerrar el techo, zonas de seguridad para los aficionados y vías de acceso.

Problemas de acceso e iluminación

El año pasado, en el primer partido con estadio lleno, frente a Deportes Quindío, todas las falencias para el acceso quedaron al descubierto. De hecho, el árbitro de dicho encuentro, Wilmar Roldán, tuvo que llegar al escenario en moto taxi, porque el chofer del carro que lo transportaba desde el hotel se negó a ingresar por el único y congestionado acceso que hay.

Ante esa delicada situación, el alcalde de Santa Marta, Rafael Alejandro Martínez, anunció que se adelantarían los trámites para agilizar la culminación de las obras. “Debo informar que por parte del contratista y el interventor se habían dado unas fechas para que se hiciera la entrega del estadio, pero eso no se ha cumplido, por lo que la administración ha adelantado procesos conducentes a multa. Paralelamente el contratista debe seguir con su trabajo hasta la culminación de la obra”.

Por la Troncal del Caribe, una de las entradas principales para ingresar al estadio, es una odisea transitar, ya que la vía no está pavimentada.
Cuando los partidos terminan después de 5:30 de la tarde, todo se oscurece y la afición teme a ser tropellada o ser víctima de los desadaptados que llegan hasta el lugar en busca de lo ajeno.

Las explicaciones

El mandatario de la capital del departamento de Magdalena aseguró que a la obra le falta solamente 5% del contrato. De acuerdo con el burgomaestre, se ha pagado 90%, por lo que la Alcaldía tiene en caja $13.000 millones, que serán desembolsados cuando el escenario se reciba a satisfacción.

El Concejo de Santa Marta, por su parte, citó a un debate público el pasado 28 de noviembre al jefe de infraestructura del Distrito, al contratista y al interventor de la obra. “Ya está bueno de tanta mamadera de gallo y de que los samarios asistan a un escenario que no está terminado. Necesitamos que si el contratista y el Distrito tienen dificultades, pues lo entreguen de una vez por todas y se busquen entonces mecanismos ágiles para que se proceda a su terminación”, dijo el citante concejal Juan Carlos Palacio.

Sus colegas le hicieron un llamado público al contralor distrital, Edilson Palacio, con el fin de que asistiera y conociera el estado de la obra para determinar una posible intervención de la entidad.

Y mientras todos los samarios gritan y celebran unidos los goles y triunfos del Ciclón Bananero, afuera del escenario se dividen entre detractores y defensores del proyecto.

Sin embargo, unos y otros estarán presentes en el Sierra Nevada este sábado 26 de enero cuando se inicie la liga Águila 2019, desde las 4:00 pm, cuando Unión reciba a Jaguares de Córdoba por la primera fecha.

Según información de la Alcaldía de Santa Marta, el estadio Sierra Nevada ha costado $52.000 millones, además de $10.000 millones para obras exteriores.

Más Noticias de esta sección

Publicidad